La historia de Steve: Cómo sobrellevar la artritis

La historia de Steve: Cómo sobrellevar la artritis

La historia de Steve

Después de haber estado alejado de los deportes desde que estaba en la universidad, Steve decidió que era hora de ponerse en forma y volver a hacer deporte. El squash (un deporte de raqueta de interior) y el entrenamiento con pesas encabezaron la lista de actividades que volvió a disfrutar. Y lo hizo durante un tiempo, hasta que la artritis convirtió su disfrute en dolor.

Primeras señales de dolor

Steve pensó por primera vez que algo podía andar mal cuando no pudo terminar un partido de squash sin sentir dolor. Se movía muy bien por la cancha. Pero en cuanto se paraba, se le congelaba la cadera izquierda y le dolía. "Tenía mucha rigidez y me costaba caminar al día siguiente", dice él.

"Pensé que la rigidez y el dolor de cadera simplemente se debían a la sobrecarga que estaba ejerciendo sobre mis músculos", dice Steve. "Pero cuando cambiaba mi rutina de ejercicio o dejaba de hacer ejercicio, el dolor seguía ahí. Y estaba empeorando".

El dolor comenzó a interferir en otros aspectos de su vida. Como profesor universitario, tenía dificultad para estar de pie y enseñar todo el día. "Tenía un dolor fulgurante que me subía y bajaba por la pierna y la espalda", explica él. "Solía tener que desplazar el peso, sentarme o simplemente tratar de encontrar posturas que no fueran tan dolorosas". Los viajes a Europa y Asia eran una auténtica tortura, dice Steve.

También tenía dificultad para dormir por la noche. "El dolor iba y venía. No era un dolor agudo, sino una especie de dolor fijo y continuo que me mantenía despierto con frecuencia. No podía permanecer en una posición por mucho tiempo".

Cómo manejar el dolor

Durante varios años, Steve afrontó el dolor lo mejor que pudo, incluso si eso significaba caminar cojeando. Tomaba un analgésico de venta libre todos los días y se mantenía ocupado para no pensar en el dolor.

Cuando Steve ya no pudo soportar más el dolor, fue a ver a un médico. Una radiografía mostró que tenía artritis en la cadera. El médico de Steve sugirió que le reemplazaran la cadera.

Steve solo tenía 46 años en ese momento. "No estaba seguro de querer operarme ya que era muy joven. Había oído que una cadera artificial podía ceder en 10 a 20 años", dice él. "Me preocupaba que pudiera necesitar otra más adelante. También me preocupaban los riesgos de operarme".

Steve decidió esperar. No estaba listo para operarse tan temprano en su vida. En su lugar, comenzó a tomar un medicamento antiinflamatorio recetado para ayudar a aliviar el dolor. Ayudó durante un tiempo.

Hora de operarse

"Pero cuando el medicamento que estaba tomando dejó de surtir efecto, pensé que había llegado tan lejos como podía llegar y decidí seguir adelante con la cirugía", explica Steve.

A los 55 años, le implantaron una nueva cadera y Steve está feliz de haberlo hecho. "Al cabo de aproximadamente un mes y medio ya prácticamente no tenía dolor. Es una sensación extraña poder caminar sin cojear y subir y bajar escaleras sin agarrarme a la barandilla".

Steve alienta a otras personas que podrían necesitar operarse que encuentren un médico en el que puedan confiar. También dice que es importante hacer muchas preguntas y tener claros los riesgos y beneficios de operarse. Y, si es posible, sugiere que las personas intenten aliviar el dolor con medicamentos y ejercicio primero, especialmente si el dolor no es muy intenso, porque esto puede ayudar durante un tiempo.

A pesar de que Steve tuvo que dejar de jugar al squash después de la cirugía, ahora ha vuelto a disfrutar de otras actividades que alguna vez le causaron dolor, como viajar al extranjero y hacer turismo. "A duras penas lograba pasar una pequeña parte del día", dice él. "Ahora estas cosas son un placer de nuevo".

La historia de Steve refleja sus experiencias como las contó en una entrevista. La fotografía no es la de Steve, para proteger su privacidad.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.