Preocupaciones de salud para hombres homosexuales y bisexuales

Artículo | Julio de 2017

Preocupaciones de salud para hombres homosexuales y bisexuales

Escrito por Robert J Winn, MD AAHIVMS
Director Médico, Mazzoni Center
Philadelphia, PA

¿Cuál es la relación entre la homosexualidad y tu salud? Están muy relacionadas, aunque no lo creas. Estos son diez de los problemas de salud más importantes que los hombres homosexuales deben hablar con sus proveedores de cuidado de la salud. Es posible que no todos se apliquen en tu caso, pero es mejor conocerlos.

  1. Sé sincero con tu proveedor de cuidado de la salud

    ¿Tu proveedor de cuidado de la salud sabe que eres gay? Si no es así, es momento de decirle. Tu proveedor de cuidado de la salud debe saberlo para proporcionarte el mejor cuidado posible. Si no te sientes cómodo o si tu proveedor parece incómodo, busca otro. Visita el sitio web de la Gay and Lesbian Medical Association (GLMA), GLMA.org para buscar proveedores sensibles a las necesidades de salud de las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT). No olvides consultar cuáles son los proveedores que participan en la red de tu plan.

  2. Ten relaciones sexuales con protección

    Las relaciones sexuales con protección son fundamentales para cuidar tu salud. Reducen el riesgo de contraer o transmitir el VIH. Habla con tu proveedor de cuidado de la salud sobre qué hacer si estás expuesto al VIH. Puedes tener opciones si buscas atención de inmediato. Si tienes una relación y uno de ustedes es positivo, habla con tu proveedor de cuidado de la salud sobre cómo evitar la transmisión. Si eres VIH positivo, solicita un referido a un proveedor especializado en VIH.

  3. Pregunta sobre las vacunas y pruebas de detección de la hepatitis.

    Los hombres que tienen sexo con hombres tienen más riesgo de contraer hepatitis. La hepatitis es una condición seria del hígado provocada por virus de transmisión sexual. La hepatitis puede generar insuficiencia hepática, cáncer de hígado e incluso la muerte. Hay tres tipos: hepatitis A, B y C. Afortunadamente, las vacunas pueden proteger contra la hepatitis A y B. Estas vacunas se recomiendan para todos los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. La hepatitis C solo puede prevenirse si tienes relaciones sexuales con protección. Si tienes hepatitis C, habla con tu proveedor de cuidado de la salud sobre tratamientos nuevos y más eficaces.

  4. Habla sobre tus hábitos alimenticios y de actividad física.

    Los problemas relacionados con la imagen corporal son más comunes entre los hombres homosexuales. Es muy bueno hacer actividad física, pero el exceso puede dañar tu salud. Además, el uso de sustancias como esteroides anabólicos o suplementos también puede ser peligroso. Habla con tu proveedor de cuidado de la salud sobre tus hábitos alimenticios y de actividad física, y sobre otras inquietudes que tengas.

  5. Habla claro sobre el uso de sustancias

    Estas sustancias pueden incluir alcohol, nitrato de amilo ("poppers"), marihuana, éxtasis y anfetaminas. Aunque se desconocen los efectos a largo plazo de muchas de estas sustancias, podrían tener graves consecuencias a medida que envejecemos. Si tu uso de drogas afecta tu vida laboral, escolar o tus relaciones, tu proveedor de cuidado de la salud puede ayudar.

  6. Obtén ayuda con la depresión o la ansiedad

    La depresión y la ansiedad pueden ser más frecuentes entre los hombres homosexuales. Además, si no has manifestado tu elección sexual o no tienes mucho apoyo social, la depresión o la ansiedad puede ser más grave. Esto aumenta el riesgo de suicidio en adolescentes y adultos jóvenes. Si tienes dificultades con la depresión o la ansiedad, habla con tu proveedor de cuidado de la salud. No tienes por qué sentirte así; hay ayuda disponible.

  7. Habla sobre tu riesgo de ITS

    Algunas ITS pueden tratarse o curarse, por ejemplo, sífilis, gonorrea, clamidia y ladillas. Otras, como VIH, hepatitis, VPH y herpes, no tienen cura. Las relaciones sexuales con protección son tu mejor defensa contra las ITS. Además, las pruebas periódicas te ayudan a detectar infecciones de manera temprana y evitar su propagación. Consulta a tu proveedor de cuidado de la salud con qué frecuencia debes realizarte las pruebas de detección y cómo protegerte a ti y tus parejas.

  8. Mantente actualizado sobre las pruebas de detección de cáncer

    Probablemente los hombres homosexuales no se realicen pruebas de detección de cáncer de próstata, testículos y colon con la frecuencia necesaria. Todos los hombres, homosexuales o heterosexuales, deberían realizarse pruebas de detección de estos tipos de cáncer como parte de su cuidado de rutina. Pregúntale a tu proveedor de cuidado de la salud si ya es momento de hacerte alguna prueba de detección de cáncer.

  9. Habla sobre el tabaco

    Los hombres homosexuales tienen un alto nivel de consumo de tabaco. El consumo de tabaco puede provocar una gran variedad de problemas de salud graves, como enfermedad pulmonar, cáncer de pulmón, enfermedad cardíaca, hipertensión y más. Si consumes tabaco, háblalo con tu proveedor de cuidado de la salud. Si estás pensando en dejar el tabaco, tu proveedor puede ayudarte.

  10. Obtén información adecuada sobre el VPH

    El virus del papiloma humano (VPH) es una ITS que puede provocar verrugas anales y genitales, además de cáncer anal. Hay tratamientos para el VPH, pero las verrugas con frecuencia reaparecen y es fácil propagar la infección entre las parejas. Las relaciones sexuales con protección pueden reducir el riesgo. Consulta a tu proveedor de cuidado de la salud sobre las pruebas periódicas de Pap anales, que pueden detectar cáncer de forma temprana.

health-concerns-gay-bisexual-men-1-16x9-lg

La información ofrecida en este sitio web no constituye asesoramiento médico y no sustituye el cuidado médico proporcionado por un médico.

Fuente: GLMA.org, usado con permiso.