Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Accidente isquémico transitorio (AIT)

Accidente isquémico transitorio (AIT)

Generalidades de la afección

¿Qué es un accidente isquémico transitorio?

Un accidente isquémico transitorio (AIT) ocurre cuando hay una interrupción o reducción del flujo de sangre a parte del cerebro, a menudo causada por un coágulo de sangre. Después de un corto tiempo, la sangre circula nuevamente y los síntomas desaparecen. Con un ataque cerebral, la circulación de la sangre permanece obstruida, y el cerebro sufre daño permanente. Algunas personas llaman miniataque cerebral al AIT, porque los síntomas son los de un ataque cerebral pero no duran mucho tiempo.

Un AIT es una advertencia: significa que es probable que tenga un ataque cerebral en el futuro. Si cree que está teniendo un AIT, llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir un ataque cerebral. Si cree que ha tenido un AIT, pero los síntomas han desaparecido, igualmente debe llamar al médico de inmediato.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de un AIT son los mismos que los de un ataque cerebral. Pero los síntomas de un AIT no duran mucho tiempo. La mayoría de las veces, desaparecen al cabo de 10 a 20 minutos. Y pueden incluir:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilidad o parálisis repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo.
  • Cambios súbitos en la vista.
  • Problemas repentinos para hablar.
  • Confusión súbita o dificultad repentina para comprender frases sencillas.
  • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio.

¿Qué causa un AIT?

La causa más común de un AIT es un coágulo de sangre. Los coágulos de sangre pueden formarse cuando los vasos sanguíneos se dañan como consecuencia de la presión arterial alta, el colesterol alto o el endurecimiento de las arterias (aterosclerosis). Un ritmo cardíaco anormal llamado fibrilación auricular también puede provocar la formación de coágulos de sangre. El coágulo puede obstruir el flujo de la sangre a parte del cerebro. Las células cerebrales resultan afectadas al cabo de segundos de producirse la obstrucción. Eso causa síntomas en las partes del cuerpo controladas por esas células. Después de que el coágulo se disuelve, la sangre vuelve a circular y los síntomas desaparecen.

Algunas veces, un AIT es causado por una caída brusca en la presión arterial que reduce el flujo de sangre al cerebro. Esto se conoce como AIT por "bajo flujo". No es tan común como otros tipos.

¿Qué pruebas debe hacerse después de un AIT?

Su médico le hará pruebas para observar el corazón y los vasos sanguíneos. Es posible que necesite:

  • Pruebas que muestren imágenes del cerebro y los vasos sanguíneos, como una tomografía computarizada (CT, por sus siglas en inglés), un examen de imágenes por resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), una angiorresonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés) o una angiografía.
  • Una prueba que utiliza sonido para revisar el flujo sanguíneo (ecografía Doppler).
  • Un ecocardiograma para revisar la forma de su corazón y el flujo de sangre.
  • Un electrocardiograma (ECG) para medir su ritmo cardíaco.
  • Análisis de sangre, como un hemograma completo y un análisis de sangre en ayunas para detectar problemas que pudieran estar causando sus síntomas.

Su médico también lo examinará para ver si hay algo más que haya causado los síntomas.

¿Cómo se trata un AIT?

Su médico empezará con medicamentos para ayudarlo a prevenir un ataque cerebral. Es posible que necesite tomar varios medicamentos.

Si las pruebas muestran que los vasos sanguíneos (arterias carótidas) del cuello son demasiado estrechos, es posible que necesite un procedimiento para abrirlos. Esto puede ayudar a prevenir que los coágulos de sangre bloqueen el flujo de sangre al cerebro.

¿Cómo se puede prevenir otro AIT o un ataque cerebral?

Después de haber tenido un AIT, corre el riesgo de tener otro AIT o un ataque cerebral. Pero puede hacer algunos cambios importantes en el estilo de vida que le permitan reducir el riesgo de tener un ataque cerebral y mejorar su estado de salud general.

