Meningitis

Conceptos básicos de la afección

¿Qué es la meningitis?

La meningitis es una inflamación del revestimiento que rodea al cerebro y la médula espinal. Suele estar causada por una infección. La infección ocurre la mayoría de las veces en niños, adolescentes y adultos jóvenes. También corren el riesgo adultos mayores y personas que tienen problemas de salud a largo plazo, como un sistema inmunitario debilitado.

Existen dos clases principales de meningitis. Estas son:

Meningitis viral.

Esta es bastante común. Generalmente no causa enfermedad grave. En los casos graves, puede causar fiebre prolongada y convulsiones.

Meningitis bacteriana.

Esta no es tan común, pero es muy grave. Debe tratarse de inmediato para prevenir daño cerebral y la muerte.

¿Cuál es la causa?

La meningitis viral está causada por virus. La meningitis bacteriana está causada por bacterias. La meningitis también puede estar causada por otros organismos y algunos medicamentos, pero esto es poco común. La mayoría de las formas de la meningitis son contagiosas. Los microbios que la causan pueden transmitirse de una persona a otra.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas más comunes en los adolescentes y los adultos son:

  • Rigidez y dolor en el cuello, especialmente al tratar de tocar el pecho con la barbilla.
  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza.
  • Vómitos.
  • Dificultad para permanecer despierto.
  • Convulsiones.

Los niños, los adultos mayores y las personas con otros problemas médicos pueden tener síntomas diferentes:

  • Los bebés pueden estar malhumorados y negarse a comer. Pueden tener un salpullido. Pueden llorar cuando los tienen en brazos.
  • Los niños pequeños pueden actuar como si tuvieran gripe. Pueden toser o tener problemas para respirar.
  • Los adultos mayores y las personas con otros problemas médicos pueden tener solamente un ligero dolor de cabeza y fiebre.

Es muy importante ver a un médico de inmediato si usted o su hijo tiene estos síntomas. Solamente un médico puede decir si están causados por meningitis viral o bacteriana. Y la meningitis bacteriana puede ser mortal si no se trata de inmediato.

¿Cómo se diagnostica?

Su médico le hará preguntas sobre su salud y le hará un examen. Para detectar meningitis, suele hacerse una punción lumbar. Se extrae una muestra de líquido de alrededor de la columna vertebral y se la somete a análisis. Su médico también puede hacer otras pruebas, como análisis de sangre, una tomografía computarizada o una resonancia magnética.

¿Cómo se trata la meningitis?

Con casos leves de meningitis viral, es posible que usted solo necesite tratamiento en el hogar, como beber líquidos adicionales y tomar medicamentos para el dolor y la fiebre. La meningitis bacteriana se trata con antibióticos en un hospital. También podrían darle medicamentos esteroideos. Lo observarán atentamente para ayudar a prevenir problemas graves, como pérdida de la audición, convulsiones o daño cerebral.

¿Puede prevenirse?

La mejor manera de proteger a su hijo de la meningitis es asegurarse de que su hijo reciba todas las vacunas estándares para los niños. Estas incluyen las vacunas contra la meningitis, el sarampión, la varicela, Haemophilus influenzae tipo B (Hib) y la infección por neumococos. Hable con el médico acerca de si su hijo necesita la vacuna antimeningocócica.

Cómo se transmite

Los microbios que causan la meningitis pueden transmitirse de muchas maneras. Esto incluye:

  • Durante el parto. Una madre puede transmitir los microbios que causan la meningitis a su bebé aun si no tiene síntomas.
  • A través de las heces. Las heces podrían tener enterovirus o ciertos tipos de bacterias. Lávese las manos con frecuencia. Puede ayudarles a usted y a sus hijos a prevenir una infección.
  • A través de la tos y los estornudos. Las personas infectadas pueden transmitir ciertas bacterias que normalmente se encuentran en la saliva o el moco.
  • Por medio de besos, contacto sexual o contacto con sangre infectada. Los virus que causan meningitis pueden transmitirse de una persona infectada a otra persona.
  • Por comer ciertos alimentos. Comer alimentos contaminados con la bacteria Listeria monocytogenes puede causar meningitis.
  • Por roedores e insectos. Sin embargo, esto es poco común.

Sepa más

Qué aumenta su riesgo

Los factores de riesgo para la meningitis incluyen:

  • Antecedentes genéticos. Algunas personas pueden heredar la tendencia a tener meningitis.
  • Lugares donde viven muchas personas. Las personas en campamentos, guarderías, escuelas y dormitorios universitarios son más propensas a contraer meningitis.
  • Tener otras infecciones. Esto incluye infecciones de las vías respiratorias altas, paperas, tuberculosis (TB), sífilis, enfermedad de Lyme y enfermedades causadas por los virus del herpes.
  • No aplicarse las vacunas infantiles. La gente que no se vacunó contra las paperas, la enfermedad de Hib o infecciones neumocócicas antes de los 2 años de edad es más propensa a contraer meningitis.
  • La edad. Los adultos mayores que no se han puesto una vacuna antineumocócica tienen más probabilidades de contraer meningitis.
  • No tener un bazo funcional. El bazo es parte del sistema inmunitario del organismo.
  • Viajar a zonas donde la enfermedad es común.

