Mantener la información personal segura durante una pandemia

Artículo | Abril de 2020

Cómo mantener la información personal segura durante una pandemia

El vicedirector de seguridad de la información de Cigna comparte algunos pasos sencillos para proteger a los individuos y las familias de las amenazas a la ciberseguridad.

Los estadounidenses están pasando más tiempo en su hogar, lo que significa que es probable que pasen más tiempo en línea. Aunque su atención esté centrada en mantenerse saludables, no deberían olvidarse de estar atentos también a la ciberseguridad.

El FBI advirtió recientemente que los ciberdelincuentes están aprovechando el entorno actual para robar dinero e información personal. Los engaños adoptan diversas formas, entre ellas mensajes de correo electrónico falsos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades y la Organización Mundial de la Salud que afirman ofrecer nueva información sobre el virus, mensajes de correo electrónico que piden a los usuarios que verifiquen su información personal para recibir un cheque de estímulo económico del gobierno y mensajes de correo electrónico que venden falsos tratamientos o productos relacionados con el COVID-19.

La información de salud personal también puede ser blanco de los piratas informáticos.

Según la Oficina del Inspector General, es posible que se robe la información de salud personal (nombre, número de seguro social, número de Medicare) y se la utilice para iniciar falsos reclamos de Medicare u otras reclamaciones de seguros de salud. Si esto sucede, las personas podrían tener dificultades para acceder al cuidado médico en caso de que lo necesiten.

Bob Davis, vicedirector de seguridad de la información de Cigna, menciona algunos pasos sencillos para proteger a los individuos y las familias de las amenazas.

Nunca abras mensajes de correo electrónico o archivos adjuntos de remitentes desconocidos. Muchos engaños se producen al hacer clic en documentos adjuntos o enlaces fraudulentos en el correo electrónico. A veces, estos mensajes de correo electrónico pueden tener un aspecto similar al de los que recibes de remitentes legítimos, como una aseguradora de salud, lo que hace difícil notar la diferencia. Presta atención a los detalles: ¿se parece a otras comunicaciones válidas que has recibido? ¿La dirección de correo electrónico del remitente es correcta? Para verificar la legitimidad de un enlace, pasa el mouse sobre el texto para ver a dónde te redireccionará.

Ten en cuenta también que cuando te comuniques con aseguradoras de salud en línea, es probable que lo hagas a través de un portal de correo electrónico seguro que codifica (protege) automáticamente los mensajes de correo electrónico y al cual solo se puede acceder iniciando sesión con una contraseña predeterminada.

Protege la información personal. Como regla general, las aseguradoras de salud nunca te pedirán información de tarjetas de crédito o contraseñas de cuentas en un mensaje de correo electrónico. Informa sobre los mensajes de correo electrónico que solicitan esta información a tu compañía de seguro de salud de inmediato.

Cuelga y llama para verificar. No todas las amenazas se producen en línea. Desconfía de las llamadas telefónicas de alguien que afirme ser de tu compañía de seguro de salud y te solicite información personal. Para confirmar la legitimidad, simplemente cuelga y llama al número de teléfono de servicio al cliente que aparece al dorso de la tarjeta de seguro. En la mayoría de los casos, si se requiere información o un pago, las personas recibirán una carta por correo, no una llamada telefónica.

Monitorea los mensajes de texto y las redes sociales. Muchos usan los teléfonos celulares como la vía principal de comunicación, así que no debería sorprendernos que los ciberdelincuentes recurran a los mensajes de texto como una manera de robar información. Los mensajes de texto deben recibir el mismo tratamiento que los mensajes de correo electrónico. No hagas clic en los enlaces ni compartas información con números que no te resulten familiares. Lo mismo es válido para las redes sociales. No hagas clic en enlaces o anuncios sospechosos.

Recuérdales esto a tus familiares y amigos. Así como les recordamos a nuestros familiares y amigos que deben mantenerse saludables, lo mismo deberíamos hacer con las amenazas a la ciberseguridad. Recuérdales a tus seres queridos, especialmente a los adultos mayores, que presten mucha atención a las llamadas y los mensajes de correo electrónico no solicitados y que limiten la información que comparten por Internet. Si un adulto mayor cree que podría haber sido víctima de un engaño, debe comunicarse con Medicare lo antes posible al 1-800-MEDICARE.

Para obtener más información y recursos sobre la respuesta de Cigna al COVID-19, visita nuestro Centro de recursos sobre el Coronavirus (COVID-19).

protect-personal-health-information-1-16x9-lg