Trate cualquier problema de salud que tenga

  • Colabore con su médico para controlar la presión arterial alta o el colesterol alto.
  • Controle la diabetes. Mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales.
  • Tome aspirina o un anticoagulante si su médico se lo recomienda. Esto puede ayudar a prevenir un ataque cerebral.
  • Tome los medicamentos exactamente como le fueron recetados. Llame al médico si cree que está teniendo un problema con su medicamento.
  • Póngase la vacuna contra la gripe todos los años.

Adopte un estilo de vida saludable

  • No fume ni permita que otros fumen cerca de usted.
  • Limite el alcohol a 2 bebidas al día si es hombre y a 1 bebida al día si es mujer.
  • Mantenga un peso saludable. Si tiene sobrepeso, es más probable que llegue a tener presión arterial alta, problemas cardíacos y diabetes. Estas afecciones hacen que un ataque cerebral sea más probable.
  • Haga actividades que eleven su frecuencia cardíaca. Haga ejercicio por lo menos 30 minutos la mayoría de los días de la semana. Caminar es una buena opción. Se recomienda que también haga otras actividades, como correr, nadar, andar en bicicleta o jugar tenis o deportes de equipo.
  • Coma alimentos saludables para el corazón. Estos incluyen frutas, verduras, alimentos ricos en fibra, pescado y alimentos con bajo contenido de sodio, grasas saturadas y grasas trans.
Herramientas de salud

Herramientas de salud

Las Herramientas de salud le permiten tomar decisiones acertadas sobre salud o tomar medidas para mejorar su salud.

Los Puntos de decisión se centran en cualquier decisión clave sobre la asistencia médica que sea importante para distintos problemas de salud.
Causa

Causa

Los coágulos de sangre que obstruyen temporalmente el flujo de sangre al cerebro son la causa más común de accidentes isquémicos transitorios (AIT). Los coágulos de sangre se pueden formar por diversas razones.

  • Un coágulo de sangre se puede formar en una arteria que suministra sangre al cerebro.
    • Generalmente, los coágulos de sangre se forman en arterias dañadas por la acumulación de placa, que es un proceso llamado aterosclerosis. La presión arterial alta puede dañar las arterias y causar la acumulación de placa.
    • La presión arterial alta durante mucho tiempo o la diabetes pueden dañar pequeños vasos sanguíneos en el cerebro, ocasionando que se forme un coágulo dentro de los vasos sanguíneos y obstruya el flujo de sangre.
  • Un coágulo de sangre se puede formar en otra parte del cuerpo (con frecuencia el corazón) y desplazarse por el torrente sanguíneo a una arteria que suministre sangre al cerebro. Un coágulo podría formarse como resultado de otras afecciones que cambian la manera en que la sangre fluye por el corazón. Estas afecciones incluyen fibrilación auricular, problemas de las válvulas cardíacas, persistencia del agujero oval, comunicación interauricular e insuficiencia cardíaca.

También, una arteria que esté parcialmente bloqueada con placa puede reducir el flujo de sangre al cerebro y causar síntomas.

Entre las causas poco comunes de coágulos de sangre que pueden causar un AIT se incluyen:

  • Aglomeración de bacterias, células tumorales o burbujas de aire que se mueven a través del torrente sanguíneo.
  • Afecciones que causan que los glóbulos sanguíneos se adhieran entre sí. Por ejemplo, la formación de coágulos de sangre puede producirse por tener demasiados glóbulos rojos (policitemia), factores de coagulación anormales o glóbulos rojos con forma anormal, como los causados por la enfermedad de células falciformes.
  • Inflamación en los vasos sanguíneos, que puede ocurrir a causa de afecciones como la sífilis, la tuberculosis y otras enfermedades inflamatorias.
  • Una lesión en la cabeza o el cuello que provoque daño a los vasos sanguíneos de esas zonas.
  • Un desgarro en la pared de un vaso sanguíneo del cuello.
Síntomas

Síntomas

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es una advertencia: Significa que es probable que tenga un ataque cerebral en el futuro. Si cree que está teniendo un AIT, llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato. El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir un ataque cerebral. Si cree que ha tenido un AIT, pero los síntomas han desaparecido, igualmente debe llamar al médico de inmediato.

