Dolor pélvico crónico

Conceptos básicos de la afección

¿Qué es el dolor pélvico crónico?

El dolor pélvico es dolor debajo del ombligo. Es crónico si ha tenido dolor durante al menos 6 meses. Puede ser un dolor leve que aparece y desaparece. O puede que tenga un dolor intenso y constante que le dificulte dormir, trabajar o disfrutar de la vida.

¿Cuál es la causa?

El dolor pélvico crónico puede deberse a problemas con el aparato reproductor femenino. Estos incluyen endometriosis, adenomiosis y fibromas uterinos. Otras causas incluyen tejido cicatricial en la zona pélvica después de una infección o cirugía, enfermedades urinarias o intestinales, y problemas con los músculos, articulaciones y ligamentos de la pelvis, la zona lumbar o las caderas.

¿Cuáles son los síntomas?

El dolor pélvico crónico puede incluir cólicos intensos durante los períodos, dolor durante las relaciones sexuales o dolor al orinar o defecar. Es posible que sienta dolor en determinadas posturas o posiciones. El dolor puede variar de leve a intenso o de sordo a agudo.

¿Cómo se diagnostica?

El médico le hará un examen pélvico para detectar problemas con su aparato reproductor. El médico le preguntará sobre su salud y sus síntomas. Es posible que le pregunten si tiene depresión o antecedentes de abuso sexual. Tal vez le hagan pruebas, como análisis de sangre y orina, para detectar una infección.

¿Cómo se trata el dolor pélvico crónico?

El tratamiento para el dolor pélvico crónico depende de la causa. Los tratamientos comunes incluyen pastillas anticonceptivas o tratamiento hormonal para problemas relacionados con sus períodos, o cirugía para eliminar un crecimiento, quiste o tumor. O puede recibir medicamentos para aliviar el dolor o para ayudar a tratar el problema que lo está causando.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Causa

Algunas causas comunes del dolor pélvico crónico incluyen:

Los médicos en realidad no comprenden todas las cosas que pueden causar dolor pélvico crónico. Por lo tanto, en ocasiones, incluso con muchas pruebas, la causa sigue siendo desconocida. Esto no significa que no haya una causa o que su dolor no sea real.

En ocasiones, después de que se haya tratado una enfermedad o de que una lesión haya sanado, los nervios afectados continúan enviando señales de dolor. A esto se le llama dolor neuropático. Tal vez ayude a explicar por qué puede resultar tan difícil encontrar la causa del dolor pélvico crónico.

Qué aumenta su riesgo

Los factores de riesgo son las cosas que aumentan su probabilidad de tener una determinada afección o enfermedad. Los factores de riesgo del dolor pélvico que se convierte en crónico incluyen:

  • Antecedentes de enfermedad inflamatoria pélvica.
  • Antecedentes de maltrato físico o abuso sexual. Las personas con dolor pélvico crónico tienen más probabilidades de informar que han sufrido abusos en el pasado.nota 1
  • Antecedentes de radioterapia o cirugía abdominal o pélvica. Esto incluye algunas operaciones para tratar la incontinencia urinaria.
  • Antecedentes de depresión. El dolor y la depresión parecen estar relacionados.
  • Trastorno por consumo de sustancias.
  • Un problema con la estructura de los órganos.
  • El embarazo y el parto que ejercen presión sobre la espalda y la pelvis. Los ejemplos incluyen tener un bebé grande, un parto difícil o un parto con fórceps o ventosa.

Síntomas

El dolor pélvico crónico puede incluir:

  • Cólicos intensos durante el período menstrual.
  • Sangrado vaginal abundante o irregular.
  • Dolor durante el coito.
  • Dolor al orinar o al evacuar.
  • Dolor en determinadas posturas o posiciones.

El dolor puede variar de leve a intenso o de sordo a agudo.

El dolor crónico puede dificultar dormir, trabajar o disfrutar de la vida. Puede causar depresión. La depresión puede hacer que usted se sienta triste o desesperanzada, que coma y duerma mal y que se mueva con lentitud.

Sepa más

Qué ocurre

En ocasiones puede ser difícil saber cuánto tiempo durará el dolor pélvico y cuál es la mejor forma de tratarlo. Es algo diferente para cada persona. Pero, por lo general:

  • Cuando se encuentra y se trata una causa, como un quiste ovárico, es muy probable que el dolor desaparezca.
  • Cuando es difícil encontrar la causa, el médico puede realizar una serie de pruebas y probar determinados tratamientos para ver si funcionan.
  • Los síntomas causados por fluctuaciones hormonales suelen desaparecer sin tratamiento cuando llega la menopausia.
  • Si su dolor pélvico es causado por dolor neuropático, su médico podría probar determinados tratamientos. A veces, con el dolor neuropático, los nervios aún envían señales de dolor mucho después de que la lesión o enfermedad haya sanado.
  • Si el dolor pélvico no mejora después del tratamiento, es posible que reciba una derivación a una clínica de manejo del dolor para recibir tratamiento.

