The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.

Artículo | Marzo de 2018

Entender la ira

Las causas y los efectos de la ira

La ira es una señal emocional que nos recuerda lo que nos gusta y lo que no. Aunque de niños a muchos nos enseñaron a reprimirla, es una emoción sumamente natural. La ira puede tener muchas causas, pero sus efectos dependen de nuestra capacidad de controlarla. Aprende a comprender la ira y conoce los efectos de negar y culpar a los demás, y los resultados positivos que pueden surgir al aceptar nuestra ira.

¿Cuáles son las causas de la ira?

Te cortas mientras te afeitas. Quemas la tostada. No encuentras las llaves. El automóvil no enciende y llegarás tarde a trabajar. Nadie te hizo ninguna de estas cosas. Solo sucedieron. Si les preguntas a los demás, verás que estos "desastres" son bastante normales y que enfadan a casi todas las personas. Sentimos ira cuando percibimos una pérdida del control, o cuando nos sentimos vulnerables y temerosos. Todos pasamos por esto a veces, pero algunos nos irritamos o molestamos con más facilidad que otros.

No niegues tus sentimientos

Muchas veces queremos negar que estamos enfadados. Lo hacemos porque no nos gusta admitirlo o porque la ira nos parece irracional. O tal vez nos avergüenza nuestra falta de control. Todos sentimos ira, aunque no podamos expresarlo. Así que, al negarlo, estamos negando algo que nos hace humanos.

¿Estás echando la culpa a alguien?

A veces queremos echar la culpa a otros por nuestra ira, incluso si no es justo. Algunas personas lo hacen por costumbre. En general, a nadie le gusta rodearse de personas así porque nunca saben cuándo se les echará la culpa injustamente.

Aceptar la ira

Al reconocer y aceptar tu ira, estás camino a controlarla y liberarla de forma responsable. Identificar cuál es la causa, en lugar de negarla o echarle la culpa a los demás, da lugar a la autocomprensión. Una vez identificas lo que provoca tu ira, puedes cambiarlo, tratar con ello de forma responsable o decidir ignorarlo conscientemente. Cuando logras dominar esto, puedes beneficiarte con lo que la ira trata de decirte.

Woman staring off at the ocean

Cigna suministra este material únicamente con fines informativos/educativos. No constituye asesoramiento médico o clínico. Solo un proveedor de cuidado de la salud puede diagnosticar o recomendar un plan de tratamiento. Para más información sobre tus beneficios de salud del comportamiento, puedes llamar a los teléfonos de servicio al cliente o salud del comportamiento que aparecen en tu tarjeta de identificación de cuidado de la salud.