Los síntomas de los accidentes isquémicos transitorios (AIT) se presentan repentinamente y siempre son temporales. Suelen desaparecer después de 10 a 20 minutos. Los síntomas de un AIT son iguales a los de un ataque cerebral. Varían según qué parte del cerebro se ve afectada. Entre los síntomas comunes de un AIT se encuentran:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilidad o parálisis repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo.
  • Cambios súbitos en la vista.
  • Problemas repentinos para hablar.
  • Confusión súbita o dificultad repentina para comprender frases sencillas.
  • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio.
Qué sucede

Qué sucede

Un accidente isquémico transitorio (AIT) es una señal de advertencia de que pronto podría producirse un ataque cerebral. Después de un AIT, usted tiene un riesgo más alto de tener un ataque cerebral. Cualquier síntoma de un AIT se debe tratar como una urgencia.

Después de tener un AIT: nota 1

  • Hasta 10 de cada 100 personas pueden tener un ataque cerebral dentro de los 2 días siguientes.
  • Hasta 17 de cada 100 personas pueden tener un ataque cerebral dentro de los 90 días.

Un AIT también puede indicar un aumento en el riesgo de un ataque al corazón. La aterosclerosis, que es un endurecimiento de las arterias, afecta los vasos sanguíneos de todo el cuerpo, incluyendo las arterias que irrigan el corazón y el cerebro. Si usted tiene aterosclerosis en las arterias al cerebro, usted podría tenerla también en las arterias al corazón (enfermedad de las arterias coronarias). Si tiene enfermedad de las arterias coronarias, usted corre riesgos de tener un ataque cardíaco.

Qué aumenta el riesgo

Qué aumenta el riesgo

Los factores de riesgo del accidente isquémico transitorio (AIT) y del ataque cerebral incluyen aquellos que se pueden tratar o cambiar, y aquellos que no se pueden cambiar.

Los factores de riesgo que se pueden tratar o cambiar incluyen:

  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Fibrilación auricular.
  • Diabetes.
  • Fumar.
  • Colesterol alto.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Tener sobrepeso.
  • Falta de actividad física.

Los factores de riesgo que no se pueden cambiar incluyen:

  • La edad. El riesgo de tener un AIT aumenta con la edad.
  • La raza. Los afroamericanos, los nativos americanos y los nativos de Alaska tienen un riesgo mayor que las personas de otras razas.
  • El sexo. Las mujeres tienen un mayor riesgo de tener un ataque cerebral en su vida en comparación con los hombres.
  • Antecedentes familiares. El riesgo de un AIT y de un ataque cerebral es mayor si uno de los padres, hermanos o hermanas ha tenido un ataque cerebral o un accidente isquémico transitorio (AIT).
  • Antecedentes de ataque cerebral o de AIT.
Cuándo pedir ayuda

Cuándo pedir ayuda

Llame al 911 o a otros servicios de emergencia en ese momento si tiene señales de un ataque cerebral:

  • Entumecimiento, hormigueo, debilidad o parálisis repentinos en la cara, el brazo o la pierna, sobre todo si ocurre en un solo lado del cuerpo
  • Cambios súbitos en la vista
  • Problemas repentinos para hablar
  • Confusión súbita o dificultad repentina para comprender frases sencillas
  • Problemas repentinos para caminar o mantener el equilibrio

Llame al médico de inmediato si:

  • Tuvo recientemente síntomas de un accidente isquémico transitorio (AIT), incluso si los síntomas han desaparecido.
  • Tiene alguna señal de sangrado y está tomando aspirina u otros medicamentos que previenen la formación de coágulos de sangre.

Llame al médico hoy mismo si cree que ha tenido un AIT en el pasado y aún no ha hablado con él acerca de sus síntomas.

A quién consultar

Los siguientes médicos pueden diagnosticar y tratar un accidente isquémico transitorio (AIT):

  • Médico de medicina familiar
  • Neurólogo
  • Especialista en medicina de urgencias
  • Internista

Otros especialistas que puede consultar si necesita cirugía o tiene otros problemas de salud son:

  • Neurocirujano
  • Cardiólogo
  • Cirujano vascular
Exámenes y pruebas

Exámenes y pruebas

Se recomienda la evaluación inmediata si ha tenido o está teniendo un accidente isquémico transitorio (AIT). El propósito de la evaluación es:

  • Revisar otras causas de los síntomas, como, por ejemplo, un ataque cerebral, bajo nivel de azúcar en sangre (si tiene diabetes) o parálisis facial de Bell.
  • Detectar un coágulo de sangre.
  • Averiguar si necesita un procedimiento para volver a abrir una arteria obstruida.
  • Determinar si necesita medicamentos para prevenir la formación de coágulos de sangre.

