Trastorno de oposición desafiante

Artículo | Marzo de 2018

Trastorno de oposición desafiante

Conocer los síntomas y el tratamiento puede ayudarte a manejar este difícil trastorno

¿Cómo puedo entender mis beneficios de salud mental?

Tratar con un niño difícil puede ser una parte complicada de la crianza. A medida que crecen, los niños suelen atravesar muchas fases. Desafiar la autoridad de los padres es parte de algunas de esas fases, pero a veces el desafío cruza la línea de comportamiento típico y se convierte en un problema de comportamiento diagnosticable.

El trastorno de oposición desafiante (ODD, por sus siglas en inglés) es un patrón de comportamientos desobedientes, hostiles y desafiantes. El patrón debe durar al menos seis meses, y debe ir más allá del mal comportamiento infantil típico. Los síntomas a menudo aparecen durante los años preescolares.

Continúa leyendo para obtener información básica acerca del ODD y de posibles estrategias de tratamiento.

¿Cuáles son los síntomas?

Según MedlinePlus*, estos son algunos de los síntomas del ODD:

  • Desobediencia activa a las peticiones de los adultos
  • Sentir enojo y resentimiento por los demás
  • Discutir con los adultos
  • Culpar a otros por los errores propios
  • Tener pocos amigos (o ninguno) o haberlos perdido
  • Tener problemas constantemente en la escuela
  • Perder la calma
  • Buscar venganza o actuar con rencor
  • Ser susceptible o molestarse con facilidad

¿Cómo se diagnostica?

Otras condiciones pueden causar síntomas similares a los del ODD, por lo que se necesita una evaluación minuciosa para diagnosticarlo. La evaluación debería ver diagnósticos anteriores. Las condiciones relacionadas incluyen el ADHD, el ADD, el trastorno bipolar y la depresión. En muchos casos, el niño puede tener una combinación de trastornos.

¿Cómo puedo manejar la oposición desafiante?

Si tienes problemas para disciplinar a tus niños, puedes intentar algunas de estas estrategias:

  • Establece consecuencias razonables que puedas reforzar constantemente.
  • Incorpora tiempos de pausa o "time-out" si el conflicto con tu niño empeora.
  • Apoya a tu niño si decide que necesita un tiempo de descanso o una pausa ante un conflicto.
  • Usa el refuerzo positivo y halagos cuando el niño muestre cooperación y flexibilidad.

¿Cómo se trata?

Intenta las estrategias anteriores. Si los síntomas de tu niño continúan, quizás desees buscar ayuda de un profesional. El tratamiento puede incluir:

  • Terapia individual: Esta terapia puede ayudar a mejorar las destrezas de comunicación. También puede ayudar con el manejo de la ira, la resolución de problemas y el control de los impulsos.
  • Terapia familiar: La terapia familiar puede ayudar a mejorar la interacción de la familia. Los miembros de la familia trabajarán en sus destrezas de comunicación. Los padres pueden aprender enfoques de crianza más efectivos, y recibir apoyo y recursos.
  • Cursos de entrenamiento parental en grupo: Estos cursos enseñan a los padres cómo mejorar las interacciones familiares. Además, los padres pueden recibir apoyo y consejos de otros padres.
  • Medicamentos: No suele recomendarse el uso de medicamentos para tratar el ODD. Sin embargo, podría ayudar con los síntomas del ODD cuando un niño tiene un segundo diagnóstico (por ejemplo, ADD o ADHD).

Manejar el ODD requiere un gran esfuerzo de toda la familia. Sin embargo, muchos niños con ODD responderán a técnicas positivas de los padres. Si tienes dudas o inquietudes, habla con el pediatra de tu niño.

Girl peering hand made heart shape

Fuente: Substance Abuse and Mental Health Services Administration (SAMHSA). Mental disorders.

Cigna ofrece este material únicamente con fines informativos/educativos. No constituye asesoramiento médico o clínico. Solo un proveedor de cuidado de la salud puede diagnosticar o recomendar un plan de tratamiento. Para más información sobre tus beneficios de salud del comportamiento, puedes llamar a los teléfonos de servicio al cliente o salud del comportamiento que aparecen en tu tarjeta de identificación de cuidado de la salud.