Radioterapia para el cáncer de próstata

Radioterapia para el cáncer de próstata

Generalidades del tratamiento

La radioterapia usa dosis altas de radiación, como los rayos X, para destruir las células cancerosas. La radiación daña el material genético de las células de modo que no pueden multiplicarse. La radiación daña las células normales así como las cancerosas. Sin embargo, las células normales pueden repararse por sí solas y funcionar, mientras que las células cancerosas no pueden hacerlo.

La radioterapia puede usarse sola o en combinación con el tratamiento hormonal para tratar el cáncer de próstata. Su eficacia es mayor para el tratamiento de cánceres que no se han diseminado fuera de la próstata. Pero también puede usarse si el cáncer se ha diseminado al tejido cercano. La radiación a veces se usa después de la cirugía para destruir cualquier célula cancerosa restante y para aliviar el dolor debido al cáncer metastásico.

La radioterapia para tratar el cáncer de próstata puede hacerse de dos maneras. Cuando se administra desde una máquina fuera del cuerpo, se llama radiación de haz externo (EBRT, por sus siglas en inglés). Cuando la radiación se coloca dentro del cuerpo, se llama radiación interna o braquirradioterapia.

A veces, el tratamiento combina braquirradioterapia con radiación externa de dosis baja. En otros casos, un tratamiento que combina la cirugía con radiación externa o terapia hormonal puede usarse junto con la braquirradioterapia.

Antes de programar la radioterapia, es probable que su médico le indique una gammagrafía ósea y una tomografía computarizada para determinar si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo. Si este es el caso, el médico puede ofrecerle la opción de participar en un ensayo clínico para el tratamiento.

Los tratamientos de radiación en la próstata pueden dañar el recto, que está detrás de la próstata. Su médico puede sugerirle el uso de un espaciador de hidrogel. Es un gel a base de agua. Antes de someterse a tratamientos de radiación, se inyecta el gel en el espacio entre la próstata y el recto. El gel se solidifica rápidamente y permanece sólido durante aproximadamente 3 meses. Después de eso, se disuelve. El espaciador protege el recto de una gran parte de la radiación dirigida a la próstata.

Tipos de radiación

La radioterapia para tratar el cáncer de próstata puede hacerse de dos maneras:

Radioterapia de haz externo.
Esta usa una máquina grande que apunta con un haz de radiación al tumor. Se puede poner un tatuaje diminuto de tinta en la piel de modo que el haz de radiación pueda apuntarse en el mismo lugar para cada tratamiento. Esto ayuda a proteger de la radiación el tejido sano de alrededor.
Radioterapia interna (braquirradioterapia).
Esta se hace con semillas diminutas que contienen material radioactivo. El médico usa agujas para introducir las semillas en la próstata. Se colocan a través de la piel entre el ano y el escroto (perineo). El médico usa la ecografía para ubicar la próstata y guiar las agujas.

A veces, el cáncer de próstata se trata con radioterapia tanto externa como interna.

Qué esperar

Los efectos secundarios de la radioterapia para el cáncer de próstata pueden incluir:

  • Sentir mucho cansancio (fatiga).
  • Pérdida del apetito.
  • Cambios en la piel, si se somete a radiación externa. La piel de la zona tratada puede tener aspecto y sensación de haberse quemado por el sol.
  • Problemas urinarios. Estos pueden incluir dolor al orinar, orinar con frecuencia, una fuerte necesidad de orinar o expulsar sangre en la orina.
  • Problemas intestinales. Estos pueden incluir dolor en el recto, diarrea, sangre en las heces y fugas de heces.
  • Problemas de erección. Puede tener dificultad para lograr o mantener una erección. Estos problemas podrían empeorar lentamente en el transcurso de varios años.

Algunos efectos secundarios comienzan durante el tratamiento y desaparecen cuando finaliza. Otros comienzan más tarde y pueden convertirse en problemas a largo plazo. Su equipo médico puede decirle qué esperar del tipo de radioterapia que reciba. Y es posible que tengan ideas que le ayudarán a controlar los efectos secundarios.

Por qué se hace

La radioterapia se usa para:

  • El cáncer que no se ha diseminado en hombres por lo general saludables que tienen menos de 70 años.
  • El cáncer que se ha diseminado a los huesos, que no mejora con tratamiento hormonal y que causa dolor.
  • El cáncer que ha reaparecido en la próstata después de la cirugía.
  • Las células cancerosas que pueden quedar después de la cirugía, especialmente si no puede extirparse todo el cáncer.

Cuál es su eficacia

Para los hombres con cáncer de próstata localizado, la radiación es tan eficaz como la cirugía para tratar el cáncer. Con cualquiera de los dos tratamientos, la probabilidad de que el cáncer se disemine es baja. Un estudio observó a hombres que tenían cáncer de próstata localizado y encontró que el riesgo de muerte era muy bajo (aproximadamente uno de cada 100 hombres). El estudio encontró que el riesgo de morir era aproximadamente el mismo, sin importar el tratamiento que eligieran los hombres.nota 1

Para los hombres con cáncer de próstata avanzado que se ha diseminado más allá de la próstata pero no a los ganglios linfáticos o los huesos, la radiación de haz externo combinada con la terapia hormonal puede ser más eficaz que la cirugía. Este tratamiento a menudo controlará el crecimiento del cáncer y proporcionará a los hombres muchos años sin cáncer.nota 2

La radioterapia también es eficaz para tratar el dolor cuando el cáncer de próstata se ha diseminado al hueso.nota 3

Riesgos

La radioterapia para el cáncer de próstata puede aumentar su riesgo de tener otro cáncer más adelante. Estos pueden incluir cáncer de vejiga o rectal.

Para los hombres con cáncer de próstata de mayor riesgo, la radioterapia se puede administrar junto con la terapia hormonal. La terapia hormonal tiene efectos secundarios, como la pérdida de densidad ósea y de masa muscular. También puede aumentar el riesgo de fracturas óseas, diabetes y enfermedad cardíaca.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Hamdy FC, et al. (2016). 10-year outcomes after monitoring, surgery, or radiotherapy for localized prostate cancer. New England Journal of Medicine, 375(15): 1415–1424. DOI: 10.1056/NEJMoa1606220. Accessed November 3, 2016.
  2. National Cancer Institute (2012). Prostate Cancer Treatment (PDQ)—Health Professional Version. Available online: http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/prostate/HealthProfessional.
  3. D'Amico AV, et al. (2012). Radiation therapy for prostate cancer. In AJ Wein et al., eds., Campbell-Walsh Urology, 10th ed., vol. 3, pp. 2850–2872. Philadelphia: Saunders.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2021 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.