Cuándo llamar a un médico

Llame a un médico de inmediato si tiene dolor pélvico repentino e intenso con o sin sangrado vaginal.

Llame a un médico si:

  • Sus períodos menstruales cambian de ser relativamente indoloros a ser dolorosos.
  • El dolor interfiere en sus actividades cotidianas.
  • Comienza a tener dolor durante el coito.
  • Tiene dolor al orinar, sangre en la orina o es incapaz de controlar el flujo de orina.
  • Tiene sangre en las heces o un cambio significativo e inexplicable en sus evacuaciones intestinales.
  • Nota cualquier nuevo síntoma pélvico.
  • Todavía no ha visitado a un médico acerca de su dolor pélvico crónico.

Conducta expectante

La conducta expectante es un enfoque de esperar y ver qué sucede. Si mejora por sí sola, no necesitará tratamiento. Si empeora, usted y su médico decidirán qué acción hay que tomar.

Durante este período, usted puede mantener un registro diario de sus síntomas y de su ciclo menstrual así como de otros sucesos vitales que considere importantes. Un período de conducta expectante puede durar de unos pocos días hasta semanas o, posiblemente, meses.

Revise sus síntomas

Exámenes y pruebas

El médico le hará un examen pélvico para detectar problemas con su aparato reproductor. El médico le hará preguntas sobre su salud y sus síntomas. Es posible que le hagan pruebas, como:

Los problemas emocionales pueden jugar un papel importante en el dolor crónico. Por lo tanto, es posible que su médico le haga preguntas para determinar si la depresión o el estrés se suman a su problema. Quizás le pregunten acerca de cualquier abuso físico o sexual presente o pasado.

Si las primeras pruebas no encuentran una causa, es posible que le hagan otras pruebas para visualizar sus órganos abdominales. Estas pueden incluir:

También pueden hacerle un tipo de cirugía menor llamada laparoscopia. Esto le permite al médico observar si hay problemas como crecimientos o tejido cicatricial en el interior de su abdomen.

Sepa más

Mire

Generalidades del tratamiento

Si el médico encuentra un problema que pudiera estar causándole dolor pélvico, tratará ese problema. Los tratamientos comunes incluyen:

  • Pastillas anticonceptivas o tratamiento hormonal para problemas relacionados con su período menstrual.
  • Cirugía para extraer un crecimiento, quiste o tumor.
  • Medicamentos para tratar el problema, como antibióticos para la infección.

Independientemente de que se encuentre o no la causa, el médico puede sugerir tratamientos para ayudarla a controlar el dolor. Estos incluyen:

  • Analgésicos llamados AINE. Estos incluyen ibuprofeno (por ejemplo, Advil o Motrin) y naproxeno (por ejemplo, Aleve).
  • Antidepresivos o anticonvulsivos. Estos pueden ayudar con el dolor y la depresión.
  • Terapia cognitivo-conductual o biorretroalimentación. Esto puede ayudarla a cambiar su manera de pensar acerca del dolor o de reaccionar ante él.
  • Asesoramiento. Este puede ofrecerle apoyo emocional y reducir el estrés.
  • Fisioterapia. Esta puede ayudarla a relajar los músculos, mejorar la postura y estar más activa.
  • Analgésicos que se inyectan en zonas específicas para ayudar con el dolor.

Sepa más

Cuidado personal

Usted puede probar los siguientes consejos en el hogar para aliviar el dolor pélvico.

  • Pruebe medicamentos de venta libre.

    Esto incluye ibuprofeno (por ejemplo, Advil o Motrin) o acetaminofén (por ejemplo, Tylenol).

  • Pruebe con calor.

    Colóquese una almohadilla térmica, una bolsa de agua caliente o una compresa tibia sobre la parte inferior del abdomen, o tome un baño tibio. El calor mejora la circulación de la sangre y puede aliviar el dolor.

  • Trate el dolor de espalda.

    Túmbese y apoye las piernas colocando una almohada debajo de las rodillas. Cuando esté acostada de lado, lleve las rodillas hacia el pecho.

  • Pruebe técnicas de relajación.

    Estas técnicas incluyen:

    • Meditación.
    • Yoga.
    • Ejercicios de respiración.
    • Relajación muscular progresiva.
  • Haga ejercicio con regularidad.

    Puede ayudar con el dolor.