Determinados problemas médicos también pueden aumentar su riesgo de meningitis.

Prevención

Las vacunas infantiles son la mejor manera de prevenir la meningitis. También puede tomar otras medidas para reducir su riesgo de contraer o transmitir la meningitis. Estas son algunas cosas que puede hacer.

  • Vacúnese.

    Las vacunas impiden que los microbios causen algunas de las enfermedades que pueden dar lugar a la meningitis. Estas incluyen inyecciones para lo siguiente:

    • Sarampión, paperas y rubéola (MMR).
    • Varicela.
    • Enfermedad por Hib.
    • Enfermedad neumocócica (PPSV23 o conjugado neumocócico). Recibir esta vacuna generalmente protege a las personas del tipo de bacterias que tienen más probabilidades de causar la muerte por meningitis.
    • Enfermedad meningocócica (conjugada o MenB). Estas vacunas pueden recomendarse para personas con ciertas afecciones médicas o para aquellas que viajan a lugares donde la enfermedad es común. Pueden recomendarse para quienes viven en viviendas compartidas y están cerca de un brote. A veces se necesitan vacunas de refuerzo.
  • Si entra en contacto cercano con alguien que tiene meningitis bacteriana, llame al médico.

    Tomar antibióticos podría evitar que contraiga la enfermedad. Si su contacto es solo casual, por ejemplo, en la escuela o en el trabajo, tal vez no necesite tomar antibióticos.

  • Manténgase alejado de personas que la tengan.
  • Aparte a las personas con meningitis de las demás personas en el hogar.
  • Lávese las manos con frecuencia si tiene meningitis o está cuidando a alguien que la tenga.

    Lávese las manos después de usar el baño o de ayudar a un niño enfermo a usar el baño, después de cambiarle los pañales a un bebé enfermo y después de haber tocado sábanas usadas, toallas, ropa o artículos personales de una persona enferma.

  • Evite el contacto con animales salvajes.

    Y tome medidas para evitar las picaduras de insectos, como mosquitos y garrapatas, que podrían ser portadores de las bacterias o virus que causan la enfermedad.

Se ha descubierto un vínculo entre la meningitis y los implantes cocleares para la pérdida grave de audición. Para ayudar a protegerse de la meningitis, los expertos recomiendan que las personas con implantes cocleares se apliquen la vacuna antineumocócica. Además, algunas personas con implantes tienen infecciones de oído antes de contraer meningitis, por lo que es importante tratar de inmediato las infecciones del oído con antibióticos.

Sepa más

Síntomas

Los síntomas de la meningitis bacteriana la mayoría de las veces aparecen repentinamente.

Los síntomas de la meningitis viral pueden aparecer repentinamente o pueden presentarse lentamente a lo largo de varios días.

Los síntomas más comunes de cualquiera de ambas formas de la meningitis incluyen:

  • Fiebre.
  • Dolor de cabeza intenso que no desaparece.
  • Rigidez y dolor en el cuello, especialmente al tratar de tocar el pecho con la barbilla.
  • Vómitos.
  • Confusión y nivel disminuido de conciencia.
  • Convulsiones.

Los síntomas menos comunes incluyen:

  • Sentirse aletargado.
  • Dolores musculares y debilidad.
  • Tener sensaciones extrañas (como hormigueo) o debilidad en todo el cuerpo.
  • Sensibilidad en los ojos y dolor en los ojos a causa de luces brillantes.
  • Salpullido con manchas de color morado oscuro.
  • Episodios de mareos.

Es muy importante ver a un médico de inmediato si usted o su hijo tiene estos síntomas. Solamente un médico puede decir si están causados por meningitis viral o bacteriana. Y el tipo bacteriano puede ser mortal si no se trata de inmediato.

Los bebés, los niños pequeños, los adultos mayores y las personas con otras afecciones médicas tal vez no tengan los síntomas habituales de la meningitis.

  • En los bebés, las señales de esta pueden ser fiebre, irritabilidad que es difícil de calmar, apetito reducido, salpullido, vómito y un llanto agudo. Los bebés también podrían tener el cuerpo tieso y abultamientos blandos en la cabeza que no son causados por el llanto. Los bebés con meningitis pueden llorar cuando se los alza.
  • Los niños pequeños con meningitis pueden actuar como si tuvieran gripe. O pueden toser o tener problemas para respirar.
  • Los adultos mayores y las personas con otras afecciones médicas pueden tener solamente un ligero dolor de cabeza y fiebre. Tal vez no se sientan bien y pueden tener poca energía.

Qué ocurre

La evolución de la meningitis a menudo depende de su edad, su estado general de salud y del organismo que causa la infección. La enfermedad puede variar de leve a grave.

