Pericardiocentesis

Generalidades de la prueba

La pericardiocentesis se hace para averiguar la causa de la acumulación de líquido alrededor del corazón y para aliviar la presión en el corazón. El saco de tejido que rodea el corazón se llama pericardio. Protege el corazón y partes de los principales vasos sanguíneos conectados al corazón. Normalmente, hay una pequeña cantidad de líquido entre este saco y el corazón. Este líquido rodea y ayuda a proteger el corazón. Ayuda a reducir la fricción entre el corazón y otras estructuras en el pecho cuando late el corazón.

Algunas enfermedades hacen que se acumule líquido en el pericardio. Esta acumulación de líquido se llama derrame pericárdico.

La prueba puede hacerse para detectar la causa de un derrame pericárdico. Durante esta prueba, se introduce una aguja en el pecho hasta el pericardio para extraer una muestra del líquido. El líquido se envía a un laboratorio donde se cuantifica y se analiza para detectar sangre, microorganismos (como bacterias, hongos o virus), glóbulos blancos, azúcar (glucosa), células cancerosas y otras sustancias.

La pericardiocentesis también puede hacerse para tratar el derrame pericárdico al eliminar la sangre o el exceso de líquido pericárdico que rodea el corazón. Esto ayuda a aliviar la presión en el corazón. La presión debido al exceso de líquido puede impedir el llenado normal del corazón, lo que puede reducir la capacidad del corazón para bombear sangre (taponamiento cardíaco).

Por qué se hace

La pericardiocentesis se hace para:

  • Aliviar la presión en el corazón.
  • Detectar la causa de un derrame pericárdico.

Cómo prepararse

Es posible que no pueda comer ni beber por varias horas antes de la prueba.

Debido a que esta es una prueba que involucra el corazón, es posible que tenga que pasar la noche en el hospital para ser vigilado de cerca. Si le introducen un drenaje durante la prueba, tal vez tenga que permanecer hospitalizado varios días.

A menos que el procedimiento se haga en una situación de emergencia, se le pedirá que firme un formulario de consentimiento que indica que comprende los riesgos de la prueba y que acepta hacérsela.

Cómo se hace

Es posible que reciba un sedante suave para ayudarle a relajarse. Le inyectarán un anestésico para adormecerle la piel y los tejidos profundos. A continuación, le introducirán cuidadosamente una aguja larga y fina justo debajo del esternón. (En algunos casos, la aguja se introduce entre las costillas del lado izquierdo, por encima del corazón).

Luego, se empujará la aguja lentamente a través del saco pericárdico hasta alcanzar el espacio entre el saco y el corazón. Aquí es donde se encuentra el líquido adicional.

Es posible que el médico utilice un ecocardiograma para ayudar a guiar la aguja. O puede utilizar una cámara de rayos X para guiarla.

El médico puede guiar un tubo de plástico delgado a lo largo de la aguja e introducirlo en el espacio entre el saco y el corazón. Se drena el líquido a través del tubo. Se puede guardar un poco de líquido y enviarlo a un laboratorio para ser analizado. En distintos momentos durante el procedimiento, se le puede pedir que contenga la respiración. Debe permanecer muy quieto durante el procedimiento.

Después de que se haya drenado parte o la totalidad del líquido, se puede extraer el tubo de inmediato. O se puede dejar colocado el tubo por unos días. Se aplica presión en el lugar de la inyección durante varios minutos para detener cualquier sangrado.

Después del procedimiento, se le tomará una radiografía de tórax para verificar una posible punción y colapso (atelectasia) del pulmón izquierdo. Lo supervisarán de cerca durante varias horas.

Cuánto tiempo dura la prueba

Este procedimiento toma de 10 a 20 minutos. En algunos casos, el médico dejará que drene el líquido a través del tubo durante unas cuantas horas.

Cómo se siente

Sentirá un escozor breve cuando se inyecte el anestésico local. Puede sentir presión en el momento en que se introduce la aguja en el saco pericárdico. Es posible que sienta dolor en otra zona, como en el hombro. También puede tener algunos latidos irregulares u "omitidos" durante la prueba.

Informe a su médico de inmediato si tiene dolor intenso en el pecho o tiene falta de aire durante el procedimiento o después de él.

Riesgos

Es posible que la aguja perfore el corazón o alguno de los vasos sanguíneos durante la pericardiocentesis. La aguja también puede perforar el pulmón, el hígado o el estómago. Estas complicaciones no son comunes. Si hay problemas durante el procedimiento, los médicos probablemente pueden solucionarlos de inmediato. Podría necesitar cirugía para solucionar un problema.

Si la aguja toca el corazón, usted podría tener un latido cardíaco irregular (arritmia). Pero la irregularidad suele detenerse cuando se retira la aguja. En casos poco comunes, este tipo de arritmia puede causar la muerte. También hay una posibilidad de propagar una infección de la piel al espacio pericárdico cuando se introduce la aguja.

Resultados

Algunos resultados estarán disponibles en cuestión de horas, mientras que otros pueden tardar días o semanas.

Pericardiocentesis

Normal:

No hay bacterias ni células cancerosas en el líquido pericárdico.

Hay poca o ninguna cantidad de glóbulos blancos o glóbulos rojos en el líquido pericárdico.

El líquido pericárdico es claro o amarillo pálido.

Anormal:

El líquido pericárdico contiene bacterias o células cancerosas.

Hay una gran cantidad de glóbulos blancos o glóbulos rojos en el líquido pericárdico.

El líquido pericárdico se ve turbio.

¿Qué significan los resultados de la pericardiocentesis?

Una acumulación de líquido pericárdico puede ser causada por:

  • Inflamación del saco que rodea el corazón (pericarditis).
  • Una infección por virus, bacterias (como Mycobacterium tuberculosis, la bacteria que causa la tuberculosis) u hongos. Los virus son una causa común de la pericarditis.
  • Otras enfermedades, como cáncer o lupus.
  • Sangre, que puede estar presente después de un ataque al corazón con una posible ruptura del músculo cardíaco, un aneurisma aórtico disecante, una cirugía reciente, lesiones o cáncer.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.