The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.
Estrategias de autocuidado después del regreso de una misión militar

Artículo | Mayo de 2019

Estrategias de autocuidado después del regreso de una misión militar

Una misión militar puede ser muy diferente a la vida diaria en casa. Tus experiencias durante una misión pueden causar reacciones de estrés, incluso después de regresar a casa.

No puedes cambiar lo que sucede debido a una misión, pero puedes ser capaz de manejar mejor el estrés si te cuidas. Esto se denomina “autocuidado”.

El autocuidado puede ayudar a que te sientas más fuerte y más resiliente.
Esto puede hacer que sea más fácil manejar tu transición de regreso a la vida familiar. Estos son algunos consejos de autocuidado que pueden ayudar:

  • Recuerda que eres normal. Sentirse estresado es una respuesta normal a los acontecimientos o a las condiciones inusuales que has experimentado.
  • Habla con otras personas acerca de tus experiencias, como otros veteranos, amigos, seres queridos, tu ministro o un consejero. Hablar sobre los acontecimientos puede ayudarte a procesarlos o manejar tus reacciones.
  • Si no es posible hablar, intenta escribir tus pensamientos y sentimientos. No tienes que compartirlos con otras personas. El solo hecho de expresar con palabras tus experiencias puede ayudarte a entender tus sentimientos y emociones. Escribirlas también puede ser útil para reducir tu sensación de estrés.
  • Prueba métodos de relajación. La respiración profunda, meditación, práctica de concientización o yoga pueden ayudar a aliviar tensiones y generar una sensación de tranquilidad.
  • Si te sientes culpable porque sobreviviste y otros no lo hicieron, busca apoyo para resolver estos sentimientos.
  • Date tiempo para actividades significativas y agradables, como leer un buen libro, realizar prácticas espirituales o caminar al aire libre. Puede significar probar algo nuevo.
  • El ejercicio puede ser útil. Incluso la actividad moderada, como caminar, ayuda a contrarrestar las reacciones de estrés. Consulta a tu médico antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios.
  • Las drogas, incluido alcohol y tabaco, se deben evitar.
  • Debes ser productivo y tomar las decisiones necesarias, pero debes evitar hacer cambios de vida importante hasta que estés completamente adaptado.
  • Piensa en lo que puedes controlar en tu vida. Trabaja en dejar ir aquellas cosas que no puedes controlar.
  • Es posible que otras personas no sepan lo que es importante para ti. Diles lo que necesitas y quieres, y lo que no necesitas y no quieres.
  • Cuida los aspectos básicos de la salud. Duerme lo suficiente para que te sientas bien descansado. Consume comidas periódicas y saludables. Posiblemente esto no sea atractivo o fácil, pero conviértelo en una prioridad. Obtén ayuda si tienes problemas para dormir o comer.
  • Sé paciente contigo mismo, no crítico. Los pensamientos recurrentes, los recuerdos perturbadores y la agitación pueden ser parte de tu experiencia. Permítete adaptarte a tu propio ritmo. Sé bondadoso contigo mismo como lo serías con un ser querido en una situación similar.
Happy couple with their dog at home

Cigna suministra este material únicamente con fines informativos/educativos. No constituye un asesoramiento médico o clínico. Solo un profesional de cuidado de la salud puede diagnosticar o recomendar un plan de tratamiento. Para más información sobre tu cobertura de salud del comportamiento, puedes llamar a los teléfonos de servicio al cliente o de salud del comportamiento, que aparecen en tu tarjeta de identificación de cuidado de la salud.