Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Coenzima Q10 (PDQ®) información para profesionales de salud [NCI]

Coenzima Q10 (PDQ®) información para profesionales de salud [NCI]

Esta información es producida y suministrada por el Instituto Nacional del Cáncer (NCI, por sus siglas en inglés). La información en este tema puede haber cambiado desde que se escribió. Para la información más actual, comuníquese con el Instituto Nacional del Cáncer a través del Internet en la página web http://cancer.gov o llame al 1-800-4-CANCER.

Aspectos generales

Aspectos generales

Este sumario de información sobre el cáncer proporciona una visión general del uso de la coenzima Q10 para el tratamiento de esta enfermedad. En este sumario se incluyen los antecedentes de la investigación sobre la coenzima Q10 , una revisión de estudios de laboratorio y datos sobre las investigaciones con seres humanos. Aunque se identificaron varias formas de origen natural de la coenzima Q, la Q10 es la forma predominante que se encuentra en los seres humanos y la mayoría de los mamíferos; además, es la forma más estudiada por su potencial terapéutico. Por lo tanto, será la única forma de coenzima Q que se trate en este sumario.

Este sumario contiene la siguiente información clave:

  • La coenzima Q10 se elabora de forma natural en el cuerpo.
  • La coenzima Q10 ayuda a las células a producir energía y actúa como antioxidante.
  • Se ha demostrado que la coenzima Q10 estimula el sistema inmunitario y protege el corazón del daño causado por ciertos fármacos quimioterapéuticos.
  • Se han detectado concentraciones sanguíneas bajas de coenzima Q10 en pacientes con algunos tipos de cáncer.
  • No se conocen informes de ensayos clínicos aleatorizados sobre la coenzima Q10 como tratamiento para el cáncer que hayan sido publicados en una revista científica revisada por expertos.
  • La coenzima Q10 se comercializa en los Estados Unidos como suplemento alimentario.

Muchos de los términos médicos y científicos en este sumario tienen un enlace al Diccionario de cáncer del NCI la primera vez que se mencionan en cada sección. Este diccionario se orienta a personas sin conocimientos especializados. Al pulsar sobre un término con un enlace, aparece la definición en una ventana separada.

Las referencias bibliográficas citadas en los sumarios de información sobre el cáncer del PDQ pueden tener enlaces a otros sitios de Internet gestionados por individuos u organizaciones con el propósito de comercializar o promover el uso de tratamientos o productos específicos. Estas referencias bibliográficas se ofrecen solo con fines informativos. Su inclusión no se debe interpretar como la aprobación del contenido de las páginas de Internet ni de ningún tratamiento o producto por parte del Consejo editorial del PDQ sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, o del Instituto Nacional del Cáncer.

Información general

Información general

La coenzima Q10 (también conocida como CoQ10, Q10, vitamina Q10, ubiquinona y ubidecarenona) es un tipo de benzoquinona sintetizado de forma natural por el cuerpo humano. La "Q" y el "10" en el nombre se refieren al grupo químico quinona y a las 10 subunidades de isoprenilo que forman parte de la estructura de este compuesto. El término "coenzima" denota que se trata de una molécula orgánica (contiene átomos de carbono) no proteica necesaria para el buen funcionamiento de su pareja proteica (una enzima o un complejo enzimático). Las células del cuerpo utilizan la coenzima Q10 en un proceso conocido de las siguientes formas:

  • Respiración aeróbica.
  • Metabolismo aeróbico.
  • Metabolismo oxidativo.
  • Respiración celular.

Mediante este proceso, las mitocondrias producen energía para la multiplicación y el mantenimiento de las células.[1,2,3,4] Las células del cuerpo también utilizan la coenzima Q10 como un antioxidante endógeno.[1,2,4,5,6,7,8] Un antioxidante es una sustancia que protege las células contra los radicales libres, sustancias químicas muy reactivas que a menudo contienen átomos de oxígeno capaces de dañar componentes celulares importantes, como el ADN y los lípidos. Además, la concentración plasmática de la coenzima Q10 se ha utilizado en estudios como una forma de medir el estrés oxidativo.[9,10]

La coenzima Q10 se encuentra en la mayoría de los tejidos, pero las concentraciones más altas se observan en los siguientes órganos:[11]

  • Corazón.
  • Hígado.
  • Riñones.
  • Páncreas.

La concentración más baja se encuentra en los pulmones.[11] En los tejidos, la concentración de este compuesto disminuye a medida que la gente envejece debido al aumento de la demanda, la disminución de la producción [11] o el consumo insuficiente de los precursores químicos necesarios para la síntesis.[12] En los seres humanos, las concentraciones sanguíneas normales de la coenzima Q10 se han definido de modo variable, con valores normales notificados que oscilan de 0,30 µg /ml a 3,48 µg/ml.[2,4,13,14]

Dada la importancia de la coenzima Q10 para optimizar la producción de energía celular, se ha explorado el uso de este compuesto en el tratamiento de otras enfermedades además del cáncer. La mayoría de estas investigaciones se enfocaron en el uso de la coenzima Q10 como un tratamiento para la enfermedad cardiovascular.[2,4,15] En pacientes de cáncer, con el uso de la coenzima Q10 se han observado los siguientes efectos:

  • Protección del corazón frente a la cardiotoxicidad inducida por antraciclinas (las antraciclinas son una familia de fármacos quimioterapéuticos, como la doxorrubicina, que a veces dañan el corazón).[3,16,17,18]
  • Estimulación del sistema inmunitario.[19,20]

La estimulación del sistema inmunitario por este compuesto también se observó en estudios con animales y en seres humanos sin cáncer.[21,22,23,24,25,26,27] Debido en parte a su potencial inmunoestimulante, la coenzima Q10 se ha utilizado como terapia adyuvante en pacientes con diversos tipos de cáncer.[17,20,28,29,30,31,32,33]

Aunque es posible que la coenzima Q10 actúe de modo indirecto contra el cáncer por sus efectos en el sistema inmunitario, hay evidencia que indica que los análogos de este compuesto pueden suprimir de manera directa el crecimiento del cáncer. Se ha observado que los análogos de la coenzima Q10 inhiben la proliferación de células cancerosas in vitro y la multiplicación de células cancerosas trasplantadas en ratas y ratones.[12,34] En vista de estos hallazgos, se planteó que los análogos de la coenzima Q10 tal vez actúen como antimetabolitos que interrumpen las reacciones bioquímicas normales necesarias para la multiplicación o la supervivencia de las células; por lo tanto, quizás sean útiles como medicamentos quimioterapéuticos.[12,34]

