Hemorroides

Conceptos básicos de la afección

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son venas hinchadas en el conducto anal. Este problema común puede ser doloroso, pero generalmente no es grave. Las venas pueden hincharse dentro del conducto anal para formar hemorroides internas. O pueden hincharse cerca de la abertura del ano para formar hemorroides externas. Usted puede tener ambos tipos al mismo tiempo.

¿Cuál es la causa?

Por lo general, las hemorroides son provocadas por demasiada presión en las venas de la zona pélvica y rectal. Sentarse en el inodoro durante mucho tiempo o esforzarse para evacuar el intestino crea una presión que hace que estas venas se hinchen y se estiren. Los factores que pueden provocar hemorroides incluyen el estreñimiento, el embarazo y el sobrepeso.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes tanto de las hemorroides internas como externas son el sangrado durante las evacuaciones del intestino, la comezón y el dolor rectal. Es posible que encuentre vetas de sangre en el papel higiénico o sangre en el inodoro después de una evacuación del intestino.

¿Cómo se diagnostican?

El médico puede determinar si tiene hemorroides haciendo preguntas acerca de sus antecedentes de salud y realizando un examen físico. El médico le puede examinar el recto con un dedo enguantado o un endoscopio con luz. Si esto no muestra una causa clara de sus problemas, el médico puede realizar otras pruebas.

¿Cómo se tratan las hemorroides?

Para la mayoría de las hemorroides externas, todo lo que necesita es tratamiento en el hogar. Esto incluye añadir poco a poco fibra a las comidas, beber más agua y usar una pomada para detener la comezón. El mismo tratamiento puede usarse para la mayoría de las hemorroides internas. Si las hemorroides son graves, es posible que necesite tratamiento médico para encogerlas o extraerlas.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.

Causa

Por lo general, las hemorroides son provocadas por demasiada presión en las venas de la zona pélvica y rectal. Si se sienta en el inodoro durante mucho tiempo o se esfuerza para evacuar el intestino, la presión adicional hace que las venas de este tejido se hinchen y se estiren. El resultado son las hemorroides.

Algunos factores que pueden provocar hemorroides incluyen:

  • Diarrea, estreñimiento o apresurarse para completar una evacuación del intestino. Estos pueden provocar esfuerzo y pueden ejercer más presión sobre las venas del conducto anal.
  • Embarazo y parto. Esto sucede debido a una mayor presión en los vasos sanguíneos de la zona pélvica. Hacer un esfuerzo para expulsar al bebé durante el trabajo de parto puede hacer que las hemorroides empeoren.
  • Tener sobrepeso. Esto puede ejercer más presión en las venas pélvicas.
  • Afecciones médicas. Por ejemplo, las enfermedades cardíacas y del hígado a largo plazo pueden hacer que la sangre se acumule en la zona pélvica.

Algunos factores que hacen que las hemorroides empeoren incluyen:

  • Sentarse o permanecer de pie por mucho tiempo. Esto puede hacer que la sangre se acumule en la zona anal y ejerza más presión en las venas.
  • Levantar objetos pesados con frecuencia o contener la respiración cuando levanta objetos pesados. Esto puede ejercer repentinamente más presión en los vasos sanguíneos.

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir los síntomas irritantes y dolorosos de las hemorroides.

  • Evite el estreñimiento.
    • Incluya en su alimentación frutas, verduras, frijoles y granos integrales todos los días. Estos alimentos tienen un alto contenido de fibra.
    • Beba mucho líquido.
    • Haga algo de ejercicio todos los días. Trate de hacer actividad moderada al menos 2½ horas a la semana. O trate de hacer actividad intensa al menos 1¼ horas a la semana.
    • Tome un suplemento de fibra, como Citrucel o Metamucil, todos los días si lo necesita. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.
  • Practique hábitos intestinales saludables.
    • Vaya al baño en cuanto sienta la necesidad.
    • Evite esforzarse para evacuar las heces. Relájese y dese tiempo para dejar que las cosas ocurran naturalmente.
    • Evite contener la respiración mientras evacua las heces.
    • Evite leer mientras está sentado en el inodoro. Levántese del inodoro una vez que haya terminado.
  • Modifique sus actividades diarias.
    • Evite estar de pie o sentado por mucho tiempo. Haga pequeñas caminatas frecuentes.
    • Si es posible, evite levantar objetos pesados. Si tiene que levantar objetos pesados, siempre exhale cuando levante el objeto. No contenga la respiración al levantar peso.
    • Duerma de lado si está embarazada. Esto reducirá la presión sobre los vasos sanguíneos de la pelvis. Esto puede ayudar a evitar que las hemorroides se agranden.

