Rabdomiólisis

Conceptos básicos de la afección

¿Qué es la rabdomiólisis?

La rabdomiólisis es un problema muscular poco frecuente pero grave. Cuando usted lo tiene, sus células musculares se desintegran o disuelven. El contenido de esas células se filtra a la sangre. Una vez que está en la sangre, ese material puede trasladarse a varias partes del cuerpo y causar problemas.

Si no se trata, esta afección puede ser mortal. Pero cuando se trata de inmediato, la mayoría de las personas se recuperan por completo.

¿Cuál es la causa?

La rabdomiólisis puede ser causada por una variedad de problemas, tales como:

Lesión muscular grave.

Esta puede ser causada por una presión prolongada sobre el tejido muscular, agotamiento por calor, esfuerzo físico extremo, convulsiones o quemaduras eléctricas.

Medicamentos.

Los medicamentos que pueden causar este problema incluyen estatinas, colchicina, fenitoína y algunos suplementos dietéticos.

Sustancias tóxicas.

Las sustancias tóxicas son aquellas que son venenosas, como el alcohol, la cocaína, las picaduras de avispas, las mordeduras de serpiente y el monóxido de carbono.

Ciertas infecciones.

Estas incluyen la salmonelosis, la gripe, la enfermedad del legionario y algunas infecciones sanguíneas.

¿Cuáles son los síntomas?

Los primeros síntomas suelen ser difíciles de reconocer. Los síntomas incluyen:

  • Músculos débiles.
  • Dolor.
  • Rigidez.
  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Orina de color oscuro.

¿Cómo se diagnostica?

El médico le hará preguntas sobre sus síntomas y antecedentes de salud y le hará un examen físico. El diagnóstico se confirma mediante análisis de sangre y orina.

¿Cómo se puede prevenir?

Usted puede tomar medidas para evitar que la rabdomiólisis vuelva a ocurrir.

  • Siga los consejos de su médico acerca de dejar de tomar cualquier medicamento que pudiera haber ayudado a causar el problema.
  • Los líquidos ayudan a que los riñones filtren y eliminen sustancias que pueden causar problemas. Asegúrese de ingerir suficiente líquido, especialmente:
    • Después del ejercicio intenso.
    • Después de cualquier afección que pudiera haber causado daño a los músculos esqueléticos. Estos son músculos que le ayudan a moverse, caminar y levantar objetos.

Si tiene una enfermedad renal, cardíaca o hepática y tiene que restringir los líquidos, hable con su médico antes de aumentar la cantidad de líquido que bebe.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.