Varias compañías distribuyen la coenzima Q10 como suplemento alimentario. En los Estados Unidos, los suplementos alimentarios se reglamentan como alimentos, no como medicamentos. Por lo tanto, no se exige la evaluación y la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) antes de la comercialización, a menos que se presente información específica sobre su utilidad para prevenir o tratar una enfermedad. No obstante, la FDA puede retirar del mercado los suplementos alimentarios que considere peligrosos. Debido a que los suplementos alimentarios no se someten a una revisión formal para uniformar la fabricación de los mismos, los ingredientes varían mucho entre cada lote y no hay garantías en cuanto a la presencia de los ingredientes que constan en las etiquetas del producto (o de que se encuentren en las cantidades especificadas). La FDA no ha aprobado la coenzima Q10 para el tratamiento del cáncer ni de ninguna otra afección.

Para llevar a cabo la investigación clínica de medicamentos en los Estados Unidos, los investigadores deben presentar una solicitud de un nuevo medicamento (IND) a la FDA. El proceso de solicitud de una IND es estrictamente confidencial y la información de la IND solo la pueden revelar los solicitantes. Hasta la fecha, ningún investigador anunció haber solicitado una IND para estudiar la coenzima Q10 como un tratamiento del cáncer.

En estudios con animales, la coenzima Q10 se ha administrado por inyección (intravenosa, intraperitoneal, intramuscular o subcutánea). Si bien en los seres humanos se suele tomar por vía oral en forma de pastillas (perlas de gel o cápsulas), también se administra por infusiones intravenosas.[4] La coenzima Q10 se absorbe mejor con grasa; por lo tanto, los preparados con lípidos se asimilan mejor que el compuesto purificado.[2,4] En estudios con seres humanos, las dosis de suplementos y los esquemas de administración varían, pero, por lo general, oscilan de 90 mg /día a 390 mg/día.

Referencias:

  1. Crane FL, Sun IL, Sun EE: The essential functions of coenzyme Q. Clin Investig 71 (8 Suppl): S55-9, 1993.
  2. Pepping J: Coenzyme Q10. Am J Health Syst Pharm 56 (6): 519-21, 1999.
  3. Folkers K, Wolaniuk A: Research on coenzyme Q10 in clinical medicine and in immunomodulation. Drugs Exp Clin Res 11 (8): 539-45, 1985.
  4. Overvad K, Diamant B, Holm L, et al.: Coenzyme Q10 in health and disease. Eur J Clin Nutr 53 (10): 764-70, 1999.
  5. Beyer RE, Nordenbrand K, Ernster L: The role of coenzyme Q as a mitochondrial antioxidant: a short review. In: Folkers K, Yamamura Y, eds.: Biomedical and Clinical Aspects of Coenzyme Q. Vol 5. Elsevier Science Publishers B V (Biomedical Division), 1986, pp 17-24.
  6. Gordon M: Dietary antioxidants in disease prevention. Nat Prod Rep 13 (4): 265-73, 1996.
  7. Palazzoni G, Pucello D, Littarru GP, et al.: Coenzyme Q10 and colorectal neoplasms in aged patients. Rays 22 (1 Suppl): 73-6, 1997 Jan-Mar.
  8. Ernster L, Dallner G: Biochemical, physiological and medical aspects of ubiquinone function. Biochim Biophys Acta 1271 (1): 195-204, 1995.
  9. Yamamoto Y, Yamashita S, Fujisawa A, et al.: Oxidative stress in patients with hepatitis, cirrhosis, and hepatoma evaluated by plasma antioxidants. Biochem Biophys Res Commun 247 (1): 166-70, 1998.
  10. Yamamoto Y, Yamashita S: Plasma ratio of ubiquinol and ubiquinone as a marker of oxidative stress. Mol Aspects Med 18 (Suppl): S79-84, 1997.
  11. Ernster L, Forsmark-Andrée P: Ubiquinol: an endogenous antioxidant in aerobic organisms. Clin Investig 71 (8 Suppl): S60-5, 1993.
  12. Folkers K: The potential of coenzyme Q 10 (NSC-140865) in cancer treatment. Cancer Chemother Rep 2 4 (4): 19-22, 1974.
  13. Folkers K, Osterborg A, Nylander M, et al.: Activities of vitamin Q10 in animal models and a serious deficiency in patients with cancer. Biochem Biophys Res Commun 234 (2): 296-9, 1997.
  14. Jolliet P, Simon N, Barré J, et al.: Plasma coenzyme Q10 concentrations in breast cancer: prognosis and therapeutic consequences. Int J Clin Pharmacol Ther 36 (9): 506-9, 1998.
  15. Baggio E, Gandini R, Plancher AC, et al.: Italian multicenter study on the safety and efficacy of coenzyme Q10 as adjunctive therapy in heart failure. CoQ10 Drug Surveillance Investigators. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s287-94, 1994.
  16. Cortes EP, Gupta M, Chou C, et al.: Adriamycin cardiotoxicity: early detection by systolic time interval and possible prevention by coenzyme Q10. Cancer Treat Rep 62 (6): 887-91, 1978.
  17. Folkers K, Brown R, Judy WV, et al.: Survival of cancer patients on therapy with coenzyme Q10. Biochem Biophys Res Commun 192 (1): 241-5, 1993.
  18. Iarussi D, Auricchio U, Agretto A, et al.: Protective effect of coenzyme Q10 on anthracyclines cardiotoxicity: control study in children with acute lymphoblastic leukemia and non-Hodgkin lymphoma. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s207-12, 1994.
  19. Folkers K, Shizukuishi S, Takemura K, et al.: Increase in levels of IgG in serum of patients treated with coenzyme Q10. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 38 (2): 335-8, 1982.
  20. Complementary treatments highlighted at recent meeting. Oncology (Huntingt) 13 (2): 166, 1999.
  21. Bliznakov E, Casey A, Premuzic E: Coenzymes Q: stimulants of the phagocytic activity in rats and immune response in mice. Experientia 26 (9): 953-4, 1970.
  22. Folkers K, Hanioka T, Xia LJ, et al.: Coenzyme Q10 increases T4/T8 ratios of lymphocytes in ordinary subjects and relevance to patients having the AIDS related complex. Biochem Biophys Res Commun 176 (2): 786-91, 1991.
  23. Kawase I, Niitani H, Saijo N, et al.: Enhancing effect of coenzyme, Q10 on immunorestoration with Mycobacterium bovis BCG in tumor-bearing mice. Gann 69 (4): 493-7, 1978.
  24. Bliznakov EG: Effect of stimulation of the host defense system by coenzyme Q 10 on dibenzpyrene-induced tumors and infection with Friend leukemia virus in mice. Proc Natl Acad Sci U S A 70 (2): 390-4, 1973.
  25. Bliznakov EG, Adler AD: Nonlinear response of the reticuloendothelial system upon stimulation. Pathol Microbiol (Basel) 38 (6): 393-410, 1972.
  26. Bliznakov EG: Coenzyme Q in experimental infections and neoplasia. In: Folkers K, Yamamura Y, eds.: Biomedical and Clinical Aspects of Coenzyme Q. Vol 1. Elsevier/North-Holland Biomedical Press, 1977, pp 73-83.
  27. Barbieri B, Lund B, Lundström B, et al.: Coenzyme Q10 administration increases antibody titer in hepatitis B vaccinated volunteers--a single blind placebo-controlled and randomized clinical study. Biofactors 9 (2-4): 351-7, 1999.
  28. Lockwood K, Moesgaard S, Hanioka T, et al.: Apparent partial remission of breast cancer in 'high risk' patients supplemented with nutritional antioxidants, essential fatty acids and coenzyme Q10. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s231-40, 1994.
  29. Lockwood K, Moesgaard S, Folkers K: Partial and complete regression of breast cancer in patients in relation to dosage of coenzyme Q10. Biochem Biophys Res Commun 199 (3): 1504-8, 1994.
  30. Lockwood K, Moesgaard S, Yamamoto T, et al.: Progress on therapy of breast cancer with vitamin Q10 and the regression of metastases. Biochem Biophys Res Commun 212 (1): 172-7, 1995.
  31. Folkers K: Relevance of the biosynthesis of coenzyme Q10 and of the four bases of DNA as a rationale for the molecular causes of cancer and a therapy. Biochem Biophys Res Commun 224 (2): 358-61, 1996.
  32. Ren S, Lien EJ: Natural products and their derivatives as cancer chemopreventive agents. Prog Drug Res 48: 147-71, 1997.
  33. Hodges S, Hertz N, Lockwood K, et al.: CoQ10: could it have a role in cancer management? Biofactors 9 (2-4): 365-70, 1999.
  34. Folkers K, Porter TH, Bertino JR, et al.: Inhibition of two human tumor cell lines by antimetabolites of coenzyme Q10. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 19 (3): 485-90, 1978.
Antecedentes

