Nefropatía diabética

Conceptos básicos de la afección

¿Qué es la nefropatía diabética?

La nefropatía diabética consiste en daño a los riñones a causa de la diabetes. Esto a veces se llama nefropatía diabética. En casos graves puede conducir a insuficiencia renal. Pero no todas las personas con diabetes tienen daño renal.

¿Cuál es la causa?

Los riñones tienen muchos vasos sanguíneos diminutos que filtran los desechos de la sangre. Un nivel alto de azúcar en la sangre debido a la diabetes puede destruir estos vasos sanguíneos. Con el tiempo, el riñón no puede hacer su trabajo tan eficientemente. Más adelante puede dejar de funcionar por completo. Esto se llama insuficiencia renal.

¿Cuáles son los síntomas?

No hay síntomas en las fases tempranas. De modo que es importante hacerse análisis de orina en forma regular para detectar daño renal en forma temprana. A medida que los riñones tienen menos capacidad para realizar su trabajo, es posible que tenga hinchazón en el cuerpo, a menudo en los pies y las piernas. Otros síntomas pueden incluir apetito deficiente, pérdida de peso y debilidad.

¿Cómo se diagnostica?

La nefropatía diabética se diagnostica mediante pruebas que evalúan lo bien que están funcionando los riñones. Estas incluyen una prueba que detecta una proteína que se llama albúmina en la orina. Otra prueba evalúa lo bien que los riñones filtran los desechos de la sangre. Esto se llama filtración glomerular estimada (eGFR, por sus siglas en inglés).

¿Cómo se trata la nefropatía diabética?

El principal tratamiento para la nefropatía diabética consiste en medicamentos para reducir la presión arterial y prevenir o retrasar el daño renal. Hacer cambios en el estilo de vida puede ayudar. Mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites recomendados también puede ayudar a retrasar el daño renal.

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Las Medidas prácticas le ayudan a la gente a participar activamente en la gestión de una condición de salud.

Prevención

Para ayudar a prevenir daño renal, mantenga el azúcar en la sangre dentro de los límites recomendados y contrólese la presión arterial. Haga esto comiendo alimentos saludables, manteniéndose en un peso saludable, haciendo ejercicio en forma regular y tomando medicamentos según las indicaciones. Si hay proteína en la orina, los medicamentos para la presión arterial alta pueden ayudar a evitar que el daño renal empeore.

Síntomas

No hay síntomas en las fases tempranas de la nefropatía diabética. Si tiene daño renal, pueden aparecer pequeñas cantidades de proteína en la orina. (Esto se llama albuminuria).

A medida que la nefropatía diabética avanza, sus riñones no pueden hacer su tarea como deberían. No pueden eliminar las toxinas ni equilibrar las sustancias químicas en la sangre correctamente. Usted puede:

  • Perder más proteína por la orina.
  • Tener presión arterial más alta.
  • Tener niveles más altos de colesterol y de triglicéridos.

Podría manifestar síntomas si su enfermedad renal empeora. Estos incluyen:

  • Hinchazón (edema), primero en los pies y las piernas y más adelante en todo el cuerpo.
  • Apetito deficiente.
  • Pérdida de peso.
  • Debilidad.
  • Sentirse cansado o agotado.
  • Náuseas o vómito.
  • Problemas para dormir.

Si los riñones están gravemente dañados, los niveles de azúcar en la sangre pueden caer. Esto es porque los riñones no pueden eliminar el exceso de insulina ni filtrar los medicamentos que aumentan la producción de insulina.

Exámenes y pruebas

La nefropatía diabética se diagnostica mediante pruebas que evalúan lo bien que están funcionando los riñones. Estas incluyen una prueba que detecta una proteína (albúmina) en la orina. Otra prueba evalúa lo bien que los riñones filtran los desechos de la sangre. Esto se llama filtración glomerular estimada (eGFR, por sus siglas en inglés).

