Ecocardiografía transesofágica

Generalidades de la prueba

Una ecocardiografía transesofágica (TEE, por sus siglas en inglés) es un examen que ayuda al médico a ver el interior del corazón. Un pequeño dispositivo llamado transductor envía ondas sonoras al corazón. Las ondas sonoras crean una imagen de las válvulas y cavidades cardíacas.

El médico podría hacer este examen para detectar determinados tipos de enfermedad cardíaca. O se puede hacer para observar cómo la enfermedad afecta a su corazón.

Se le administrarán medicamentos para hacerle sentir somnoliento y mantenerlo cómodo durante el examen.

El médico le colocará un tubo pequeño y flexible dentro de la garganta y lo guiará hasta el esófago. Este es el conducto que conecta la boca con el estómago. El médico le indicará que trague a medida que el tubo va descendiendo.

El transductor se encuentra en el extremo del tubo. Se acerca al corazón para tomar imágenes claras. El médico verá las imágenes ecográficas en una pantalla.

No podrá comer ni beber hasta que el entumecimiento del aerosol que se le ha aplicado en la garganta desaparezca. Es posible que tenga la garganta adolorida durante algunos días después de la prueba.

Por qué se hace

La ecocardiografía transesofágica (TEE, por sus siglas en inglés) puede hacerse para:

  • Monitorizar el funcionamiento cardíaco durante la cirugía.
  • Detectar masas o coágulos de sangre en la cavidad superior izquierda (aurícula izquierda) del corazón.
  • Verificar el funcionamiento de una válvula cardíaca de reemplazo.
  • Medir la velocidad a la que viaja la sangre a través del corazón.
  • Medir la presión arterial y la velocidad del flujo sanguíneo a través de las válvulas cardíacas.
  • Identificar un flujo sanguíneo anormal entre las cavidades del corazón (derivación cardíaca).
  • Ayudar a averiguar si usted tiene endocarditis, la cual es una infección de las válvulas del corazón o de su revestimiento interno (endocardio).
  • Guiar los procedimientos realizados durante el cateterismo cardíaco.
  • Ayudar a averiguar si usted tiene un desgarro en la aorta (disección aórtica).

Cómo prepararse

Los procedimientos pueden ser estresantes. Esta información le ayudará a entender qué puede esperar. Y le ayudará a prepararse en forma segura para su procedimiento.

Cómo prepararse para el procedimiento

  • Siga en forma precisa las instrucciones del médico sobre cuándo debe dejar de comer y beber antes de la prueba. Esto puede ser alrededor de 8 horas.
  • Asegúrese de decirle a su médico acerca de cualquier problema de estómago o esófago que tenga.
  • Asegúrese de que alguien le brinde transporte a su hogar. La anestesia y los analgésicos harán que no sea seguro conducir o regresar a su casa por sus propios medios.
  • Entienda exactamente qué procedimiento está planificado, junto con los riesgos, los beneficios y otras alternativas.
  • Informe a su médico sobre TODOS los medicamentos, vitaminas, suplementos y remedios herbarios que toma. Algunos pueden aumentar el riesgo de problemas durante su procedimiento. Su médico le dirá si debería dejar de tomar cualquiera de ellos antes del procedimiento y cuándo debe hacerlo.
  • Si toma aspirina o cualquier otro medicamento que previene los coágulos de sangre, pregúntele a su médico si debería dejar de tomarlo antes de su procedimiento. Asegúrese de entender exactamente lo que su médico quiere que haga. Estos medicamentos aumentan el riesgo de sangrado.
  • Asegúrese de que su médico y el hospital tengan una copia de sus instrucciones anticipadas. Si no las tiene, tal vez desee prepararlas. Estas informan a otros de sus deseos sobre la atención médica. Es algo bueno para tener antes de cualquier tipo de cirugía o procedimiento.

Cómo se hace

Antes de una ecocardiografía transesofágica (TEE, por sus siglas en inglés), es posible que le adormezcan la garganta con un producto para hacer gárgaras, pastilla o aerosol anestésicos. Esto es para relajar el reflejo nauseoso y facilitar la inserción de la sonda. Poco antes de que comience el procedimiento, se le colocará una vía intravenosa en una vena del brazo. Se pueden administrar medicamentos a través de la IV para reducir la cantidad de saliva y las secreciones estomacales. Durante el procedimiento, se le administrará un analgésico (medicamento para el dolor) y un sedante a través de la IV en el brazo. Debería sentirse relajado y somnoliento, pero aún lo suficientemente alerta como para cooperar.

Le controlarán la frecuencia cardíaca, frecuencia respiratoria y presión arterial durante todo el procedimiento. Además, pueden colocarle en el dedo o en el lóbulo de la oreja un pequeño dispositivo que se usa para medir la cantidad de oxígeno en la sangre (oxímetro de pulso).

