The web browser you are using will no longer be supported by Cigna.com. To continue accessing the site without interruption, please upgrade your browser to the most recent version.
Cómo manejar el impacto de la violencia

Artículo | Octubre de 2018

Cómo manejar el impacto de la violencia

Cómo ayudar a manejar lo que escuchamos sobre temas de violencia y las emociones que provocan.

Dealing with the Impact of Violence

Los sentimientos y las reacciones pueden variar dependiendo de lo cerca que uno esté de quienes experimentaron la violencia. Las personas que sufren el impacto directo pueden tener dificultades y sentir una aflicción muy intensa. No obstante, incluso las personas más alejadas de la situación pueden experimentar una reacción inesperadamente fuerte.

  • En general, las reacciones emocionales son las primeras respuestas más obvias. Es normal sentir conmoción o insensibilidad. El miedo, la ansiedad, la tristeza profunda y la ira también son reacciones normales.
  • Mentalmente, no es raro sentir incredulidad sobre lo que sucedió. Muchas personas no pueden dejar de pensar en el evento o tienen problemas para concentrarse.
  • Las reacciones físicas pueden ser menos frecuentes. A veces las personas no pueden dejar de llorar. Es común que tengan malestar estomacal, latidos fuertes y temblores. Otras veces la respuesta es que se sienten muy cansadas.

Las reacciones fuertes pasan relativamente rápido en la mayoría de las personas. Para otras personas, es posible que duren más tiempo o se detengan y regresen. Recuerda que todas son reacciones normales. No son indicios de problemas de salud mental ni física. Son la forma en que nuestro cuerpo y nuestra mente manejan un evento difícil.

Desafíos de manejar un evento difícil

Manejar la tristeza y la pérdida después de la muerte puede ser difícil. Tener que afrontar una muerte o lesión violenta puede ser aún peor. Es posible que otros pensamientos y sentimientos puedan activarse con la tristeza. ¿Qué puedes experimentar y cuáles son algunas respuestas útiles ante estas preocupaciones adicionales?

Miedo constante

"¿Estoy en riesgo?" Preocuparse por la seguridad es una reacción natural ante noticias de violencia. Puede dar lugar a una respuesta saludable, como tomar medidas preventivas adicionales en situaciones que podrían ser peligrosas. Sin embargo, cuando el miedo no está basado en un riesgo real, estas preocupaciones pueden volverse un problema.

Estrategias:
Debes comprender que pensamientos como "que pasaría si" tienden a aumentar el estrés. Intenta alejar ese tipo de pensamientos y concentrarte en lo que sí puedes controlar. Tal vez te ayude hablar sobre tus inquietudes con personas que te apoyan o con una persona calificada para ayudarte a manejar estos miedos. Puede ser útil que pongas tu riesgo personal en perspectiva.

Manejar la incertidumbre

Cuando ocurre un acto violento, puede llevar tiempo obtener la información precisa de lo sucedido. No tener respuestas, especialmente si el responsable todavía está en libertad, puede ser frustrante y aterrador.

Estrategias:
Es importante obtener información confiable y recopilar datos de fuentes fiables. Apoyarse en los rumores puede aumentar el estrés y la ansiedad. Las fuentes pueden incluir publicaciones periodísticas reconocidas y sitios web de la policía local y entidades gubernamentales.

Preguntas y dudas

Una muerte o una lesión por violencia es un evento inesperado, para el cual nadie está preparado. Es algo que impacta y parece injustificado. Esta casualidad puede perturbar tu sentido de seguridad. Puede llevar a cuestionarte el significado de la vida: "¿Cómo pudo pasarle algo tan malo a una persona tan buena?" Y luchar con todos los "Si tan solo": "Si tan solo hubiera tomado el vuelo más tarde". Para algunos, puede traducirse en culpa por haber sobrevivido: "¿Por qué ellos y no yo?".

