Efectos a largo plazo de COVID-19

Generalidades

La mayoría de las personas que tienen COVID-19 se recuperan al cabo de 2 a 6 semanas sin problemas a largo plazo. Pero algunas personas tienen problemas de salud que duran semanas o meses después de tener la infección. Estos problemas se conocen como efectos a largo plazo de COVID-19. Esto puede suceder incluso en casos en los que no fue necesaria una hospitalización.

Los efectos comunes a largo plazo de una infección por COVID-19 incluyen:

  • Fatiga.
  • Falta de aire.
  • Tos.
  • Dolor en el pecho.

Algunas personas también informan tener:

  • Dificultad para pensar o concentrarse (obnubilación).
  • Depresión o ansiedad.
  • Dolor muscular o articular.
  • Dolor de cabeza.
  • Fiebre que aparece y desaparece.
  • Latido cardíaco rápido o fuerte (palpitaciones).
  • Mareos al ponerse de pie.

Otros problemas pueden incluir:

  • Músculo cardíaco inflamado.
  • Problemas pulmonares.
  • Problemas renales.
  • Salpullidos y pérdida del cabello.
  • Problemas del gusto y el olfato.
  • Problemas para dormir.

Si ha tenido COVID-19 y está teniendo estos problemas, informe a su médico. Asegúrese de que el médico sepa que tuvo COVID-19.

¿Cómo se diagnostican los efectos a largo plazo de COVID-19?

Para saber si sus síntomas se deben a los efectos a largo plazo de COVID-19, su médico le hará un examen físico y le hará preguntas sobre sus antecedentes médicos. Es posible que su médico quiera que se haga determinadas pruebas para obtener más información. Podría consultar a un especialista.

¿Cómo se tratan?

Su tratamiento dependerá de sus síntomas. Algunos síntomas pueden tratarse con medicamentos. O podría consultar a un especialista. Su médico también podría recomendarle diferentes tratamientos, como fisioterapia, en función de sus síntomas.

¿Cómo puede cuidarse cuando tiene efectos a largo plazo de COVID-19?

Estos son algunos síntomas comunes junto con algunas ideas de cuidado personal que le ayudarán a sentirse mejor.

  • Fatiga. Retome sus actividades lentamente. Se necesita tiempo para fortalecerse. Vaya a su ritmo.
  • Falta de aire. La instrucción sobre la respiración puede ayudarle a respirar con mayor profundidad y facilidad. Los métodos incluyen la respiración con los labios fruncidos y la respiración diafragmática.
  • Tos. Eleve la cabeza con almohadas para ayudar a controlar la tos.

Estos son otros problemas comunes, junto con algunos consejos que puede probar.

  • Dificultad para pensar o concentrarse (obnubilación). Trate de ser paciente consigo mismo. Use notas adhesivas y calendarios para recordar tareas y eventos.
  • Depresión o ansiedad. La actividad regular, como caminar, puede ayudar. Descanse lo suficiente. Evite el consumo de drogas y alcohol. Piense en hablar con un consejero. Tome sus medicamentos según las indicaciones.
  • Dolores musculares o articulares, o dolores de cabeza. Los estiramientos pueden aliviar el dolor muscular. Pregúntele a su médico si puede tomar un analgésico de venta libre.

Si no mejora, consulte a su médico.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.