Sepa más

Síntomas

Las hemorroides pueden causar:

  • Sangrado rectal. Es posible que vea sangre de color rojo vivo en el papel higiénico o en el inodoro después de una evacuación del intestino. Es posible que vea sangre en las heces.
  • Comezón. A menudo, las hemorroides filtran mucosidad. Esto puede irritar la piel y causar comezón.
  • Molestias. Es posible que aún sienta la necesidad urgente de evacuar inmediatamente después de una evacuación del intestino.
  • Dolor.
    • Las hemorroides externas pueden hacer que la sangre se acumule bajo la piel. Esto puede convertirse en un bulto duro y doloroso.
    • Las hemorroides internas grandes que sobresalen del ano pueden ser dolorosas si los músculos del ano las aplastan. Pueden ser muy dolorosas si se interrumpe la irrigación sanguínea a las hemorroides. Puede necesitarse tratamiento de emergencia.

Qué ocurre

Las hemorroides se forman cuando el aumento de presión en las venas pélvicas provoca que las venas del conducto anal se hinchen y se estiren gradualmente hasta cambiar de forma. El aumento de presión puede ser causado por el apuro para completar la evacuación del intestino, la diarrea persistente o el estreñimiento, u otros factores, incluido el sobrepeso o el embarazo.

La presión persistente también debilita los tejidos de apoyo de las venas del conducto anal. Si esos tejidos se debilitan tanto que ya no pueden mantener las venas en su lugar, las venas y los tejidos hinchados sobresalen del conducto anal (hemorroides internas) o debajo de la piel que rodea la abertura anal (hemorroides externas).

Para algunas personas, las hemorroides pueden causar una pequeña molestia durante un tiempo limitado. Otras personas tienen ataques de molestia recurrentes cuando empeoran las hemorroides. Algunas personas lidian con el dolor, las molestias y la comezón que provocan las hemorroides durante gran parte de su vida. El grado y la duración de las molestias dependen de dónde estén las hemorroides.

Con frecuencia, las hemorroides se desarrollan durante el embarazo debido a la presión adicional en las venas (como consecuencia del útero agrandado).

Durante el trabajo de parto, es posible que aparezcan hemorroides o que estas empeoren debido al esfuerzo intenso y la presión en la zona anal mientras se empuja para dar a luz al bebé.

Hemorroides externas

Debido a que las hemorroides externas pueden no causar ningún síntoma, es posible que no se dé cuenta de que tiene hemorroides.

Cuando una vena dentro de una hemorroide externa se irrita, la sangre puede coagularse debajo de la piel, formando un bulto duro y azulado. Esto se llama hemorroides trombosadas o coaguladas. Las hemorroides trombosadas pueden ser muy dolorosas.

Hemorroides internas

Es posible que las hemorroides internas pequeñas no se agranden si los hábitos intestinales u otros factores cambian y reducen la presión en las venas del intestino.

Las hemorroides internas grandes pueden sobresalir del ano. Después de las evacuaciones del intestino, es posible que deba empujarlas hacia adentro a través del ano. En el peor de los casos, las hemorroides internas grandes sobresalen todo el tiempo.

En casos raros, las hemorroides pueden sobresalir por el ano e hincharse. Es posible que los músculos que controlan la apertura y el cierre del ano interrumpan la irrigación sanguínea a las hemorroides (hemorroides estranguladas). Esto puede causar la muerte de los tejidos hemorroidales. Si esto sucede, sentirá dolor rectal intenso, y es posible que vea sangre y pus en el ano. Necesitará una cirugía urgente para prevenir otras complicaciones, como la muerte del tejido afectado e infección.

Cuándo llamar a un médico

Los síntomas comunes de las hemorroides pueden ser una señal de otros problemas de salud graves. El cáncer de colon o de recto y otras afecciones tienen muchos de los mismos síntomas que las hemorroides. Llame a su médico si tiene los siguientes síntomas:

  • Las heces son negras o del color del alquitrán, o cambian de tamaño y forma.
  • Un bulto o protuberancia que no es sensible y que no desaparece se forma en la abertura anal.
  • El sangrado rectal se vuelve abundante o cambia de color (como de rojo brillante a rojo oscuro).