Estrategias:
Centrarte en preguntas sin respuestas puede hacer que te sientas indefenso e incapaz de avanzar. Tal vez te ayude hacer una pregunta diferente: "¿Cómo puedo responder a este evento de forma significativa?" La respuesta puede ser un gesto pequeño, como la promesa de demostrarles a tus niños cuánto los amas. O puede ser algo más grande, como empezar a participar en un grupo que apoye el cambio. Por ejemplo, participar en causas que concienticen sobre la salud mental o que trabajen para eliminar la violencia doméstica.

Deseo de venganza

Una muerte o lesión violenta puede provocar sentimientos de ira y frustración. Es normal pensar en una venganza o represalia. El proceso de investigación puede mantener esos sentimientos vivos e incluso empeorarlos. Es muy importante que no reacciones ante estos pensamientos.

Estrategias:
Convertir los pensamientos negativos en actos positivos honra a los afectados y puede ayudarte a canalizar las emociones. Para muchas personas, ayudar a los demás puede contribuir a superar estos sentimientos de ira. Algunas personas encuentran sentido en el voluntariado o trabajando con los afectados o en riesgo de violencia.

Imaginar el miedo de la víctima

La mayoría de nosotros hemos visto muertes violentas en películas y en la televisión. Estas imágenes, además de tu imaginación, pueden crear una imagen aterradora de los momentos finales de la víctima. Estos pensamientos pueden intensificar tu reacción.

Estrategias:
Puede ser difícil concentrarte en otra cosa, pero intenta cambiar tu imagen mental y pensar en algo que te tranquilice. Si conoces a la persona afectada por la violencia, imagina que está haciendo algo que disfruta. Usa esta estrategia para desplazar la imagen perturbadora.

Exceso de medios de comunicación

Los eventos violentos suelen involucrar un crimen y pueden estar en las noticias. Tal vez estés expuesto a constantes relatos gráficos del hecho.

Estrategias:
Ten en cuenta que la cobertura de noticias está diseñada para ser dramática y emotiva. No sigas viendo. Una vez que te enteraste de los hechos, puedes dejar de ver las noticias.

Cómo cuidarte

Puede ser difícil controlar la angustia causada por la violencia. Tal vez te ayude reconocer que el impacto de este incidente nunca desaparecerá por completo. Sin embargo, disminuirá y se integrará en la experiencia tu vida.

Mientras trabajas para lograr esto, permítete estar triste, llorar y hacer el duelo. Recuerda que tus sentimientos son normales. También date permiso para sentirte bien o feliz. Recuerda que la actividad física puede ser una de las mejores formas de aliviar parte del estrés emocional.

Toma tiempo adaptarse y procesar las noticias angustiantes, incluso si no sufriste directamente el impacto. No hay una forma correcta o incorrecta de sentirse, ni tampoco hay una forma correcta o incorrecta para sentirse mejor. Algunas personas necesitan la comodidad de regresar a una rutina. Otras prefieren tomarse un descanso de sus obligaciones habituales. El duelo puede ser un proceso largo; date tiempo.

Es importante buscar ayuda si las reacciones ante el evento perduran con el tiempo o se vuelven agobiantes. Si tu cobertura incluye un Programa de asistencia al empleado (EAP, por sus siglas en inglés), pueden ofrecerte ayuda profesional y conectarte con recursos para obtener apoyo en tu comunidad.

Cigna puede ayudarte​

Si tienes cobertura de EAP a través de Cigna, puedes llamarnos al (877) 622-4327 en cualquier momento para informarte sobre los servicios disponibles para ayudarte durante este período.

Referencias:
Traumatic Stress, Help Guide, Smith, M., Robinson, L., & Segal, J, octubre de 2018,
http://beta.helpguide.org/articles/ptsd-trauma/traumatic-stress.htm
Coping with Trauma: Grief, Loss and Tragic News and Events, UC Berkeley. (n.d.)., octubre de 2018,
https://uhs.berkeley.edu/coping-trauma-grief-loss-and-tragic-news-and-events

Cigna ofrece este material únicamente con fines informativos/educativos. No constituye asesoramiento médico o clínico.