The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.
Cómo sobrellevar la muerte de un compañero de trabajo

Artículo | Octubre de 2018

Cómo sobrellevar la muerte de un compañero de trabajo

Cuando perdemos a un compañero de trabajo, el impacto que recibimos puede ser significativo y, a veces, inesperado.

Death of a Coworker

El dolor se expresa de manera muy personal. La muerte de un compañero de trabajo afectará a cada uno de forma diferente. Las reaccionesy los sentimientos pueden variar de acuerdo a diversos factores.

Los sentimientos y las reacciones

La relación que compartiste

La relación puede haber sido estrictamente profesional o haberse profundizado hasta convertirse en una gran amistad. Al igual que con los miembros de una familia, algunas relaciones laborales podrían llegar a ser tensas o difíciles. Los detalles de tu relación con la persona influirán en tu experiencia con el dolor.

La causa de la muerte

Tus sentimientos y reacciones pueden ser más fuertes y difíciles de manejar si la muerte fue traumática, como un accidente, un suicidio o una muerte violenta. Una muerte ocurrida en tu trabajo, presenciada por ti, puede ser especialmente difícil. Puedes sentir shock, enojo, sentido de vulnerabilidad, confusión, incredulidad o culpa, entre otros. Si la muerte se debió a causas naturales, como un ataque al corazón o una enfermedad, tu reacción puede ser la misma; sin embargo, la intensidad de tu experiencia puede ser diferente. Si tu compañero de trabajo tenía una enfermedad terminal, tal vez hayas pasado mucho tiempo intentando enfrentar el dolor y el sentido de impotencia.

Las funciones y conexiones en el trabajo

Puede haber sido un empleado nuevo o alguien que no conocías bien. O puede haber sido un empleado con muchos años en la compañía y muy querido por el apoyo que brindaba a los demás.

Tal vez tenía familiares en la compañía. Perder a un compañero de trabajo puede ser una pérdida tanto personal como profesional. Debes afrontar su ausencia y crear una "nueva normalidad" en el lugar de trabajo.

El ambiente laboral

Si tienes un ambiente de trabajo en equipo, la pérdida de un empleado clave puede impactar tus tareas. La experiencia de duelo puede aumentar si han habido otras pérdidas en tu trabajo en el pasado. Por el contrario, si en tu trabajo nunca han experimentado una muerte, la pérdida puede afectar mucho más. A algunas culturas empresariales les incomodan las expresiones de dolor o emoción. Otras tienden a ser más abiertas y tolerantes a la expresión de emociones.

Comprender las emociones del duelo

No hay una reacción normal ante la pérdida o una sola forma de enfrentar el dolor.

Podemos sentir muchas emociones al tratar de asimilar la pérdida y aceptarla en nuestro diario vivir. Estas emociones podrían incluir:

  • El shock (conmoción) es una reacción inicial muy común. A menudo le siguen la negación o la incredulidad. Esta puede ser una forma en la que nuestras mentes nos protegen de emociones muy fuertes.
  • La tristeza puede ser muy intensa y profunda, especialmente si fueron buenos amigos.
  • El dolor de otras pérdidas anteriores también puede regresar.
  • Ansiedad sobre cómo funcionará el lugar de trabajo sin la persona fallecida, por ejemplo, cómo se reasignarán tareas.
  • Temores sobre tu seguridad y protección, dependiendo de la causa de la muerte.
  • Sentimientos de traición, desconfianza, tensión o enojo; pensar que esa muerte no debió suceder.
  • Una necesidad de volver a la rutina normal; una sensación de urgencia o expectativa de dejar atrás la pérdida. Sentimientos de culpabilidad por una última conversación desagradable, tensiones en la relación o por no poder ayudarlos. Luchar contra los si hubiera.
  • Sentirte vulnerable, consciente de tu propia mortalidad.
  • Impotencia, especialmente en casos de enfermedades a largo plazo o de presenciar un accidente en el lugar de trabajo.
  • Enojo, falta de paciencia o airarse fácilmente.
  • Insensibilidad o no poder sentir las emociones.
  • Falta de reacción o sentimientos de dolor. Esto puede pasar si la relación estaba afectada, distante o tensa.

Cómo manejar el duelo

Evita juzgar tus reacciones o las de los demás, pues no ayuda a afrontar el duelo. Permite que tus compañeros y tú experimenten las emociones que surjan, aun si no expresan ninguna. No existe una sola forma correcta o normal de sentir cuando alguien ha fallecido, y el duelo no tiene un tiempo definido.

Los recuerdos de las personas fallecidas siempre están presentes en el trabajo. Puede ser útil encontrar la manera de que todos puedan compartirlos abiertamente.

Considera la posibilidad de colocar una cartelera donde todos puedan compartir historias, recuerdos y fotos de la persona.

Sé benévolo contigo mismo y haz una pausa si tienes ganas de llorar o te supera la emoción.

Considera hacer algo en equipo por la familia de la persona fallecida, si es posible y está permitido. Puede ser una donación a una organización benéfica, hacer un álbum de recuerdos o enviarle fotos a la familia de la persona fallecida que tal vez ellos no tengan. Organiza una colecta para dar tarjetas de regalo para cosas útiles, como cuidado de niños, comidas, limpieza de la casa, cortar el césped, etc.

El cuidado personal es vital en períodos de estrés. Asegúrate de alimentarte bien. Ejercítate con regularidad y duerme lo que sea necesario para un buen descanso. Expresar tus emociones y hablar de tu experiencia con amigos, familiares o un consejero puede ayudar. Llamar al Programa de asistencia al empleado (EAP, por sus siglas en inglés) puede ayudarte a conectarte con recursos de apoyo (si los hubiera).

Los homenajes o rituales de despedida pueden ayudarte. Si puedes, asiste al funeral o ceremonia. Tal vez quieras hacerle un homenaje en el trabajo, sembrando un árbol en su honor o colocando una placa conmemorativa.

Cigna puede ayudarte​

Si tienes cobertura de EAP a través de Cigna, puedes llamarnos al (877) 622-4327 en cualquier momento para informarte sobre los servicios disponibles para ayudarte durante este período.

Este material es provisto por Cigna únicamente con fines informativos/educativos. No es asesoramiento médico o clínico. Solo un profesional de cuidado de la salud puede diagnosticar o recomendar un plan de tratamiento. Para más información, puedes llamar al teléfono que aparece en tu tarjeta de identificación de cuidado de la salud.