Antecedentes

La coenzima Q10 se aisló por primera vez en 1957; su estructura química (compuesto de benzoquinona) se determinó en 1958.[1,2] El interés por la coenzima Q10 como sustancia terapéutica para el cáncer comenzó en 1961, cuando se observó una deficiencia en la sangre de pacientes oncológicos suecos y estadounidenses; en particular, en la sangre de pacientes con cáncer de mama.[2,3,4] En un estudio posterior, se observó una relación estadísticamente significativa entre la deficiencia en la concentración plasmática de la coenzima Q10 y el pronóstico del cáncer de mama.[5] Se notificaron concentraciones sanguíneas bajas de este compuesto en la sangre de pacientes con otras neoplasias malignas diferentes al cáncer de mama, como mieloma, linfoma y cánceres de pulmón, próstata, páncreas, colon, riñón y cabeza y cuello.[2,6,7] Además, se detectaron disminuciones en la concentración de coenzima Q10 en tejidos de neoplasias malignas en seres humanos,[8,9,10,11,12] pero también se notificaron aumentos de la concentración.[8]

Una gran cantidad de datos de laboratorio y en animales sobre la coenzima Q10 se han acumulado desde 1962.[2] La investigación acerca de los mecanismos de producción de energía celular en los que participa este compuesto recibió el Premio Nobel de Química en 1978. En algunos de los datos acumulados, se observa que la coenzima Q10 estimula el sistema inmunitario de los animales, lo que conduce a una mayor concentración de anticuerpos,[13] mayor número o actividad de macrófagos y células T (linfocitos T),[13,14] además de aumento en la resistencia a las infecciones.[15,16,17] También se notificó que la coenzima Q10 aumenta las concentraciones de anticuerpos IgG (inmunoglobulina G) y el cociente CD4/CD8 en las células T de seres humanos.[18,19,20] CD4 y CD8 son proteínas que se encuentran en la superficie de las células T; CD4 y CD8 identifican las células T auxiliares y las células T citotóxicas, respectivamente. Se notificaron disminuciones del cociente CD4/CD8 en las células T de pacientes oncológicos.[21,22] En investigaciones posteriores, se definieron las propiedades antioxidantes de la coenzima Q10.[23,24,25,26,27]

Los mecanismos de acción propuestos para la coenzima Q10 que son importantes para el cáncer incluyen su función esencial en la producción de energía celular y la estimulación del sistema inmunitario (que quizás estén relacionados entre sí), así como su función antioxidante. La coenzima Q10 es fundamental para la producción de energía aeróbica,[1,25,28] y se indicó que el aumento de la energía celular conduce a un incremento de la síntesis de anticuerpos en las células B (linfocitos B).[6,18] Como se señalo antes (sección Información General), la coenzima Q10 también se comporta como un antioxidante.[1,25,26,27,29,30,31,32] Se cree que, mediante esta función, la coenzima Q10 estabiliza las membranas celulares (estructuras lipídicas esenciales para el mantenimiento de la integridad celular) y previene el daño que producen los radicales libres a otros componentes celulares importantes.[1,25,27,32] El daño al ADN (y quizás a otras moléculas celulares) causado por los radicales libres es posible que sea un factor en la formación del cáncer.[11,23,30,33,34,35,36]

Referencias:

