Consejos para evitar los refrigerios no planificados

Consejos para evitar los refrigerios no planificados

Cómo comenzar

Comer refrigerios bajos en calorías regularmente a lo largo del día junto con comidas regulares más pequeñas es una buena manera de controlar el hambre. Planifique los refrigerios como parte de las calorías totales para ese día y evite ingerir calorías que no haya planificado.

  • Trate de no probar la comida mientras cocina.
  • No coma refrigerios no planificados.

    Cuando sienta la tentación de comer algo entre horas, en momentos en los que no lo había planeado, beba en su lugar un vaso de agua con limón y coma zanahorias o apio cortados en palitos. Evite las bebidas endulzadas como las gaseosas, las bebidas de café especiales, las bebidas energizantes y los jugos. Añaden muchas calorías.

  • Pruebe a hacer una actividad diferente.

    Cuando sienta el deseo de comer un refrigerio no planificado, trate de hacer una actividad que no tenga que ver con la comida, como darse un baño, leer un libro o hacer una actividad en la que utilice las manos.

  • Haga que la cena sea lo último que come hasta el desayuno.
  • Controle las porciones.

    Mida una porción de un refrigerio y póngala en un recipiente para que no se sienta tentado a seguir comiendo de la caja o la bolsa.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.