Comprenda cómo las experiencias adversas en la infancia (EAI) pueden afectar a los niños

Comprenda cómo las experiencias adversas en la infancia (EAI) pueden afectar a los niños

Generalidades

Las experiencias adversas en la infancia (EAI) son cosas que ocurren antes de la edad adulta y que pueden provocar un trauma. O son cosas que hacen que un niño sienta que su hogar no es seguro o estable. Algunos ejemplos de EAI incluyen violencia, abandono, abuso y problemas familiares de salud mental o consumo de sustancias.

¿Cuáles son algunos ejemplos de las EAI?

Aquí tiene algunos de los tipos más comunes de EAI.

  • Maltrato emocional. Un adulto insulta, menosprecia o maldice ante un niño. O un adulto actúa de tal manera que hace que el niño tema ser lastimado.
  • Maltrato físico. Un adulto golpea, patea o lastima físicamente a un niño.
  • Abuso sexual. Un adulto (o un niño más mayor) toca a un niño de forma sexual, hace que un niño lo toque de manera sexual o tiene relaciones sexuales (o intenta tenerlas) con un niño.
  • Violencia en el hogar. Un niño ve a los adultos del hogar lastimarse entre ellos.
  • Problemas de consumo de sustancias en el hogar. Un miembro del hogar tiene problemas con la bebida, las drogas o el uso indebido de medicamentos recetados.
  • Problemas de salud mental en el hogar. Un miembro del hogar está deprimido, tiene problemas de salud mental o ha intentado suicidarse o ha muerto por suicidio.
  • Abandono emocional. Un adulto en el hogar no hace que un niño se sienta seguro, protegido y cuidado.
  • Abandono físico. Un adulto en el hogar no se asegura de que se satisfagan las necesidades básicas de un niño.
  • Divorcio o separación de los padres.
  • Tener un miembro de la familia en prisión.

Otras experiencias en la infancia también pueden causar trauma. Por ejemplo, cosas como la discriminación, ser acosado y estar en un hogar de acogida también pueden causar estrés que puede tener efectos a largo plazo.

¿Qué ocurre cuando un niño ha tenido EAI?

Las EAI son comunes. Para la edad adulta, la mayoría de las personas han tenido al menos una. Cómo una EAI afecta a un niño depende del tipo de EAI y de la angustia que provoque.

Los niños con varias EAI suelen tener más problemas físicos y mentales en el futuro. Esto se debe a los cambios físicos que pueden ocurrir en el cuerpo de un niño cuando está bajo un estrés continuo. También puede deberse a comportamientos dañinos para la salud (como fumar o comportamiento sexual de riesgo) que son más comunes en personas con más EAI.

Tener EAI no significa que un niño tendrá problemas físicos o de salud mental. Pero significa que el riesgo de tenerlos será más alto. Hay cosas que puede hacer para reducir los efectos de las EAI en un niño. Y hay formas en que los adultos en la vida de un niño pueden ayudar a prevenir las EAI en el futuro.

¿Qué puede hacer para ayudar?

Después de que un niño haya tenido EAI, lo mejor que usted puede hacer es tratar de prevenir daños futuros mientras ayuda a que el niño sane de las experiencias que ya ha tenido. A veces puede resultar difícil saber por dónde empezar o qué hacer. Recuerde, nunca es demasiado tarde para hacer cambios, grandes o pequeños. Estos son algunos consejos.

  • Busque un consejero.

    Un consejero puede ayudar al niño a procesar sus experiencias y aprender habilidades para afrontar la situación. Trate de encontrar un consejero que tenga experiencia en ayudar a niños que hayan tenido EAI o trauma.

  • Céntrese en crear un hogar seguro y estable.
    • Haga que los días sean tranquilos y predecibles. Establecer rutinas puede reducir el estrés al ayudar al niño a saber qué esperar cada día.
    • Sea una presencia constante. Muéstrele al niño que puede contar con que usted estará allí para él.
    • Dé cariño. Muéstrele que le importa tanto con acciones como con palabras.
    • Controle sus reacciones ante el estrés. Si es propenso a enojarse, gritar o estar irritable, trabaje en aprender habilidades para responder ante el estrés de forma más saludable.
  • Fomente la relación continua del niño con un adulto de confianza.

    Este podría ser alguien como un maestro, un entrenador, un amigo de la familia o un abuelo.

  • Enseñe a los niños más pequeños que tienen dominio y autoridad sobre sus propios cuerpos.

    Por ejemplo, si no quieren dar o recibir abrazos, respete su decisión.

  • Enseñe a los adolescentes sobre el consentimiento sexual.

    Pedir consentimiento significa pedirle a otra persona su consentimiento para tocarla, besarla o tener relaciones sexuales con ella de alguna manera. Alguien da su consentimiento cuando sabe exactamente lo que se le pide que haga y acepta claramente sin ser presionado.

  • Pida ayuda cuando la necesite.
    • Haga una lista de las personas que podrían ayudarlo de inmediato, en cualquier momento del día. Piense en otras personas que podrían ayudarlo de vez en cuando, o si se lo pide con antelación. Podría ayudar hacer una lista de nombres para saber a quién llamar y en qué momento.
    • Conéctese con servicios de vivienda o alimentos si los necesita. Puede encontrar recursos locales en línea. O puede preguntar a un médico, consejero o trabajador social sobre los recursos.
  • Obtenga información sobre clases para padres en su área.

    Ser padre es muy difícil. Las clases pueden ayudarle a aprender nuevas herramientas para saber cómo educar a su hijo a medida que este cambia y crece. Tomar clases no significa que sea un mal padre. De hecho, significa que le importa hacer un buen trabajo.

  • Obtenga ayuda para resolver sus propias EAI, si es necesario.

    Cuando los adultos no se recuperan de sus propias EAI, es más probable que formen hogares donde los niños están expuestos a EAI. Pero no tiene que ser así. Usted puede romper el ciclo.

    • Vea a un consejero.
    • Obtenga tratamiento para la depresión y otras afecciones de salud mental.
    • Obtenga ayuda si tiene problemas con el consumo de sustancias.

    Las personas que necesitan ayuda a más largo plazo con problemas de salud mental o consumo de sustancias a veces hacen planes para que alguien de su confianza cuide de su hijo mientras reciben la ayuda que necesitan. Esta puede ser una decisión difícil. Pero los padres que cuidan de sí mismos podrán cuidar mejor de sus hijos.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.