Estudio sobre el impacto global del COVID-19

Artículo | Noviembre de 2020

Estudio de Cigna sobre el impacto global del COVID-19: resiliencia y bienestar durante la pandemia

Según un estudio de Cigna International Markets, las preocupaciones financieras son actualmente el factor de estrés más importante durante la pandemia de COVID-19 a pesar del aumento en los niveles de resiliencia.

Una nueva encuesta de Cigna International Markets revela que el endurecimiento y la flexibilización de las medidas de protección para el COVID-19 están afectando negativamente a las personas, especialmente desde el punto de vista financiero. 

Como elemento destacado del último estudio trimestral, Estudio de Cigna sobre el impacto global del COVID-19: resiliencia y bienestar durante la pandemia (en inglés), la confianza del consumidor sigue siendo baja cuando se trata de poder cumplir con los compromisos financieros. Cuando fueron encuestados en el mes de agosto, casi la mitad de los participantes de todo el mundo afirmaron que el entorno económico existente iba a tener un impacto negativo sobre su situación y planificación financiera, y solo uno de cada cuatro consideró que podría mantener su nivel de vida actual. 

La pandemia sigue pesando en el bienestar de los estadounidenses

A pesar del leve optimismo que se vio en el mercado de los EE.UU. en junio, los estadounidenses encuestados consideran que su nivel de estrés financiero es un poco mayor de lo que era antes de la pandemia. Además, los últimos datos muestran que, específicamente a nivel nacional, el manejo del COVID-19 tiene un impacto significativo sobre el bienestar y la resiliencia, o capacidad de recuperación, de los ciudadanos. En los EE. UU., donde los casos siguieron aumentando en los últimos meses, el bienestar en todas las categorías medidas —físico, social, familiar, financiero y laboral— siguió mostrando una ligera disminución, mientras que el bienestar global en la totalidad de las cinco categorías se recuperó lentamente o, en algunas áreas, se niveló. 

Resiliencia e impacto del estrés 

Según el estudio, las preocupaciones financieras siguen siendo el principal factor de estrés a nivel mundial; sin embargo, la mayoría de los encuestados afirmaron que los niveles de estrés son manejables. En todo el mundo, es una mezcla de sentimientos con respecto a la probabilidad de que la pandemia continúe hasta buena parte del 2021; la mitad de los encuestados consideran que el COVID-19 no desaparecerá y que se convertirá en una enfermedad estacional. A pesar de estos hallazgos, se ven signos alentadores en la resiliencia y la creatividad para adaptarse al entorno actual y las perspectivas futuras. 

“El acceso a programas de bienestar integrados, proveedores de salud mental y soluciones de bienestar puede tener un efecto positivo en las personas más afectadas por el estrés relacionado con la pandemia”, dijo Ann Asbaty, directora ejecutiva de Global Employer Health de Cigna Américas. “Solo este año, el Programa de asistencia al empleado internacional (IEAP, por sus siglas en inglés) de Cigna ha observado un aumento del 55% en casos de apoyo relacionados con la salud mental, en comparación con el mismo período del año pasado, y el uso del sitio web del programa aumentó un 46%”.

En particular, este estudio muestra que cuanto más tiempo continúa la pandemia, menor es la preocupación por futuras pandemias. El COVID-19 también ha provocado algunos cambios positivos en el comportamiento: 4 de cada 10 encuestados afirmaron que se han vuelto más flexibles y resilientes. 

El uso de la atención de la salud virtual continúa aumentando 

A medida que la pandemia continúa, el estudio también revela que el uso de los servicios de atención de la salud virtual sigue en aumento; un 58% de los encuestados indicó que utilizaría el servicio, en comparación con el 54% en junio. Además, casi 3 de cada 10 personas que comenzaron a utilizar los servicios de atención de la salud virtual durante la pandemia afirmaron que seguirán haciéndolo en el futuro.

Los datos muestran que la atención de la salud virtual se usa más comúnmente para los servicios de salud genéricos (49%), seguidos de cerca por el apoyo relacionado con la salud mental (42%) y el envío de recetas (39%). A pesar de la creciente adopción de la atención de la salud virtual, la disponibilidad de estos servicios sigue siendo un reto, ya que un tercio de los encuestados afirmó que actualmente no tiene acceso a los servicios de atención de la salud virtual. 

“Con el aumento del uso de la tecnología durante la pandemia, más consumidores se han adaptado a vivir en un entorno virtual y se sienten más cómodos cuando lo aplican al cuidado de la salud”, destacó Asbaty. “Los productos de telesalud brindan una alternativa conveniente y segura a la atención en el consultorio, y nuestros clientes han descubierto que pueden usar los productos de telesalud de manera sencilla y segura, como nuestra aplicación Wellbeing, de aquí en adelante. Esta es una oportunidad para mejorar el acceso al cuidado”.

Consulta el Estudio sobre el impacto global de Cigna (en inglés) para los detalles completos. 

Acerca del estudio sobre el impacto global del COVID-19

A la fecha, Cigna ha contado con la participación de más de 20,000 personas en China, Hong Kong, Corea, Nueva Zelanda, Singapur, España, Tailandia, Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y los Estados Unidos entre enero y agosto del 2020 para mostrar los cambios de actitud durante la crisis. Desde el 2014, la encuesta 360 Well-Being de Cigna ha recopilado percepciones sobre la salud y el bienestar, incluido un índice que abarca el bienestar físico, familiar, social, financiero y laboral.

global-impact-study-1-16x9-lg