The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.
Rodillos de espuma para automasajes

Artículo | Enero de 2015

Rodillos de espuma para automasajes

Una forma excelente de curar tu cuerpo y evitar lesiones

Cuando las personas sienten opresión o tensión en un músculo, una de las primeras reacciones es estirar ese músculo. Posiblemente esta no sea la mejor idea. Imagina que estás sujetando un cordón. Un extremo del cordón está en tu mano izquierda, el otro en tu mano derecha y hay un nudo en el medio. Si intentas tirar del cordón desde ambos extremos (estiramiento), el nudo en el medio se pone más tenso. Lo mismo podría suceder con un nudo en tus músculos. Un nudo de fibras musculares muy contraídas puede provocar rigidez y limitar tus movimientos. Los nudos por lo general son causados por lesiones previas o el uso excesivo de los músculos. Muchas personas buscan la ayuda de un terapeuta masajista para aliviar el dolor por los nudos. Los masajes son eficaces, pero recibir dos por semana no siempre es posible. Usar un rodillo de espuma es una excelente alternativa a un masaje, ya que puede aflojar el nudo en el músculo al ejercer presión como lo haría un terapeuta masajista. Usar esta técnica también mejorará tu flexibilidad en ese músculo.

Rueda conmigo

Al usar tu rodillo de espuma, concéntrate en un grupo muscular a la vez. Levántate un poco del piso y deja caer el peso de tu cuerpo sobre el rodillo de espuma. Esto pondrá presión en los nudos para ayudar a romperlos. Intenta estos pasos para comenzar.

  1. Rueda aproximadamente una pulgada por segundo sobre un grupo muscular en particular. Tómate tu tiempo para sentir exactamente dónde están los nudos y buscar el más grande.
  2. Es posible que sientas alguna molestia cuando ruedes sobre áreas sensibles. Esto es normal, pero si sientes demasiado dolor, aplica menos presión al nudo o detente.
  3. El nudo más grande estará en el área sobre la que ruedas que se siente más sensible. Por lo general, es el área principal que causa rigidez en ese grupo muscular. Aflójala, y también se aflojarán los demás nudos.
  4. Cuando descubras el nudo más grande, aplica presión por unos 30 segundos o hasta que sientas que el nudo se afloja y ya no tienes sensibilidad. Puede tomar más tiempo, según la rigidez del nudo.
  5. Sobretodo, no olvides respirar. Cuando las personas sienten dolor o malestar, es más probable que se tensen y retengan su respiración. Piensa en esto: si yo ejerciera presión para intentar masajear tus bíceps mientras estás haciendo flexiones, no podría llegar muy profundo. Si relajaras tus bíceps y respiraras, el músculo se ablandaría y pondría más flexible, y sería más fácil para trabajar. Lo mismo sucede con los rodillos de espuma. Tienes que relajarte y respirar para permitir que el rodillo de espuma rompa el nudo y haga su magia.
  6. Estira. Después de usar el rodillo de espuma y aflojar los nudos de tu cuerpo, es un buen momento para estirar estos mismos músculos y aumentar su flexibilidad.

Los rodillos de espuma pueden ayudar a reducir y prevenir el dolor causado por el entrenamiento, además del desgaste general de tu cuerpo. Hacer esto periódicamente puede ayudar a tu cuerpo a recuperarse con más facilidad y evitar futuras lesiones.

Close up of three runners legs

Healey, K, Hatfield D, Blanpied, P, Dorfman L, Riebe, D, The Effects of Myofascial Release with Foam Rolling on Performance, J Strength Cond Res. enero de 2014, 28(1):61-8Pearcey, G, Bradbury-Squires, D, Kawamoto, J, Drinkwater, E, Behm, D, Button, G, Foam Rolling for Delayed-onset Muscle Soreness and Recovery of Dynamic Performance Measure, J Athl Train, enero de 2015, 50(1):5-13Škarabot, J, Beardsley, C, Štirn, I, Comparing the Effects of Self-Myofascial Release with Static Stretching on Ankle Range-of-motion in Adolescent Athletes, Int J Sports Phys Ther. abril de 2015; 10(2): 203–212

La información ofrecida es solo para fines educativos. No constituye asesoramiento médico. Consulta siempre con tu médico para obtener asesoramiento y orientación sobre salud apropiados, incluso antes de comenzar una nueva dieta o programa de ejercicios.