  1. Pepping J: Coenzyme Q10. Am J Health Syst Pharm 56 (6): 519-21, 1999.
  2. Folkers K, Osterborg A, Nylander M, et al.: Activities of vitamin Q10 in animal models and a serious deficiency in patients with cancer. Biochem Biophys Res Commun 234 (2): 296-9, 1997.
  3. Lockwood K, Moesgaard S, Yamamoto T, et al.: Progress on therapy of breast cancer with vitamin Q10 and the regression of metastases. Biochem Biophys Res Commun 212 (1): 172-7, 1995.
  4. Ren S, Lien EJ: Natural products and their derivatives as cancer chemopreventive agents. Prog Drug Res 48: 147-71, 1997.
  5. Jolliet P, Simon N, Barré J, et al.: Plasma coenzyme Q10 concentrations in breast cancer: prognosis and therapeutic consequences. Int J Clin Pharmacol Ther 36 (9): 506-9, 1998.
  6. Folkers K: The potential of coenzyme Q 10 (NSC-140865) in cancer treatment. Cancer Chemother Rep 2 4 (4): 19-22, 1974.
  7. Folkers K: Relevance of the biosynthesis of coenzyme Q10 and of the four bases of DNA as a rationale for the molecular causes of cancer and a therapy. Biochem Biophys Res Commun 224 (2): 358-61, 1996.
  8. Chipperfield B: Ubiquinone concentrations in some tumour-bearing tissues. Ubiquinone concentrations in tumours and some normal tissues in man. Nature 209 (29): 1207-8, 1966.
  9. Eggens I, Elmberger PG, Löw P: Polyisoprenoid, cholesterol and ubiquinone levels in human hepatocellular carcinomas. Br J Exp Pathol 70 (1): 83-92, 1989.
  10. Mano T, Iwase K, Hayashi R, et al.: Vitamin E and coenzyme Q concentrations in the thyroid tissues of patients with various thyroid disorders. Am J Med Sci 315 (4): 230-2, 1998.
  11. Picardo M, Grammatico P, Roccella F, et al.: Imbalance in the antioxidant pool in melanoma cells and normal melanocytes from patients with melanoma. J Invest Dermatol 107 (3): 322-6, 1996.
  12. Portakal O, Ozkaya O, Erden Inal M, et al.: Coenzyme Q10 concentrations and antioxidant status in tissues of breast cancer patients. Clin Biochem 33 (4): 279-84, 2000.
  13. Bliznakov E, Casey A, Premuzic E: Coenzymes Q: stimulants of the phagocytic activity in rats and immune response in mice. Experientia 26 (9): 953-4, 1970.
  14. Kawase I, Niitani H, Saijo N, et al.: Enhancing effect of coenzyme, Q10 on immunorestoration with Mycobacterium bovis BCG in tumor-bearing mice. Gann 69 (4): 493-7, 1978.
  15. Bliznakov EG: Effect of stimulation of the host defense system by coenzyme Q 10 on dibenzpyrene-induced tumors and infection with Friend leukemia virus in mice. Proc Natl Acad Sci U S A 70 (2): 390-4, 1973.
  16. Bliznakov EG, Adler AD: Nonlinear response of the reticuloendothelial system upon stimulation. Pathol Microbiol (Basel) 38 (6): 393-410, 1972.
  17. Bliznakov EG: Coenzyme Q in experimental infections and neoplasia. In: Folkers K, Yamamura Y, eds.: Biomedical and Clinical Aspects of Coenzyme Q. Vol 1. Elsevier/North-Holland Biomedical Press, 1977, pp 73-83.
  18. Folkers K, Shizukuishi S, Takemura K, et al.: Increase in levels of IgG in serum of patients treated with coenzyme Q10. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 38 (2): 335-8, 1982.
  19. Folkers K, Hanioka T, Xia LJ, et al.: Coenzyme Q10 increases T4/T8 ratios of lymphocytes in ordinary subjects and relevance to patients having the AIDS related complex. Biochem Biophys Res Commun 176 (2): 786-91, 1991.
  20. Barbieri B, Lund B, Lundström B, et al.: Coenzyme Q10 administration increases antibody titer in hepatitis B vaccinated volunteers--a single blind placebo-controlled and randomized clinical study. Biofactors 9 (2-4): 351-7, 1999.
  21. Shaw M, Ray P, Rubenstein M, et al.: Lymphocyte subsets in urologic cancer patients. Urol Res 15 (3): 181-5, 1987.
  22. Tsuyuguchi I, Shiratsuchi H, Fukuoka M: T-lymphocyte subsets in primary lung cancer. Jpn J Clin Oncol 17 (1): 13-7, 1987.
  23. Yamamoto Y, Yamashita S, Fujisawa A, et al.: Oxidative stress in patients with hepatitis, cirrhosis, and hepatoma evaluated by plasma antioxidants. Biochem Biophys Res Commun 247 (1): 166-70, 1998.
  24. Yamamoto Y, Yamashita S: Plasma ratio of ubiquinol and ubiquinone as a marker of oxidative stress. Mol Aspects Med 18 (Suppl): S79-84, 1997.
  25. Crane FL, Sun IL, Sun EE: The essential functions of coenzyme Q. Clin Investig 71 (8 Suppl): S55-9, 1993.
  26. Overvad K, Diamant B, Holm L, et al.: Coenzyme Q10 in health and disease. Eur J Clin Nutr 53 (10): 764-70, 1999.
  27. Ernster L, Forsmark-Andrée P: Ubiquinol: an endogenous antioxidant in aerobic organisms. Clin Investig 71 (8 Suppl): S60-5, 1993.
  28. Folkers K, Wolaniuk A: Research on coenzyme Q10 in clinical medicine and in immunomodulation. Drugs Exp Clin Res 11 (8): 539-45, 1985.
  29. Beyer RE, Nordenbrand K, Ernster L: The role of coenzyme Q as a mitochondrial antioxidant: a short review. In: Folkers K, Yamamura Y, eds.: Biomedical and Clinical Aspects of Coenzyme Q. Vol 5. Elsevier Science Publishers B V (Biomedical Division), 1986, pp 17-24.
  30. Gordon M: Dietary antioxidants in disease prevention. Nat Prod Rep 13 (4): 265-73, 1996.
  31. Palazzoni G, Pucello D, Littarru GP, et al.: Coenzyme Q10 and colorectal neoplasms in aged patients. Rays 22 (1 Suppl): 73-6, 1997 Jan-Mar.
  32. Ernster L, Dallner G: Biochemical, physiological and medical aspects of ubiquinone function. Biochim Biophys Acta 1271 (1): 195-204, 1995.
  33. Aust AE, Eveleigh JF: Mechanisms of DNA oxidation. Proc Soc Exp Biol Med 222 (3): 246-52, 1999.
  34. Halliwell B: Oxygen and nitrogen are pro-carcinogens. Damage to DNA by reactive oxygen, chlorine and nitrogen species: measurement, mechanism and the effects of nutrition. Mutat Res 443 (1-2): 37-52, 1999.
  35. Burcham PC: Internal hazards: baseline DNA damage by endogenous products of normal metabolism. Mutat Res 443 (1-2): 11-36, 1999.
  36. Dreher D, Junod AF: Role of oxygen free radicals in cancer development. Eur J Cancer 32A (1): 30-8, 1996.
Estudios preclínicos de laboratorio o con animales