Se le pedirá que se tumbe sobre el lado izquierdo con la cabeza ligeramente inclinada hacia adelante. Se puede insertar un protector bucal para protegerle los dientes de la sonda. Luego, se le introducirá en la boca la punta lubricada de la sonda mientras el médico le presiona suavemente la lengua para apartarla. Es posible que le pidan que trague saliva para ayudar a que la sonda baje por la garganta. Puede ser útil recordar que la sonda no es más gruesa que muchos alimentos que usted traga. Cuando la sonda esté en el esófago, se moverá suavemente hacia abajo hasta el nivel de la cavidad cardíaca superior derecha (aurícula) y se tomarán imágenes ecográficas. No oirá ni sentirá las ondas sonoras durante la prueba.

Durante el procedimiento, trate de no tragar a menos que se lo pidan. Un auxiliar puede retirarle la saliva de la boca con un dispositivo de succión. O simplemente puede dejar que la saliva salga por un lado de la boca. Una ecocardiografía transesofágica no suele doler. Pero es posible que sienta náuseas y molestias mientras tenga la sonda en la garganta.

Cuánto tiempo dura la prueba

La prueba puede durar alrededor de 30 a 60 minutos. La sonda puede permanecer en el esófago durante unos 10 a 20 minutos.

Cómo se siente

  • Es posible que sienta un dolor breve y agudo cuando se introduce la aguja intravenosa (IV) en una vena del brazo.
  • El anestésico que se rocía en la garganta puede tener un sabor amargo. Hará que la lengua y la garganta se sientan adormecidas e hinchadas. Algunas personas sienten que a veces no pueden respirar debido a la sonda en la garganta, pero esta es una sensación falsa causada por el anestésico. Siempre hay suficiente espacio para respirar alrededor de la sonda en la boca y la garganta. No olvide relajarse y respirar lenta y profundamente.
  • Puede tener arcadas y sentir náuseas, abotagamiento o cólicos abdominales leves cuando se mueve la sonda. Si tiene mucho malestar, avise al médico con una señal acordada o un golpecito en el brazo. Aunque no podrá hablar durante el procedimiento, aún puede comunicarse.
  • Los medicamentos intravenosos harán que se sienta relajado y somnoliento (con sueño). Estará lo suficientemente despierto para cooperar. Es posible que no pueda recordar gran parte de la prueba.
  • Otros efectos secundarios —como párpados pesados, dificultad para hablar, boca seca o visión borrosa— pueden durar varias horas después de la prueba.

Es posible que tenga la garganta seca y con cosquilleo, ronquera leve o dolor de garganta leve después de la prueba. Estos síntomas pueden durar de 2 a 3 días.

Riesgos

Una ecocardiografía transesofágica a veces puede causar:

  • Náuseas.
  • Molestias en la boca y la garganta.
  • Sangrado leve.
  • Dificultad para respirar.
  • Latidos cardíacos lentos o anormales.

La inserción de la sonda puede rasgar o perforar el esófago. Esto es poco frecuente.

Resultados

Los resultados suelen estar disponibles en un día. Si la prueba la hace un cardiólogo, los resultados podrían estar disponibles inmediatamente después de la prueba.

Ecocardiografía

Normal:

Las cavidades cardíacas y las paredes del corazón son de tamaño y grosor normales, y se mueven normalmente.

Las válvulas cardíacas funcionan normalmente, sin fugas ni estrechamiento. No hay señal de infección.

La cantidad de sangre bombeada desde el ventrículo izquierdo con cada latido cardíaco (fracción de eyección) es normal.

No hay líquido en exceso en el saco que rodea al corazón, y la membrana alrededor del corazón no está engrosada.

No hay tumores ni coágulos de sangre en las cavidades del corazón.

Anormal:

Las cavidades cardíacas son demasiado grandes. Las paredes del corazón son más gruesas o delgadas de lo normal. Una pared cardíaca delgada puede significar una deficiente irrigación de sangre al músculo cardíaco o un ataque cardíaco antiguo. Una zona delgada y abultada de la pared cardíaca puede indicar un abultamiento en el ventrículo (aneurisma ventricular). Las paredes del músculo cardíaco no se mueven normalmente porque hay una reducción en el suministro de sangre debido a un estrechamiento de las arterias coronarias.

Una o más válvulas cardíacas no se abren ni cierran correctamente (tienen fugas) o no tienen un aspecto normal. Se presentan señales de infección.

La cantidad de sangre bombeada desde el ventrículo izquierdo con cada latido cardíaco (fracción de eyección) es inferior a la normal.

Hay líquido alrededor del corazón (derrame pericárdico). La membrana alrededor del corazón es demasiado gruesa.

Podría encontrarse un tumor o coágulo de sangre en el corazón.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.