Artículo | Febrero de 2021

Reconoce los signos de un ataque cardíaco

Una empleada de Cigna comparte su historia para ayudar a los demás

Los signos de un ataque cardíaco pasan fácilmente desapercibidos. El dolor de pecho puede confundirse con acidez, estrés o tensión muscular; todos pequeños dolores que pueden ser fáciles de ignorar. Para una empleada de Cigna, el dolor fue manejable hasta que una noche se encontró en la sala de emergencias ante un diagnóstico que había estado mostrando señales de advertencia durante un mes. Estaba teniendo un ataque cardíaco. 

"Me encontraba en la mejor forma de mi vida", dijo Vicki Wheeler, directora de operaciones de Accredo®, una compañía de Cigna y enfermera certificada. “Me había mudado a Florida, así que pasaba más tiempo al aire libre. Estaba entrenando para una carrera de 5K y siguiendo una dieta vegetariana. Había bajado 35 libras”. 

Wheeler, de 51 años, notaba más el dolor de pecho cuando se ejercitaba, pero pensaba que era acidez. Dijo que el dolor era de forma intermitente durante un mes antes de experimentar el ataque cardíaco. 

“No escuché a mi cuerpo luego de varias advertencias”, dijo Wheeler, que tuvo el ataque cardíaco el 21 de junio del 2020 en el Día del Padre, luego de jugar una ronda de pickleball. “Soy enfermera, conozco los signos de un episodio cardíaco, pero los ignoré. Incluso cuando estaba teniendo el ataque cardíaco y tenía dificultades para respirar, discutí con mi esposo todo el camino hasta la sala de emergencias. No pensé que necesitaba ir”. 

Wheeler dijo que empezaron a hacerle pruebas inmediatamente cuando llegó al hospital y confirmaron que efectivamente estaba teniendo un ataque cardíaco. Se enteró de que tenía el corazón bloqueado en un 95% en una arteria y la prepararon para un procedimiento de stent cardíaco a la mañana siguiente. 

“Fue traumático, estar en el hospital sola en medio de la pandemia”, dijo Wheeler. “Después de tres días, me enviaron a casa y empecé a hacer cambios importantes en mi estilo de vida”. 

Dijo que esos cambios incluyeron comprometerse a hacer 45 minutos de ejercicio todos los días, aunque tuviera que levantarse a las 4 am para hacerlo. Wheeler se asegura de preparar comidas integrales los fines de semana, para tener opciones saludables durante la semana de trabajo, porque los alimentos procesados como las papas fritas y meriendas poco nutritivas no colaboran con la salud cardíaca. Agradece a su administrador de caso de Cigna por darle la importancia necesaria y ayudarla a cumplir con los nuevos hábitos saludables, así como por asesorarla para sobrellevar la ansiedad que sintió después del ataque cardíaco. 

“Las mujeres somos cuidadoras. Tenía un millón de razones para cuidar a todos los demás e ignorar los signos del ataque cardíaco”, dijo Wheeler. “Hubiera hecho que mi esposo fuera a la sala de emergencias la primera vez que se quejara de dolor en el pecho. Pero cuando se trató de mi salud cardíaca, no escuché a mi cuerpo”. 

Ocho meses después de la cirugía, Wheeler dice que se siente muy bien y que está más saludable que nunca. Ha vuelto a correr, a jugar pickleball y a hacer todo lo que hacía antes del ataque cardíaco, excepto que ahora presta más atención a su salud. Y comparte su historia para evitar que a otras mujeres les suceda lo mismo que a ella. 

“Sé que tengo suerte de estar viva y quiero asegurarme de que otras mujeres conozcan y comprendan los signos de un ataque cardíaco”, dijo Wheeler. “No me cuidaba, ponía excusas y casi me costó la vida. Quiero asegurarme de que otras mujeres le den prioridad a sí mismas, como lo hago yo ahora”.  

Según la American Heart Association®, la enfermedad cardiovascular es la primera causa de muerte entre las mujeres y cuesta más vidas de mujeres que todas las formas de cáncer combinadas. El síntoma más común de ataque cardíaco es dolor o molestias en el pecho, aunque las mujeres también pueden experimentar dificultad para respirar, náuseas o vómitos, así como dolor de espalda o mandíbula, con más frecuencia que los hombres. 

Cuidar tu salud ahora puede ayudarte a prevenir ataques cardíacos en el futuro. Estas son algunas maneras de protegerte de la enfermedad cardíaca:

  1. Conoce tus números: Empieza a hacerte pruebas de detección de enfermedad cardiovascular a los 20 años de edad y conoce tus números: colesterol total, HDL, presión arterial, azúcar en la sangre e índice de masa corporal para comprender mejor tu riesgo de tener un ataque cardíaco o un derrame cerebral. 
  2. Actúa: Una vida saludable puede reducir el riesgo de tener una enfermedad cardíaca hasta un 80%. Empieza a comer alimentos más nutritivos como vegetales y frutas, y practica más ejercicio. Ambas cosas no solo te ayudarán a prevenir los ataques cardíacos, sino que también pueden hacerte sentir mejor, tanto física como mentalmente. 

La salud del corazón también puede traducirse en una mayor resiliencia. Conoce la correlación entre el cuidado preventivo y la resiliencia.

recognizing-the-signs-of-a-heart-attack-1-16x9-lg