Si tiene hemorroides, llame a su médico si:

  • El dolor rectal moderado dura más de 1 semana después del tratamiento en el hogar.
  • El dolor o la hinchazón son graves.
  • Sobresale del ano tejido de la parte interna del cuerpo y no regresa a la normalidad después de un período de 3 a 7 días de tratamiento en el hogar.
  • Un bulto en la parte interna del ano se agranda o se vuelve más doloroso.

Espera vigilante

La espera vigilante es una estrategia de esperar y observar. Y en la mayoría de los casos, el sangrado provocado por las hemorroides debería detenerse después de 2 o 3 días. Continúe realizándose tratamiento en el hogar, a fin de prevenir que el sangrado reaparezca. Llame a su médico si el sangrado:

  • Ocurre durante más de 1 semana sin ninguna mejoría.
  • Reaparece.
  • Aparece cuando no hay motivos para esperarlo.

Exámenes y pruebas

El médico puede determinar si tiene hemorroides haciendo preguntas acerca de sus antecedentes de salud y realizando un examen físico.

Es posible que no necesite muchas pruebas al comienzo, especialmente si tiene menos de 50 años y el médico cree que el sangrado rectal es provocado por hemorroides. Es posible que el médico solo le examine el recto con un dedo enguantado. O el médico puede usar un endoscopio corto con luz para examinar la parte interna del recto.

El sangrado rectal puede ser una señal de un problema más grave, como cáncer de colon, de recto o de ano. Por lo tanto, si el primer examen no muestra una causa clara de los problemas, es posible que el médico le haga pruebas para detectar otras causas del sangrado. El médico puede usar un endoscopio con luz para observar el tercio inferior del colon. Esto se llama sigmoidoscopia. O el médico puede usar otro tipo de endoscopio para mirar todo el colon. Esto se llama colonoscopia.

Sepa más

Generalidades del tratamiento

La mayoría de las hemorroides pueden tratarse con simples cambios en la dieta y en los hábitos intestinales. La mayoría no requieren cirugía ni otros tratamientos, a menos que las hemorroides sean muy grandes y dolorosas.

Tratamiento en el hogar

Para la mayoría de las hemorroides externas, todo lo que necesita es tratamiento en el hogar. El mismo tratamiento en el hogar puede usarse para la mayoría de las hemorroides internas.

  • Añada fibra a las comidas poco a poco. Coma alimentos ricos en fibra, como frutas, verduras y granos integrales.
  • Use una pomada de venta libre durante un período de tiempo limitado para detener la comezón. También puede usar un ablandador de heces.
  • Pruebe los supositorios. Pueden ayudar a aliviar la irritación y lubricar el conducto anal durante las evacuaciones del intestino.
  • Beba abundante agua.
  • Haga algo de ejercicio todos los días.

Procedimientos no quirúrgicos

El objetivo de estos procedimientos es reducir la irrigación sanguínea a la hemorroide para que se encoja o desaparezca. El tejido cicatricial que queda en su lugar actúa como apoyo para el tejido anal y ayuda a prevenir hemorroides nuevas.

Estos procedimientos solo pueden hacerse en hemorroides internas. Incluyen los siguientes:

  • Atar las hemorroides con una banda elástica. Esto se llama ligadura con banda elástica.
  • Usar calor, láseres o corriente eléctrica para crear tejido cicatricial. Esto se llama terapia de coagulación.

Cirugía

La cirugía para extraer las hemorroides se llama hemorroidectomía. Se puede usar:

  • Para hemorroides internas muy grandes.
  • Cuando tiene varias hemorroides pequeñas.
  • Cuando otros tratamientos no han controlado el sangrado.

A veces, la mejor manera de tratar las hemorroides es por medio de una combinación de tratamientos (por ejemplo, un procedimiento no quirúrgico y una cirugía).

Por lo general, las hemorroides externas no se extraen con una cirugía, a menos que sean muy grandes y molestas. O se pueden extraer si se va a someter a una cirugía en la zona anal por otro motivo, como hemorroides internas o un desgarro (fisura anal). Si se forma un coágulo de sangre en la hemorroide externa, puede ser necesario que se elimine el coágulo para aliviar el dolor.

