The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.

A raíz de los hechos de violencia que vemos en las noticias, muchos de nosotros nos sentimos más ansiosos y con más miedo en nuestra vida diaria. Si la sensación de miedo persiste o estamos cerca de situaciones violentas, es probable que reaccionemos todo el tiempo con un nivel alto de estrés. Esto puede reducir la productividad laboral y producir un impacto traumático en la vida cotidiana.

Manejo del miedo y otras emociones difíciles

Si tienes más miedo, ansiedad u otras emociones intensas por conocer hechos de violencia o crímenes destacados en los medios, o que ocurren en tu comunidad, te pueden resultar útil estos consejos.

  • Busca información confiable. Una de las mejores maneras de manejar el miedo es comprender lo que se está haciendo para proteger a tu comunidad. Cuanto más sabemos sobre la situación actual, más medidas efectivas podremos tomar para reducir nuestro riesgo. Asegúrate de recibir información de una fuente confiable. Intenta conocer y seguir todas las instrucciones de las autoridades estatales y locales.
  • Ten cuidado. Cuando te encuentres en una situación que se puede volver violenta, es importante estar alerta. Observa lo que ocurre a tu alrededor y prepara un plan para buscar protección, si fuera necesario.
  • Concéntrate en lo que sí puedes controlar. Las imágenes que vemos en las redes sociales y en la televisión, además de las historias que oímos y nuestras propias ideas sobre la violencia, pueden aumentar nuestro nivel de ansiedad. Piensa en lo que puedes controlar y en cómo puedes reducir el riesgo de convertirte en una víctima. Por ejemplo, evita las zonas en las que pueden ocurrir hechos violentos. Es probable que quieras revisar el plan de seguridad de tu lugar de trabajo y hablar de la seguridad con tus familiares y amigos.
  • Intenta reducir tu exposición a medios de comunicación. Cuando conoces un hecho, se recomienda no ver tantas repeticiones de lo ocurrido. Es importante estar informado, pero la exposición constante puede traer sentimientos de angustia. Evita las noticias e historias emotivas que puedan aumentar los pensamientos y sentimientos trágicos.
  • Acepta tus sentimientos. Si notas que tus sensaciones son intensas, admítelas. No intentes ignorarlas o negarlas.
  • Habla sobre tus miedos o preocupaciones con las personas que te apoyan. Cuando expresamos y compartimos nuestras preocupaciones, recibimos apoyo emocional.
  • Mantén una rutina y un estilo de vida normales. Hacerlo habitualmente nos motiva a sentirnos bien.
  • Cuídate. Asegúrate de descansar bien y llevar una dieta sana, para que te sientas lo mejor posible. Evita el consumo excesivo de alcohol y/o de sustancias.
  • Practica técnicas de relajación. Cuando las emociones se intensifican, la respiración profunda o la meditación pueden resultar útiles. Estas técnicas suaves pueden ayudarte a controlar los síntomas físicos de la ansiedad y traer calma a tus pensamientos.
  • Probablemente, aquellos que han sido directamente afectados deseen buscar ayuda de un profesional o de servicios de apoyo. Puedes obtener estos servicios a través del Programa de asistencia al empleado (EAP, por sus siglas en inglés). Para más información, puedes consultar a tu empleador o al departamento de recursos humanos.

Ayuda a tus niños a manejar las emociones relacionadas con la violencia

Nuestros niños son más propensos a tener miedo por los hechos de violencia. Les cuesta más entender lo que ocurre y ponerlo en perspectiva. Debemos prestar atención especial a sus necesidades. Estos consejos pueden ayudarte.

Bríndales información honesta sobre los hechos, de una manera que puedan entender. Ofréceles solo la información que pidan.

Motiva a tus niños a que hablen contigo sobre sus sentimientos y pensamientos relacionados con los hechos de violencia.

Escucha sus preocupaciones y tranquilízalos. Por ejemplo, menciona que el hecho se limita a un pequeño número de personas y que el riesgo para cualquier persona en particular es muy bajo. Recuérdales que siempre harás lo posible para mantenerlos a salvo.

Limita la exposición de tus niños a noticieros y redes sociales. El hecho de ver imágenes repetidas de un hecho puede ser tan perturbador para un niño como si volviera a ocurrir. Intenta verlo con ellos y luego hablar sobre el tema.

Cuéntales historias de héroes, voluntarios y agentes públicos. Esto puede ayudar a contrarrestar algunos hechos negativos.

Procura mantener las rutinas de la familia, especialmente respecto de las comidas, los horarios para dormir y las actividades sociales y recreativas. La estructura ayuda a los niños a sentirse a salvo. Haz una pausa para realizar actividades relajantes, como leer con ellos o jugar juegos de mesa en familia.

Debes ser muy paciente con tus niños, tu familia y otros seres queridos. Demuéstrales tranquilidad, abrázalos y sé afectuoso. También sé paciente contigo y con tus propias necesidades.

Cigna ofrece este material únicamente con fines informativos/educativos. No constituye un asesoramiento médico o clínico. Solo un proveedor de cuidado de la salud puede diagnosticar o recomendar un plan de tratamiento. Para más información sobre beneficios de salud del comportamiento, puedes llamar a los teléfonos de servicio al cliente o salud del comportamiento que aparecen en tu tarjeta de identificación de cuidado de la salud.