Sepa más

Mire

Medicamentos

Los medicamentos no curarán el dolor pélvico. Pero pueden ayudar a controlar el dolor y a evitar que empeore o se convierta en crónico.

Algunos medicamentos ayudan con el dolor al controlar las hormonas. Estos incluyen:

  • Anticonceptivos hormonales. Estos se pueden usar para el dolor menstrual o el dolor debido a la endometriosis.
  • Progestina en dosis alta. A veces se receta para el dolor de la endometriosis.
  • Agonistas de la hormona liberadora de la gonadotropina. Estos pueden ayudar a aliviar el dolor causado por problemas como la endometriosis.

Otros medicamentos que se usan para el dolor incluyen:

  • Antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Ayudan a aliviar el dolor causado por la inflamación o la menstruación.
  • Antidepresivos tricíclicos. Estos a veces se utilizan para tratar el dolor crónico en otras partes del cuerpo. Pueden ayudar a aliviar el dolor pélvico crónico en algunos casos.
  • Anticonvulsivos, como gabapentina. Se utilizan en ocasiones para tratar el dolor pélvico crónico.

Sepa más

Mire

Cirugía

La cirugía para el dolor pélvico tiene mayores probabilidades de ayudar cuando se realiza para tratar una afección específica, como los fibromas o la endometriosis.

La histerectomía (extracción del útero) se realiza a veces como tratamiento de último recurso. Puede aliviar el dolor en algunos casos, dependiendo de la causa del dolor.

Con cualquier cirugía para el dolor pélvico crónico, como la histerectomía o el corte de nervios específicos de la zona pélvica, existe el riesgo de que el dolor sea duradero o empeore después de la cirugía. Además, puede causar efectos secundarios graves.

Durante la cirugía, el médico podría eliminar tejido cicatricial (adherencias) de una operación anterior o debidas a enfermedad inflamatoria pélvica o endometriosis. Pero la mayoría de los estudios han demostrado que esto no alivia el dolor.Se puede hacer una nota 2

laparoscopia para diagnosticar el dolor pélvico crónico antes de cualquier otro tratamiento. Se pueden extraer o destruir las zonas con endometriosis o tejido cicatricial durante el procedimiento.

Sepa más

Mire

Otros tratamientos

Terapias basadas en el asesoramiento

El asesoramiento y el entrenamiento de las habilidades mentales pueden ayudar cuando usted tiene dolor pélvico crónico. La ayudan a adquirir las herramientas mentales y emocionales para ayudar a controlar el dolor crónico y el estrés que lo empeora. Puede combinar el tratamiento médico con otros tratamientos, como el asesoramiento. Esto puede aumentar sus probabilidades de tener éxito.

Los tratamientos comunes incluyen:

  • Terapia cognitivo-conductual. Esta se enfoca en cambiar la manera en que usted piensa acerca del dolor y cómo lo maneja mentalmente. Un psicólogo, un consejero autorizado o un trabajador social clínico que se especialice en habilidades para el manejo del dolor pueden ayudar.
  • Biorretroalimentación. Esto se refiere al control consciente de las funciones corporales que normalmente controla de manera inconsciente.
  • Asesoramiento interpersonal. Este se enfoca en el manejo de eventos vitales, factores estresantes y relaciones.

Tratamientos alternativos

Los tratamientos alternativos para el dolor pélvico crónico no están bien estudiados. Pero podrían ayudarle a controlar el estrés y a aprender maneras de afrontar el dolor.

Se ha demostrado que la acupuntura y la neuroestimulación eléctrica transcutánea (TENS, por sus siglas en inglés) tienen cierto éxito en el alivio de los períodos menstruales dolorosos. La acupuntura y la TENS también se han usado como tratamiento para el dolor pélvico crónico no relacionado con la menstruación, pero esto aún no se ha estudiado bien.nota 1

Hay otros tratamientos alternativos de bajo riesgo que muchas personas utilizan como ayuda para controlar el dolor. Incluyen los siguientes:

  • Ejercicios de relajación y respiración.
  • Hipnosis.
  • Imágenes guiadas.
  • Aromaterapia.
  • Meditación.
  • Yoga.
  • Masoterapia.

Sepa más

Mire

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Andrews J, et al. (2012). Noncyclic Chronic Pelvic Pain Therapies for Women. Comparative Effectiveness Review No. 41 (AHRQ Publication No. 11(12)-EHC088-1). Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Available online http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK84586.
  2. Andrews J, et al. (2012). Noncyclic Chronic Pelvic Pain Therapies for Women. Comparative Effectiveness Review No. 41 (AHRQ Publication No. 11(12)-EHC088-1). Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality. Available online http://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK84586.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.