Su médico le preguntará acerca de sus antecedentes de salud y le hará un examen físico.

Pruebas para detectar un AIT

Si se sospecha de un AIT, es posible que el médico quiera hacerle pruebas, como:

  • Una tomografía computarizada de la cabeza, para comprobar si hay daños en el cerebro y detectar otra enfermedad, como, por ejemplo, un tumor.
  • Un examen de imágenes por resonancia magnética, para comprobar si hay daños en el cerebro y detectar otra enfermedad, como, por ejemplo, un tumor.

Pruebas para encontrar la causa de un AIT

A menudo, se hacen pruebas adicionales para identificar la causa del AIT. Si se sospecha de obstrucción de las arterias carótidas, es posible que le hagan pruebas como:

  • Una ecografía Doppler.
  • Una angiorresonancia magnética (MRA, por sus siglas en inglés).
  • Una angiografía de la cabeza y el cuello. La angiografía puede ayudar a mostrar el origen de los coágulos que causan el AIT.

Los síntomas del AIT pueden deberse a coágulos de sangre causados ​​por un problema del corazón. Si se sospecha de problemas del corazón, es posible que le hagan pruebas como:

  • Radiografías de pecho (tórax) para evaluar el tamaño y la forma del corazón.
  • Electrocardiograma (ECG) o monitoreo Holter o ECG ambulatorio para evaluar el ritmo cardíaco.
  • Ecocardiograma para examinar la forma de las cavidades del corazón y el flujo de sangre a través de estas.
  • Pruebas de colesterol y triglicéridos para comprobar el nivel de estas grasas en la sangre que pueden aumentar su riesgo de coágulos de sangre y el endurecimiento de las arterias.

Es posible que le hagan otros análisis de sangre, como un hemograma completo (CBC, por sus siglas en inglés), un análisis bioquímico y un tiempo de protrombina (INR, por sus siglas en inglés) según su edad y sus antecedentes de salud. Su médico utilizará estas pruebas para detectar otras causas del AIT.

Generalidades del tratamiento

Generalidades del tratamiento

Cómo conseguir ayuda para un AIT

Si tiene síntomas de un accidente isquémico transitorio (AIT), busque ayuda médica de inmediato.

Si tuvo síntomas de un AIT, pero se siente mejor ahora, de todos modos necesita consultar al médico de inmediato. Un AIT es una señal de que pronto podría ocurrir un ataque cerebral. El tratamiento médico inmediato puede prevenir un ataque cerebral.

Tratamiento en caso de un AIT

Si ha tenido un AIT, es posible que deba hacerse más pruebas y tratamientos después de que el médico lo haya revisado. Si tiene un alto riesgo de tener un ataque cerebral, es posible que tenga que permanecer en el hospital para recibir tratamiento.

El tratamiento para un AIT puede incluir tomar medicamentos para prevenir un ataque cerebral o una cirugía para volver a abrir las arterias estrechas.

Los medicamentos pueden incluir aspirina, clopidogrel, dipiridamol con aspirina, o warfarina.

Si sus arterias carótidas están considerablemente estrechadas, es posible que necesite un procedimiento para dilatar las arterias. Esto puede prevenir otro AIT o un ataque cerebral.

Cómo prevenir otro AIT o un ataque cerebral

El tratamiento también se centrará en prevenir otro AIT o un ataque cerebral. Esto puede incluir:

  • Reducir la presión arterial alta, el factor de riesgo más común de ataque cerebral, al hacer cambios en su dieta y tomar medicamentos que disminuyan la presión arterial.
  • Tomar aspirina o algún otro medicamento antiplaquetario para prevenir los ataques cerebrales. Para obtener más información, vea Medicamentos.
  • Controlar la diabetes. Su médico le aconsejará que trate de mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales. Para hacerlo, es posible que tenga que tomar medicamentos orales o insulina. También ayudará seguir una dieta saludable y hacer bastante ejercicio.