Estudios preclínicos de laboratorio o con animales

El trabajo de laboratorio sobre la coenzima Q10 se ha centrado, sobre todo, en su estructura y su función en la respiración celular. En los estudios con animales se demostró que la coenzima Q10 estimula el sistema inmunitario; los animales tratados presentaron mayor resistencia a las infecciones protozoarias [1,2] y a las neoplasias inducidas por virus o sustancias químicas.[1,2,3,4] En los primeros estudios sobre la coenzima Q10 se observó un aumento de la hematopoyesis (formación de nuevos glóbulos sanguíneos) en monos,[4,5] conejos,[6] y aves de corral.[5] La coenzima Q10 demostró un efecto protector sobre el músculo cardíaco de ratones, ratas y conejos que recibieron el medicamento contra el cáncer doxorrubicina, un tipo de antraciclina.[7,8,9,10,11,12] Si bien en otro estudio se confirmó este efecto protector con la administración de doxorrubicina intraperitoneal en ratones, no se demostró un efecto protector cuando la antraciclina se administró por vía intravenosa, que es la vía de administración en seres humanos.[13]

Los investigadores de un estudio emitieron una advertencia cuando descubrieron que la administración conjunta de coenzima Q10 y radioterapia disminuye la eficacia de esta última.[14] En este estudio, los ratones inoculados con células humanas de cáncer de pulmón de células pequeñas (estudio de xenoinjerto), que después recibieron la coenzima Q10 y una dosis única de radioterapia, tuvieron una inhibición del crecimiento tumoral mucho menor que los ratones del grupo de control tratados con radioterapia sola. Dado que la radiación conduce a la producción de radicales libres y que los antioxidantes protegen contra el daño de los radicales libres, el efecto en este estudio quizás se explique por la acción antioxidante de la coenzima Q10 . Como se señalo antes (en la sección Información General), en estudios de laboratorio y con animales se obtuvo cierta evidencia de que los análogos de la coenzima Q10 quizás tengan actividad anticancerígena directa.[15,16]

Referencias:

  1. Bliznakov EG, Adler AD: Nonlinear response of the reticuloendothelial system upon stimulation. Pathol Microbiol (Basel) 38 (6): 393-410, 1972.
  2. Bliznakov EG: Coenzyme Q in experimental infections and neoplasia. In: Folkers K, Yamamura Y, eds.: Biomedical and Clinical Aspects of Coenzyme Q. Vol 1. Elsevier/North-Holland Biomedical Press, 1977, pp 73-83.
  3. Bliznakov EG: Effect of stimulation of the host defense system by coenzyme Q 10 on dibenzpyrene-induced tumors and infection with Friend leukemia virus in mice. Proc Natl Acad Sci U S A 70 (2): 390-4, 1973.
  4. Folkers K, Osterborg A, Nylander M, et al.: Activities of vitamin Q10 in animal models and a serious deficiency in patients with cancer. Biochem Biophys Res Commun 234 (2): 296-9, 1997.
  5. Folkers K, Brown R, Judy WV, et al.: Survival of cancer patients on therapy with coenzyme Q10. Biochem Biophys Res Commun 192 (1): 241-5, 1993.
  6. Ludwig FC, Elashoff RM, Smith JL, et al.: Response of the bone marrow of the vitamin E-deficient rabbit to coenzyme Q and vitamin E. Scand J Haematol 4 (4): 292-300, 1967.
  7. Choe JY, Combs AB, Folkers K: Prevention by coenzyme Q10 of the electrocardiographic changes induced by adriamycin in rats. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 23 (1): 199-202, 1979.
  8. Combs AB, Choe JY, Truong DH, et al.: Reduction by coenzyme Q10 of the acute toxicity of adriamycin in mice. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 18 (3): 565-8, 1977.
  9. Folkers K, Choe JY, Combs AB: Rescue by coenzyme Q10 from electrocardiographic abnormalities caused by the toxicity of adriamycin in the rat. Proc Natl Acad Sci U S A 75 (10): 5178-80, 1978.
  10. Lubawy WC, Dallam RA, Hurley LH: Protection against anthramycin-induced toxicity in mice by coenzyme Q10. J Natl Cancer Inst 64 (1): 105-9, 1980.
  11. Shinozawa S, Gomita Y, Araki Y: Protective effects of various drugs on adriamycin (doxorubicin)-induced toxicity and microsomal lipid peroxidation in mice and rats. Biol Pharm Bull 16 (11): 1114-7, 1993.
  12. Usui T, Ishikura H, Izumi Y, et al.: Possible prevention from the progression of cardiotoxicity in adriamycin-treated rabbits by coenzyme Q10. Toxicol Lett 12 (1): 75-82, 1982.
  13. Shaeffer J, El-Mahdi AM, Nichols RK: Coenzyme Q10 and adriamycin toxicity in mice. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 29 (2): 309-15, 1980.
  14. Lund EL, Quistorff B, Spang-Thomsen M, et al.: Effect of radiation therapy on small-cell lung cancer is reduced by ubiquinone intake. Folia Microbiol (Praha) 43 (5): 505-6, 1998.
  15. Folkers K: The potential of coenzyme Q 10 (NSC-140865) in cancer treatment. Cancer Chemother Rep 2 4 (4): 19-22, 1974.
  16. Folkers K, Porter TH, Bertino JR, et al.: Inhibition of two human tumor cell lines by antimetabolites of coenzyme Q10. Res Commun Chem Pathol Pharmacol 19 (3): 485-90, 1978.
Estudios clínicos con seres humanos