La meningitis viral es más común a finales del verano y comienzos del otoño. Generalmente no causa enfermedad grave. Una visita al médico seguida de tratamiento en el hogar puede ser todo lo que necesite.

Puede mejorarse dentro de 2 semanas. Pero algunas personas pueden sentirse aturdidas y cansadas por varios meses después de la enfermedad.

La meningitis bacteriana ocurre la mayoría de las veces desde finales del invierno a comienzos de la primavera. Generalmente causa enfermedad grave y puede ser mortal. Los síntomas suelen presentarse repentinamente y durar entre 2 y 3 semanas. Una persona con meningitis bacteriana recibe tratamiento con antibióticos en un hospital.

Cuándo llamar a un médico

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato si:

  • Usted o su hijo tienen síntomas de meningitis grave, como fiebre, convulsiones y confusión.
  • Su bebé tiene señales de meningitis grave, como problemas para respirar o fiebre con un abultamiento blando en la cabeza que no está causado por llorar.

Llame a su médico ahora mismo si:

  • Usted o su hijo tienen síntomas de meningitis, como dolor de cabeza intenso y persistente, cuello tieso, fiebre, salpullido, náuseas y vómito.
  • Usted o su hijo tienen meningitis viral que no mejora con el tratamiento en el hogar después de 3 días.
  • Usted o su hijo está recibiendo tratamiento para la meningitis viral y tiene señales de complicaciones, como fiebre que dura más de 3 días completos y que no baja durante el tratamiento en el hogar.
  • Su bebé tiene fiebre que viene y se va, diarrea, vómito, el abdomen hinchado y un llanto agudo.

Llame a su médico enseguida si cree que puede haber estado expuesto a la meningitis. Pueden tratarlo con antibióticos. Esto puede evitar que se enferme.

Conducta expectante

La conducta expectante es un enfoque de esperar y ver qué sucede.

No es una buena opción si cree que usted o su hijo tiene meningitis, porque no puede decir qué tipo de meningitis podría ser. Llame a su médico en cuanto aparezcan síntomas.

Exámenes y pruebas

Su médico le hará preguntas sobre su salud, lo examinará y le hará una o más pruebas.

El médico casi siempre hará una punción lumbar. Se coloca una aguja larga y delgada en el conducto vertebral. El médico usa la aguja para recolectar muestras de líquido raquídeo para detectar bacterias y virus.

Otras pruebas que pueden hacerse incluyen lo siguiente:

Sepa más

Mire

Generalidades del tratamiento

Con casos leves de meningitis viral, tal vez solo necesite tratamiento en el hogar. Esto incluye beber líquidos adicionales y tomar medicamentos para el dolor y la fiebre.

La meningitis bacteriana o la meningitis viral grave pueden requerir tratamiento en un hospital. Esto incluye:

  • Medicamentos como antibióticos, medicamentos esteroideos y medicamentos para reducir la fiebre.
  • Oxigenoterapia. Esta se hace si usted tiene problemas para respirar. Si una persona está demasiado enferma como para respirar por sí misma, podría necesitar un aparato que se llama respirador.
  • Tratamientos para extraer mucosidad de los bronquios.
  • Tratamiento de apoyo. En el hospital, los médicos lo observarán atentamente y le brindarán tratamiento si es necesario.

La mayoría de los adultos saludables que se han recuperado de la meningitis no necesitan atención de seguimiento. Pero los bebés y los niños siempre necesitan atención de seguimiento después de que mejoran. Esto es para controlar si hay problemas a largo plazo causados por la enfermedad.

Sepa más

Cuidado personal

Por lo general, la mayoría de las personas que tienen meningitis viral solo necesitan tratamiento en el hogar.

  • Descanse lo suficiente.

    El descanso estimula la sanación y proporciona alivio de los síntomas como el dolor de cabeza. Las actividades tranquilas, como leer libros, los juegos de mesa, mirar videos o escuchar música ayudan a pasar el tiempo.

  • Tome medidas para bajar la fiebre.

    Pueden usarse toallitas frías para la frente, baños con agua fresca y medicamentos como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil) para bajar la fiebre, si es necesario. Sea prudente con los medicamentos. Lea y siga todas las indicaciones de la etiqueta.

  • Use medicamentos para aliviar los dolores de cabeza y los dolores musculares.

    El dolor leve por lo general puede aliviarse con medicamentos como acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Advil).

  • Prevenga la deshidratación.

    Beba líquidos como agua, jugos, tés y bebidas rehidratantes para evitar deshidratarse. A los niños pueden gustarles las barras de jugo heladas o los raspados.

  • Preste atención a señales de complicaciones.

    Cuando está enfermo, las complicaciones más comunes incluyen fiebre que dura más de lo esperado y convulsiones. Después de recuperarse, preste atención a señales de complicaciones a largo plazo, como pérdida de la audición.

    Algunas personas con complicaciones durante la enfermedad pueden tener que recibir tratamiento en un hospital.

Sepa más

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.