Una prueba de albúmina en la orina puede detectar cantidades muy pequeñas de proteína en la orina. Esto permite a los médicos detectar la nefropatía en una fase temprana. Comenzar el tratamiento temprano puede prevenir un mayor daño a los riñones.

La eGFR se mide usando una fórmula que compara la talla, edad, sexo y raza de una persona con niveles de creatinina en la sangre. A medida que la enfermedad renal empeora, el número de eGFR desciende.

El momento en el que su médico comience a evaluar su función renal depende del tipo de diabetes que usted tenga. Una vez que comiencen las pruebas, deben realizarse todos los años.nota 1

Sepa más

Generalidades del tratamiento

El principal tratamiento es medicamento para reducir la presión arterial y prevenir o retrasar el daño a los riñones. Los medicamentos incluyen:

  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina, también llamados inhibidores de ECA.
  • Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II, también llamados ARB, por sus siglas en inglés.

Hay otras medidas que puede tomar. Por ejemplo:

  • Mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites deseados.
  • Colabore con su médico para mantener la presión arterial bajo control.
  • Coma alimentos saludables para el corazón y haga ejercicio en forma regular.
  • Limite las proteínas. Comer demasiadas proteínas es demandante para los riñones. Hable con su médico o dietista sobre la cantidad de proteína que es adecuada.
  • Limite la sal. Esto le ayuda a evitar que la presión arterial alta empeore.

A medida que el daño renal empeora, la presión arterial y el nivel de colesterol se elevan. Tal vez necesite tomar más de un medicamento para tratar estos problemas. Si el daño se vuelve intenso, tal vez necesite diálisis renal o un trasplante.

Sepa más

Mire

Cuidado personal

  • Tome los medicamentos tal como le fueron indicados. Es muy importante que tome la insulina u otros medicamentos para la diabetes según las indicaciones de su médico. Llame a su médico si cree estar teniendo un problema con su medicamento.
  • Trate de mantener el azúcar en la sangre dentro de los límites ideales para usted.
    • Consuma una variedad de alimentos saludables y siga su plan de alimentación para saber cuántos carbohidratos necesita para las comidas y los refrigerios. Es posible que el médico le limite las proteínas. Un dietista puede ayudarle a planear las comidas.
    • Si su médico lo recomienda, haga más ejercicio. Caminar es una buena opción. Poco a poco, aumente la cantidad que camina todos los días. Trate de hacer al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana.
    • Revísese el azúcar en la sangre con la frecuencia que le recomiende su médico.
  • Tómese y registre la presión arterial en casa si su médico se lo indica. Para tomarse la presión arterial en casa:
    • Pídale a su médico que revise el medidor de presión arterial. El médico puede asegurarse de que sea preciso y de que el manguito le quede bien. Pídale también que lo observe para asegurarse de que lo usa de la manera correcta.
    • No utilice productos de tabaco ni medicamentos que se sabe que aumentan la presión arterial (como algunos descongestionantes nasales en forma de aerosol) antes de tomarse la presión arterial.
    • Evite tomarse la presión arterial si acaba de hacer ejercicio o si está nervioso o disgustado. Descanse durante al menos 15 minutos antes de tomarse la presión arterial.
  • Siga una dieta baja en sal como ayuda para mantener la presión arterial dentro de sus límites ideales.
  • No fume. Fumar eleva su riesgo de muchos problemas de salud, incluida la nefropatía diabética. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con su médico sobre programas y medicamentos para dejar de fumar. Estos pueden aumentar sus probabilidades de dejar de fumar para siempre.
  • No tome ibuprofeno, naproxeno o medicamentos similares a menos que su médico se lo indique. Estos medicamentos podrían empeorar los problemas renales.

Sepa más

Mire

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Diabetes Association (2021). Standards of medical care in diabetes—2021. Diabetes Care, 44(Suppl 1): S1–S232. Accessed January 5, 2021.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.