Sepa más

Mire

Cuidado personal

El tratamiento en el hogar puede evitar que las hemorroides empeoren. Se trata principalmente de tener hábitos intestinales saludables.

Puede usar las siguientes sugerencias para evitar que las hemorroides empeoren o para aliviar sus síntomas.

  • Evite el estreñimiento.

    Añada fibra a las comidas poco a poco. Coma alimentos con mucha fibra, como frutas, verduras y granos integrales. Y beba abundante agua. Estas cosas pueden ayudar a prevenir las heces duras.

  • Evite que empeoren las hemorroides.
    • Después de la evacuación del intestino, séquese el ano suavemente con papel higiénico blanco humedecido con agua o con un agente limpiador. O puede usar toallitas húmedas para bebés u otras toallas prehumedecidas (como Preparation H o Tucks).
    • Evite frotarse la zona anal. Puede enjuagarse en la ducha o en un bidé, en lugar de limpiarse con papel higiénico. Después de limpiarse, dese toques suaves en la zona anal para secarla con una toalla o una tela suave y absorbente.
    • No use jabones que contengan perfumes o tintes.
  • Alivie el dolor y la comezón.
    • Tome analgésicos de venta libre. El acetaminofén (Tylenol) puede ayudarle con el dolor. La aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno (Motrin) y el naproxeno (Aleve) pueden ayudarle con el dolor y la hinchazón.
    • Colóquese hielo varias veces al día durante 10 minutos cada vez. Después, colóquese una compresa tibia en la zona anal durante otros 10 a 20 minutos.
    • Tome un baño de asiento. Llene la tina solo con la cantidad suficiente de agua tibia necesaria para cubrirle la zona anal. Haga esto varias veces al día, especialmente después de las evacuaciones del intestino. Permanezca en la tina durante alrededor de 15 minutos por vez. ¡Tenga cuidado! Si el agua está demasiado caliente, podría quemarse.
    • Use medicamentos de venta libre según le recomiende el médico o farmacéutico. Estos incluyen pomadas, cremas y supositorios. Algunos ejemplos incluyen óxido de cinc, vaselina y Preparation H.
  • Tómese un día de reposo en la cama.

    Haga esto para aliviar la presión de las venas inflamadas e irritadas. Si está embarazada, podría resultarle útil dormir de lado. Si no está embarazada, dormir boca abajo con una almohada debajo de las caderas ayudará a disminuir la hinchazón de las hemorroides.

  • Trate de no sentarse o permanecer de pie durante mucho tiempo.

    Limite el estar sentado y de pie cuando las hemorroides estén irritadas. Si debe sentarse por mucho tiempo, siéntese en un cojín.

  • Evite levantar objetos pesados.
  • Use ropa interior de algodón.

    Previene la acumulación de humedad, que puede irritar las hemorroides.

  • Use ropa holgada.

    Esto reduce la presión en la zona anal.

Sepa más

Medicamentos

Los medicamentos pueden ayudar a aliviar los síntomas de las hemorroides. Los tratamientos de venta libre que puede probar incluyen:

  • Pomadas que protegen la piel. Estas son los mejores productos de venta libre para las hemorroides. Forman una barrera sobre las hemorroides. Esto puede prevenir más daños y reducir la comezón. Algunos ejemplos incluyen óxido de zinc y vaselina.
  • Supositorios. Estos pueden ayudar a aliviar la irritación. También pueden lubricar el conducto anal durante las evacuaciones del intestino. Incluyen Preparation H y Tucks.
  • Pomada hidrocortisona 1%. Se trata de un tipo de medicamento esteroide. Puede aliviar la hinchazón y la comezón.
  • Productos que adormecen una zona. Aunque estos productos ayudan a algunas personas, otras se vuelven alérgicas a ellos. Pregúntele al médico antes de usarlos. A menudo, estos productos tienen "-caína" en el nombre o en los ingredientes.
  • Analgésicos de venta libre. El acetaminofén puede ayudarle con el dolor. La aspirina y otros medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) como el ibuprofeno y el naproxeno pueden ayudarle con el dolor y la hinchazón.

Sepa más

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.