Estudios clínicos con seres humanos

Los estudios clínicos sobre el uso de la coenzima Q10 para la prevención y el control de los efectos secundarios del tratamiento del cáncer, o como sustancia terapéutica para el cáncer, son muy escasos. Es importante destacar, que en los ensayos clínicos que estudian el uso de la coenzima Q10 en la prevención de los efectos tóxicos del tratamiento oncológico, no se realizó un seguimiento a largo plazo para valorar los desenlaces de los pacientes y determinar si la coenzima Q10 disminuye la eficacia del tratamientos (por ejemplo, quimioterapia y radioterapia). En un estudio de observación con 1134 pacientes de cáncer de mama inscritos en un ensayo clínico multinstitucional del Instituto Nacional del Cáncer (SWOG S0221) se indicó que el uso de suplementos antioxidantes, como la coenzima Q10, antes del tratamiento del cáncer y durante el mismo, quizás se relacione con tasas superiores de recidiva y menor supervivencia.[1]

Tratamiento de los síntomas y los efectos secundarios

Toxicidad cardíaca

En vista de los resultados prometedores de los estudios con animales, la coenzima Q10 se probó como protector contra la toxicidad cardíaca observada en pacientes de cáncer tratados con la antraciclina doxorrubicina. Se postuló que la doxorrubicina interfiere con las reacciones bioquímicas productoras de energía donde participa la coenzima Q10 en las mitocondrias del miocardio y que esta interferencia se supera al añadir la coenzima Q10 como un suplemento.[2,3,4] En los estudios con adultos y niños, incluso en el ensayo aleatorizado que se mencionó antes, se confirmó la disminución de la toxicidad cardíaca observada en los estudios con animales.[2,5,6,7] En un ensayo aleatorizado [7] con 20 pacientes se evaluó la capacidad de la coenzima Q10 para reducir la cardiotoxicidad causada por las antraciclinas.

Fatiga

En dos ensayos controlados aleatorizados se analizó el potencial de los suplementos de coenzima Q10 para prevenir y tratar la fatiga en pacientes que recibían tratamiento oncológico. En un ensayo aleatorizado controlado con placebo con 236 pacientes de cáncer de mama que recibieron quimioterapia adyuvante con radioterapia o sin esta se concluyó que la coenzima Q10 administrada en una dosis diaria de 300 mg en combinación con 300 UI de vitamina E, dividida en 3 dosis, no impidió el empeoramiento de los valores medios de fatiga o de calidad de vida inducido por el tratamiento después de 24 semanas de administración de suplementos.[8] En otro ensayo más reducido (N = 59) se administró una dosis diaria de un suplemento diferente que contenía coenzima Q10 (30 mg), aminoácidos de cadena ramificada (2500 mg) y L-carnitina (50 mg). Durante los 21 días del ensayo, todos los pacientes recibieron quimioterapia adyuvante y ninguno de ellos recibió radioterapia. En los resultados de este ensayo tampoco se demostró una diferencia significativa en los valores medios de fatiga entre el grupo de tratamiento y el grupo de control; sin embargo, se observó un beneficio estadísticamente significativo en el criterio principal de valoración (valor máximo de fatiga en las últimas 24 horas) del estudio.[9]

Tratamiento del cáncer

La administración de la coenzima Q10 para el tratamiento del cáncer en seres humanos se ha investigado solo de manera limitada. En vista de que se observó que las concentraciones sanguíneas de la coenzima Q10 a menudo son bajas en los pacientes de cáncer,[10,11,12,13,14] se probó la administración de suplementos de este compuesto en pacientes sometidos a tratamiento convencional. En un estudio clínico sin enmascaramiento, abierto y no controlado realizado en Dinamarca, se dio seguimiento a 32 pacientes de cáncer de mama durante 18 meses.[15] La enfermedad de estos pacientes se había diseminado a los ganglios linfáticos axilares, y un número sin notificar de pacientes presentaban metástasis a distancia. Los pacientes recibieron suplementos antioxidantes (vitamina C, vitamina E y betacaroteno), otras vitaminas y oligoelementos, ácidos grasos esenciales y coenzima Q10 (dosis de 90 mg/día), además del tratamiento estándar (cirugía, radioterapia y quimioterapia, con tamoxifeno o sin este). Se citó a los pacientes cada 3 meses para controlar el estado de la enfermedad (progresiva o recidivante) y, en caso de sospecha de una recidiva, se los sometió a mamografía, gammagrafía ósea, radiografía o biopsia. La tasa de supervivencia durante el período del estudio fue del 100 % (se esperaban 4 defunciones). Se notificó que 6 pacientes presentaron algunos indicios de remisión; sin embargo, se proporcionaron datos clínicos incompletos y la información indicativa de remisión solo estuvo disponible para 3 de los 6 pacientes. Ninguno de los 6 pacientes presentó hallazgos sugestivos de otras metástasis. Se notificó disminución del uso de analgésicos, mejora de la calidad de vida y ausencia de perdida de peso en los 32 pacientes. No se especificó si el uso de analgésicos y la calidad de vida se midieron de forma objetiva (por ejemplo, a partir de registros de farmacia y cuestionarios validados, respectivamente) o subjetiva (autoinformes de los pacientes).

En un estudio de seguimiento, 1 de los 6 pacientes con remisión notificada y otro paciente nuevo se trataron durante varios meses con dosis más altas de coenzima Q10 (390 mg/día y 300 mg/día, respectivamente).[16] La extirpación quirúrgica del tumor primario de mama en ambos pacientes había sido incompleta. Después de 3 a 4 meses de recibir dosis altas de coenzima Q10 ambos pacientes presentaron una regresión completa de los tumores de mama residuales (evaluada mediante examen clínico y mamografía). Cabe señalar que, en el estudio de seguimiento, se utilizó un identificador diferente para el paciente que había participado en el estudio original. Por lo tanto, es imposible determinar cuál de los 6 pacientes con una remisión notificada participó en el estudio de seguimiento. En el informe del estudio de seguimiento, los investigadores notificaron que los 32 pacientes del estudio original seguían vivos a los 24 meses de observación, aunque se esperaban 6 defunciones.[16]

En otro informe de los mismos investigadores, se notificó que 3 pacientes de cáncer de mama que recibieron dosis altas de coenzima Q10(390 mg/día) se siguieron durante 3 a 5 años.[11] Un paciente tuvo una remisión completa de las metástasis hepáticas (determinada por examen clínico y ecografía), otro tuvo una remisión de un tumor que se había diseminado a la pared torácica (determinada por examen clínico y radiografía de tórax) y el tercer paciente no presentó hallazgos microscópicos de restos tumorales después de una mastectomía (determinados por biopsia del lecho tumoral).

