The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.

Has entrenado, te has alimentado y has dormido bien y tienes la música más motivadora sonando en los oídos. Pero aún no hay garantías de que no llegarás a ese punto que los corredores llaman "llegar al límite". Quizás es físico, quizás psicológico, o probablemente ambos. Estos son algunos consejos que te ayudarán a motivarte cuando enfrentes algún momento difícil durante el entrenamiento o, incluso, el día de la carrera.

Recuerda cuál es tu motivación

La mayoría de las personas tienen un motivo para correr, ya sea porque les gustan los desafíos, quieren mantenerse en forma para vivir bien y por mucho tiempo, o en honor a otra persona. Cuando te sientes desmotivado, cansado o que no diste el todo en una carrera, enfócate en tu razón para correr. Deja que sea tu impulso.

Busca tu ritmo

Mientras entrenas, averigua qué te ayuda a obtener el rendimiento máximo. Estas son algunas opciones para considerar:

  • Escuchar música o un podcast
  • Correr solo o acompañado
  • Prepararte con alimentos e hidratación para antes, durante y después del entrenamiento
  • Registrar tu tiempo y distancia de carrera con un reloj o dispositivo, GPS, marcadores de millas escénicos o familia y amigos en diferentes ubicaciones
  • Repetir un mantra o una afirmación a ti mismo

Cambiar tu enfoque y hablarte positivamente puede influir enormemente en tu cuerpo y mente, pero requiere un poco de esfuerzo. Asegúrate de practicarlo durante el entrenamiento hasta que se vuelva un hábito. Algunos ejemplos son "Puedo hacer esto", "He entrenado", "Soy fuerte" y "Siempre termino lo que empiezo". Piensa en otros aspectos de tu vida en los que eres exitoso. Luego aplica esas características a la carrera.

Convierte los marcadores en tu guía

Establece marcadores —millas completadas, puntos de referencia, familia y amigos en el camino— y úsalos como motivaciones. En estos marcadores, corre al menos cinco minutos más, luego baja la velocidad, camina o continúa a tu ritmo actual. Repítelo hasta que termines. Los marcadores también pueden ser tu voz interior diciéndote "Sube esta colina corriendo, y luego baja la velocidad".

Confía en tu plan de entrenamiento

Has seguido un plan y ya has logrado mucho. Así que confía en tu gran trabajo y continúa con lo que has aprendido del entrenamiento. Si te pierdes una o dos rutinas durante tu entrenamiento, no dejes que te haga dudar. Recuerda, terminar la carrera requiere la fuerza de tu cuerpo y de tu mente.
Cada carrera será diferente. Algunos factores estarán bajo tu control; otros, no. Pero siempre tendrás control sobre ti; tus decisiones, tus acciones. Recuerda por qué estás corriendo, confía en tu entrenamiento y cree en tu capacidad para terminar. Esto te ayudará a impulsarte y cruzar la meta.

Runners cheering at charity marathon

Teixeira, P, Carraça, E, Markland, D, Silva, M, Ryan, R, Exercise, Physical Activity, and Self-determination Theory: A Systematic Review, National Institutes of Health, 22 de junio de 2012, http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3441783/

Springen, K, Top 6 Exercise Excuses and How to Beat Them, WebMD, 11 de abril de 2012, http://www.webmd.com/fitness-exercise/guide/the-top-6-exercise-excuses-and-how-to-beat-them

12 Tips to Help You Stick with Exercise, WebMD, Reviewed by DerSarkissian, C, 14 de junio de 2017, http://www.webmd.com/balance/change-for-good-15/stick-with-fitness-plan?page=1

La información ofrecida es solo para fines educativos. No constituye asesoramiento médico. Consulta siempre con tu médico para obtener asesoramiento y orientación sobre salud apropiados, incluso antes de comenzar una nueva dieta o programa de ejercicios.