Es posible que también deba hacer cambios en su estilo de vida, como dejar de fumar, comer alimentos saludables para el corazón y ser más activo. Para obtener más información, vea Prevención.

Prevención

Prevención

Usted puede ayudar a prevenir un accidente isquémico transitorio (AIT) o un ataque cerebral si controla los factores de riesgo y trata otras afecciones médicas que puedan conducir a un ataque cerebral. Usted puede ayudar a prevenir un AIT o un ataque cerebral si toma medidas hacia un estilo de vida saludable para el corazón.

Sepa su riesgo de tener un ataque cerebral

Su médico puede ayudarle a conocer su riesgo. Estos son algunos de los factores de riesgo comunes para un ataque cerebral:

  • Tener fibrilación auricular.
  • Fumar.
  • Tener presión arterial alta.
  • Tener colesterol alto.
  • Tener diabetes.
  • Tener sobrepeso.
  • No hacer ejercicio en forma regular.
  • Beber grandes cantidades de alcohol.

Trate cualquier problema de salud que tenga

  • Colabore con su médico para controlar la presión arterial alta o el colesterol alto.
  • Controle la diabetes. Mantenga los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites ideales.
  • Tome los medicamentos exactamente como le fueron recetados. Llame al médico si cree que está teniendo un problema con su medicamento.

Adopte un estilo de vida saludable

  • No fume ni permita que otros fumen cerca de usted. Para saber más, vea el tema Cómo dejar de fumar.
  • Limite el alcohol a 2 bebidas al día si es hombre, y 1 bebida al día si es mujer.
  • Mantenga un peso saludable. Si tiene sobrepeso, es más probable que llegue a tener presión arterial alta, problemas cardíacos y diabetes. Estas afecciones hacen que un ataque cerebral sea más probable.
  • Haga actividad. Trate de hacer al menos 2½ horas de ejercicio moderado a la semana. Una forma de hacerlo es realizar actividad 30 minutos al día, 5 días a la semana. O trate de hacer ejercicio intenso un mínimo de 1¼ horas a la semana. Haga actividades que le eleven la frecuencia cardíaca.
  • Coma alimentos saludables para el corazón. Estos incluyen frutas, verduras, alimentos ricos en fibra y alimentos con bajo contenido de sodio, grasas saturadas y grasas trans. Coma pescado al menos 2 veces a la semana. Los pescados grasosos, que contiene ácidos grasos omega-3, son los mejores. Estos pescados incluyen salmón, caballa, trucha de lago, arenque y sardinas.
Cuidado personal

Cuidado personal

El tratamiento en el hogar no es adecuado para un accidente isquémico transitorio (AIT). Si cree que está teniendo un AIT, no ignore los síntomas y no trate de controlarlos en el hogar. Llame al 911 o a otros servicios de emergencia de inmediato. Si tuvo síntomas de un AIT, pero luego desaparecieron, de todos modos necesita consultar al médico de inmediato.

Puede cuidarse en el hogar al adoptar hábitos saludables que lo ayuden a prevenir otro AIT o un ataque cerebral. Para saber más, vea Prevención.

Medicamentos

Medicamentos

Es probable que su médico le recete algunos medicamentos después de que haya tenido un accidente isquémico transitorio (AIT). Generalmente, se usan medicamentos para prevenir coágulos de sangre, porque los coágulos de sangre pueden causar AIT y ataques cerebrales.

Los tipos de medicamentos que previenen la formación de coágulos de sangre son:

  • Medicamentos antiplaquetarios.
  • Medicamentos anticoagulantes.

Los medicamentos que reducen el colesterol y la presión arterial también son usados para prevenir AIT y ataques cerebrales.

Medicamentos antiplaquetarios

Los medicamentos antiplaquetarios evitan que las plaquetas en la sangre se aglomeren.

Estos medicamentos incluyen:

  • La aspirina (por ejemplo, Bayer).
  • La aspirina combinada con dipiridamol (Aggrenox).
  • Otros medicamentos antiplaquetarios, como clopidogrel (Plavix).