Los 3 estudios en seres humanos antes mencionados [11,15,16] tuvieron importantes defectos de diseño que podrían haber influido en sus resultados. Las defectos del estudio fueron la ausencia de un grupo de control (es decir, todos los pacientes recibieron coenzima Q10), un posible sesgo de selección en las investigaciones de seguimiento y múltiples variables de confusión (es decir, los pacientes recibieron diferentes suplementos además de la coenzima Q10 y se les administró tratamiento estándar mientras recibían los suplementos de coenzima Q10 o justo antes de recibirlos). En consecuencia, no es posible determinar si alguno de los resultados beneficiosos se relacionó en forma directa con la terapia de coenzima Q10.

También se dispone de informes anecdóticos en la bibliografía científica revisada por expertos donde se indica que la coenzima Q10 prolonga la supervivencia de pacientes con cáncer de páncreas, pulmón, recto, laringe, colon y próstata.[6] Los pacientes descritos en estos informes también recibieron otras terapia además de la coenzima Q10, incluso quimioterapia, radioterapia y cirugía.

Ensayos clínicos en curso

Realizar una búsqueda avanzada en inglés de los ensayos clínicos sobre cáncer auspiciados por el NCI que ahora aceptan pacientes. La búsqueda se puede simplificar por ubicación del ensayo, tipo de tratamiento, nombre del fármaco y otros criterios. También se dispone de información general sobre los ensayos clínicos.

Referencias:

  1. Ambrosone CB, Zirpoli GR, Hutson AD, et al.: Dietary Supplement Use During Chemotherapy and Survival Outcomes of Patients With Breast Cancer Enrolled in a Cooperative Group Clinical Trial (SWOG S0221). J Clin Oncol 38 (8): 804-814, 2020.
  2. Cortes EP, Gupta M, Chou C, et al.: Adriamycin cardiotoxicity: early detection by systolic time interval and possible prevention by coenzyme Q10. Cancer Treat Rep 62 (6): 887-91, 1978.
  3. Usui T, Ishikura H, Izumi Y, et al.: Possible prevention from the progression of cardiotoxicity in adriamycin-treated rabbits by coenzyme Q10. Toxicol Lett 12 (1): 75-82, 1982.
  4. Iwamoto Y, Hansen IL, Porter TH, et al.: Inhibition of coenzyme Q10-enzymes, succinoxidase and NADH-oxidase, by adriamycin and other quinones having antitumor activity. Biochem Biophys Res Commun 58 (3): 633-8, 1974.
  5. Folkers K, Wolaniuk A: Research on coenzyme Q10 in clinical medicine and in immunomodulation. Drugs Exp Clin Res 11 (8): 539-45, 1985.
  6. Folkers K, Brown R, Judy WV, et al.: Survival of cancer patients on therapy with coenzyme Q10. Biochem Biophys Res Commun 192 (1): 241-5, 1993.
  7. Iarussi D, Auricchio U, Agretto A, et al.: Protective effect of coenzyme Q10 on anthracyclines cardiotoxicity: control study in children with acute lymphoblastic leukemia and non-Hodgkin lymphoma. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s207-12, 1994.
  8. Lesser GJ, Case D, Stark N, et al.: A randomized, double-blind, placebo-controlled study of oral coenzyme Q10 to relieve self-reported treatment-related fatigue in newly diagnosed patients with breast cancer. J Support Oncol 11 (1): 31-42, 2013.
  9. Iwase S, Kawaguchi T, Yotsumoto D, et al.: Efficacy and safety of an amino acid jelly containing coenzyme Q10 and L-carnitine in controlling fatigue in breast cancer patients receiving chemotherapy: a multi-institutional, randomized, exploratory trial (JORTC-CAM01). Support Care Cancer 24 (2): 637-646, 2016.
  10. Folkers K, Osterborg A, Nylander M, et al.: Activities of vitamin Q10 in animal models and a serious deficiency in patients with cancer. Biochem Biophys Res Commun 234 (2): 296-9, 1997.
  11. Lockwood K, Moesgaard S, Yamamoto T, et al.: Progress on therapy of breast cancer with vitamin Q10 and the regression of metastases. Biochem Biophys Res Commun 212 (1): 172-7, 1995.
  12. Folkers K: Relevance of the biosynthesis of coenzyme Q10 and of the four bases of DNA as a rationale for the molecular causes of cancer and a therapy. Biochem Biophys Res Commun 224 (2): 358-61, 1996.
  13. Ren S, Lien EJ: Natural products and their derivatives as cancer chemopreventive agents. Prog Drug Res 48: 147-71, 1997.
  14. Shidal C, Yoon HS, Zheng W, et al.: Prospective study of plasma levels of coenzyme Q10 and lung cancer risk in a low-income population in the Southeastern United States. Cancer Med 10 (4): 1439-1447, 2021.
  15. Lockwood K, Moesgaard S, Hanioka T, et al.: Apparent partial remission of breast cancer in 'high risk' patients supplemented with nutritional antioxidants, essential fatty acids and coenzyme Q10. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s231-40, 1994.
  16. Lockwood K, Moesgaard S, Folkers K: Partial and complete regression of breast cancer in patients in relation to dosage of coenzyme Q10. Biochem Biophys Res Commun 199 (3): 1504-8, 1994.
Efectos adversos

Efectos adversos

No se ha notificado toxicidad grave relacionada con el uso de coenzima Q10 .[1,2,3,4] Las dosis de 100 mg /día o más causaron insomnio leve en algunas personas. Se detectó un aumento de las enzimas hepáticas en pacientes que tomaron dosis de 300 mg/día durante períodos largos, pero no se informó de efectos tóxicos en el hígado.[1] Los investigadores de un estudio cardiovascular notificaron que la coenzima Q10 causó erupciones cutáneas, náuseas y dolor epigástrico (parte superior del abdomen) que exigieron la salida del estudio de un pequeño número de pacientes.[5] Otros efectos secundarios notificados incluyeron mareos, fotofobia (sensibilidad visual anormal a la luz), irritabilidad,[5] dolor de cabeza, ardor de estómago y fatiga.[6]

En un estudio prospectivo donde se analizó la relación entre el uso de suplementos y los desenlaces del cáncer de mama (SWOG S0221), el uso de cualquier tipo de suplemento antioxidante antes del tratamiento o durante el mismo, incluso la coenzima Q10, la vitamina A, la vitamina C, la vitamina E y los carotenoides, se relacionó con una tendencia que indicó un mayor riesgo de recidiva (cociente de riesgos instantáneos ajustado, 1,41; intervalo de confianza, 0,98–2,04, P = 0,06).[7]

Ciertos fármacos para disminuir los lípidos, como las estatinas (lovastatina, pravastatina y simvastatina) y el gemfibrozilo, así como los fármacos de administración oral que reducen el azúcar en la sangre, como la gliburida (glibenclamida) y la tolazamida, producen una disminución de las concentraciones séricas de la coenzima Q10 y reducen los efectos de la coenzima Q10 como un suplemento.[1,8,9,10] Los betabloqueantes (fármacos que reducen la frecuencia cardíaca y disminuyen la presión arterial) inhiben las reacciones enzimáticas que dependen de la coenzima Q10. La fuerza contráctil del corazón en pacientes con presión arterial alta aumenta con la administración de la coenzima Q10.[1] La coenzima Q10 reduce la respuesta del cuerpo al anticoagulante warfarina.[10] Por último, la coenzima Q10 reduce las necesidades de insulina en personas con diabetes.

