Tomar medidas extraordinarias en tiempos extraordinarios

Artículo | Marzo de 2020

Tomar medidas extraordinarias en tiempos extraordinarios

Un mensaje de Bruce Broussard, presidente y director ejecutivo de Humana, y David Cordani, presidente y director ejecutivo de Cigna Corporation.

Las personas extraordinarias superan los eventos extraordinarios y convierten la tragedia en triunfo. Hemos comprobado esto una y otra vez a lo largo de la historia de los EE. UU. Cuando el sector privado, el gobierno y nuestras comunidades se unen y aprovechan la grandeza y el poder de nuestra diversidad, ingenio, creatividad e innovación, no hay nada que no podamos superar.

La situación en la cual nos encontramos, combatiendo el coronavirus, no tiene precedentes en la historia de la medicina moderna de nuestro país. Estamos aprendiendo más cada día, y el flujo de información (y desinformación) puede ser abrumador. Pero también surgen todos los días aspectos positivos: ejemplos de personas que se unen de maneras extraordinarias para ayudar de cualquier manera posible, incluyendo la colaboración sin precedentes de líderes y organizaciones del cuidado de la salud, y mediante el trabajo conjunto del gobierno y el sector privado para el bien común.

Todo empieza con el esfuerzo de nuestros trabajadores del cuidado de la salud al frente de la lucha: los médicos, los enfermeros, el personal de hospitales y muchos otros héroes de la salud pública que se preocupan por quienes están enfermos en nuestras comunidades. En los entornos más estresantes y caóticos que se puedan imaginar, y a pesar de los riesgos extremos para ellos y sus familias, están respondiendo al llamado del deber. ¿Por qué? Porque sus pacientes y su país los necesitan desesperadamente. Merecen nuestra gratitud eterna.

Los líderes del gobierno también están actuando. El Congreso y el Presidente están acelerando el apoyo a hospitales, médicos, empresas y trabajadores, desde importantes inversiones en equipos hasta asistencia directa para cubrir gastos inmediatos. Los funcionarios estatales y locales (especialmente nuestros gobernadores) están actuando para ampliar el cuidado médico, informar a los ciudadanos y contener la propagación del virus.

Los líderes de nuestra industria también están interviniendo. Somos más que la aseguradora de salud del ayer. Ahora ofrecemos un amplio rango de servicios y programas que ayudan a coordinar el cuidado para nuestros clientes: desde programas de cuidados para condiciones crónicas y manejo de planes de tratamiento complejos hasta una amplia gama de apoyo clínico. Nos hemos transformado en empresas de servicios de salud que ayudan a nuestros clientes y colaboran con sus proveedores de cuidado de la salud en cada paso de su recorrido de atención médica.

Decenas de millones de estadounidenses están cubiertos por planes privados a través del cuidado administrado de Medicare Advantage y Medicaid. Cientos de millones de estadounidenses dependen de la cobertura que obtienen a través de su trabajo. En la crisis de salud actual, nuestro compromiso de asegurar que el costo de las pruebas y el tratamiento del coronavirus, y el acceso a estos, nunca se conviertan en un obstáculo para estos millones de estadounidenses a quienes servimos es inquebrantable.

Como colaboradores integrales del cuidado de la salud, estamos eximiendo los costos de las pruebas, implementando datos y tecnología para coordinar el cuidado con médicos y hospitales, acelerando el traslado de pacientes hospitalarios que no tienen coronavirus a centros de atención alternativos, y utilizando a nuestros propios médicos, enfermeros y administradores de cuidado para abrir nuevas vías de atención. Juntas, estas soluciones maximizarán la capacidad, minimizarán los costos y ayudarán a asegurar que las personas obtengan el cuidado que necesitan.

También trabajamos en estrecha colaboración con médicos y programas públicos, como Medicare Advantage, para ampliar el acceso a telesalud. Esta tecnología vital conecta efectivamente a los pacientes con médicos, enfermeros, profesionales de salud del comportamiento y trabajadores sociales clínicos certificados para obtener el cuidado que necesitan, protegiendo a la vez a los pacientes, los proveedores y el público al limitar la interacción física.

Sin embargo, a medida que esta crisis de salud sigue desarrollándose y cada vez más empresas están en riesgo, vemos una mayor cantidad de estadounidenses preocupados por cómo cubrir los costos de su cuidado de la salud. Uno de los principios fundamentales de nuestra industria es asegurar que estemos trabajando para que el cuidado de la salud sea más asequible para todos. Hoy, ese principio adquiere mayor importancia día a día.

Es por eso que nuestras dos compañías están trabajando para eximir los costos del consumidor para los tratamientos por coronavirus para los pacientes que cubrimos durante la crisis, desde personas inscritas en Medicare Advantage y empleados que están cubiertos a través de su trabajo hasta quienes compran su propia cobertura: sin copagos, coseguro ni deducibles. Ningún paciente debería tener que preocuparse por los costos del tratamiento en un momento de crisis. Estamos haciendo todo lo que podemos para terminar con esta incertidumbre, no porque sea lo más rentable, sino porque es lo correcto.

También continuamos trabajando con los funcionarios del gobierno federal y estatal para estabilizar el sistema de cuidado de la salud. Creemos en el poder de la colaboración entre los sectores público y privado, y trabajando en conjunto, creemos que todavia hay mucho más por hacer. La Administración y el Congreso ya han implementado medidas drásticas para responder a esta crisis y respaldar a la comunidad empresarial, los trabajadores, las familias y los trabajadores del cuidado de la salud, a quienes agradecemos por sus esfuerzos.

Podemos aprovechar el poder de esas medidas para asegurar aún mejor que los estadounidenses tengan acceso al cuidado que necesitan, ya sea a través de: períodos de inscripción abierta adicionales en los mercados individuales; más flexibilidad regulatoria y apoyo para ampliar los servicios de telesalud que simplifican la posibilidad de que los proveedores traten a los pacientes en cualquier lugar del país; o mayor apoyo para extender las soluciones de salud en el hogar que pueden beneficiar significativamente a los estadounidenses con necesidades de un cuidado conveniente, particularmente quienes tienen 65 años o más y corren un mayor riesgo de infección.

Continuaremos haciendo nuestra parte para apoyar a quienes están al frente de la lucha y a nuestros colegas estadounidenses proporcionando estos tipos de soluciones concretas que pueden generar resultados inmediatos.

La fortaleza del espíritu humano en estos tiempos difíciles ha sido extraordinaria y aleccionadora. Esto es lo que ha estimulado a nuestro gran país durante más de 200 años y lo que nos impulsará para superar uno de los más grandes desafíos para nuestro sistema de cuidado de la salud.

female doctor wearing face mask