Anticoagulantes

Los anticoagulantes propiamente dichos como la warfarina (por ejemplo, Coumadin) previenen la formación de coágulos de sangre e impiden que los coágulos de sangre existentes aumenten de tamaño.

Es posible que tenga que tomar este tipo de medicamentos después de un ataque cerebral si tiene fibrilación auricular u otra afección que aumente sus probabilidades de tener otro ataque cerebral. Para obtener más información, vea el tema Fibrilación auricular.

Medicamentos para el colesterol

Las estatinas y otros medicamentos, como la ezetimiba, reducen el colesterol y el riesgo de un AIT o un ataque cerebral.

Medicamentos para la presión arterial

Si tiene presión arterial alta, su médico podría recomendarle tomar medicamentos para bajarla. Entre los medicamentos para la presión arterial se incluyen:

  • Bloqueadores de los receptores de la angiotensina II (ARB, por sus siglas en inglés).
  • Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (ECA).
  • Betabloqueantes.
  • Bloqueadores de los canales de calcio.
  • Diuréticos.
Cirugía

Cirugía

Cuando se considera la cirugía después de un accidente isquémico transitorio (AIT), su edad y su estado de salud general anterior y actual son los principales factores que deben tenerse en cuenta para tomar la decisión.

Si tiene obstrucción grave en las arterias carótidas del cuello, es posible que necesite una endoarteriectomía carotídea. Durante esta cirugía, el cirujano elimina la acumulación de placa en las arterias carótidas. Los beneficios y riesgos de esta cirugía deben considerarse cuidadosamente, porque la cirugía misma puede causar un ataque cerebral.

  • Prevención del ataque cerebral: ¿Debería hacerme un procedimiento para la arteria carótida?
Otro tratamiento

Otro tratamiento

La colocación de una endoprótesis en una arteria carótida (también llamada angioplastia carotídea y colocación de endoprótesis) se realiza en ocasiones como una alternativa a la cirugía para prevenir un accidente isquémico transitorio (AIT) o un ataque cerebral.

En este procedimiento, el médico inserta un tubo delgado llamado catéter a través de una arteria en la ingle y hasta la arteria carótida en el cuello. Luego, el médico usa un globo diminuto para agrandar la porción de la arteria que se ha estrechado y coloca una endoprótesis ("stent") para mantener la arteria abierta.

Los beneficios y los riesgos de este procedimiento deben evaluarse cuidadosamente, porque el procedimiento mismo podría causar un ataque cerebral.

  • Prevención del ataque cerebral: ¿Debería hacerme un procedimiento para la arteria carótida?

La colocación de una endoprótesis en una arteria carótida no es tan común como la endoarteriectomía carotídea, la cual es un tipo de cirugía.

Referencias

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Benjamin EJ, et al. (2018). Heart disease and stroke statistics—2018 update: A report from the American Heart Association. Circulation, 137(12): e67–e492. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000558. Accessed February 27, 2018.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Colesterol alto Alimentación saludable Presión arterial alta Ataque cerebral Cómo dejar de fumar Enfermedad de las arterias coronarias Fibrilación auricular

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Encontrar un formulario Encontrar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el glosario de Cigna Contactar a Cigna

Audiencias

Individuos y Familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores de cuidado de la salud

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Health Care Provider portal Cigna for Employers Client Resource Portal Cigna for Brokers

Información de la compañía Cigna

Acerca de Cigna Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Información legal Divulgaciones de productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación [PDF] Asistencia idiomática [PDF] Reportar un fraude Mapa del sitio

Divulgaciones

Los planes de seguro médico y dentales, tanto individuales como familiares, están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc. y Cigna HealthCare of North Carolina, Inc. El seguro de salud de grupo y los planes de beneficios de salud están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliados (consulta la lista de entidades legales que aseguran o administran HMO grupal, HMO dental y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las políticas de seguros y los planes de beneficios grupales contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces, saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría ser un sitio web externo a Cigna. Es posible que Cigna no controle el contenido ni los enlaces de los sitios web externos a Cigna. Información detallada