Referencias:

  1. Pepping J: Coenzyme Q10. Am J Health Syst Pharm 56 (6): 519-21, 1999.
  2. Overvad K, Diamant B, Holm L, et al.: Coenzyme Q10 in health and disease. Eur J Clin Nutr 53 (10): 764-70, 1999.
  3. Hodges S, Hertz N, Lockwood K, et al.: CoQ10: could it have a role in cancer management? Biofactors 9 (2-4): 365-70, 1999.
  4. Heller JH: Disease, the host defense, and Q-10. Perspect Biol Med 16 (2): 181-7, 1973 Winter.
  5. Baggio E, Gandini R, Plancher AC, et al.: Italian multicenter study on the safety and efficacy of coenzyme Q10 as adjunctive therapy in heart failure. CoQ10 Drug Surveillance Investigators. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s287-94, 1994.
  6. Feigin A, Kieburtz K, Como P, et al.: Assessment of coenzyme Q10 tolerability in Huntington's disease. Mov Disord 11 (3): 321-3, 1996.
  7. Ambrosone CB, Zirpoli GR, Hutson AD, et al.: Dietary Supplement Use During Chemotherapy and Survival Outcomes of Patients With Breast Cancer Enrolled in a Cooperative Group Clinical Trial (SWOG S0221). J Clin Oncol 38 (8): 804-814, 2020.
  8. Kaikkonen J, Nyyssönen K, Tuomainen TP, et al.: Determinants of plasma coenzyme Q10 in humans. FEBS Lett 443 (2): 163-6, 1999.
  9. Thibault A, Samid D, Tompkins AC, et al.: Phase I study of lovastatin, an inhibitor of the mevalonate pathway, in patients with cancer. Clin Cancer Res 2 (3): 483-91, 1996.
  10. Coenzyme Q10. In: Jellin JM, Hitchens K, eds.: Natural Medicines Comprehensive Database. Therapeutic Research Faculty, 1999, pp 241-42.
Resumen de la evidencia sobre la coenzima Q10

Resumen de la evidencia sobre la coenzima Q10

Con el fin de ayudar a los lectores a evaluar los resultados de los estudios con seres humanos sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias del cáncer, se informa, siempre que sea posible, acerca de la solidez de la evidencia (es decir, los niveles de evidencia científica) de cada tipo de tratamiento. Para poder realizar un análisis del nivel de evidencia, el estudio debe cumplir los siguientes requisitos:

  • Estar publicado en una revista científica con revisión externa.
  • Informar sobre los desenlaces terapéuticos o resultados como la respuesta del tumor, una mejora de la supervivencia o una mejora cuantificable de la calidad de vida.
  • Describir los hallazgos clínicos con detalles suficientes como para poder llevar a cabo una evaluación relevante.

Con el objeto de clasificar los estudios con seres humanos, se les asignan puntajes de niveles de evidencia científica por separado, según la solidez estadística del diseño del estudio y la solidez científica de los resultados del tratamiento (es decir, los criterios de valoración) analizados. Los dos puntajes resultantes se combinan para calcular el puntaje total. En el cuadro que se presenta a continuación, figuran los puntajes de los niveles de evidencia de los estudios con seres humanos citados en este sumario. Para obtener una explicación de los puntajes e información adicional sobre el análisis de los niveles de evidencia científica de las terapias integrales, alternativas y complementarias para las personas con cáncer, consultar Niveles de evidencia de los estudios sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias en seres humanos con cáncer.

Sumario sobre la coenzima Q10: números de las referencias y los niveles de evidencia científica correspondientes
Número de la referencia Solidez estadística del diseño de estudio Solidez de los criterios de valoración analizados Puntaje combinado
[1] 3III -Series de casos no consecutivos Diii - Criterios de valoración indirectos -- tasa de respuesta tumoral 3iiiDiii

Referencias:

  1. Lockwood K, Moesgaard S, Hanioka T, et al.: Apparent partial remission of breast cancer in 'high risk' patients supplemented with nutritional antioxidants, essential fatty acids and coenzyme Q10. Mol Aspects Med 15 (Suppl): s231-40, 1994.
Modificaciones a este sumario (04 / 06 / 2022)

Modificaciones a este sumario (04 / 06 / 2022)

Los sumarios del PDQ con información sobre el cáncer se revisan con regularidad y se actualizan a medida que se obtiene nueva información. Esta sección describe los cambios más recientes introducidos en este sumario a partir de la fecha arriba indicada.

Este sumario fue objeto de revisión integral.

Este sumario está redactado y mantenido por el Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, que es editorialmente independiente del NCI. El sumario refleja una revisión independiente de la bibliografía y no representa una declaración de políticas del NCI o de los NIH. Para mayor información sobre las políticas de los sumarios y la función de los consejos editoriales del PDQ que mantienen los sumarios del PDQ, consultar en Información sobre este sumario del PDQ y la página sobre Banco de datos de información de cáncer - PDQ®.

Información sobre este sumario del PDQ

Información sobre este sumario del PDQ

Propósito de este sumario

Este sumario del PDQ con información sobre el cáncer para profesionales de la salud proporciona información integral revisada por expertos y fundamentada en evidencia científica sobre el uso de la coenzima Q10 como tratamiento para las personas con cáncer. El propósito es servir como fuente de información y ayuda para los médicos que atienden a pacientes de cáncer. No ofrece pautas ni recomendaciones formales para tomar decisiones relacionadas con la atención sanitaria.

Revisores y actualizaciones

El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias, cuya función editorial es independiente del Instituto Nacional del Cáncer (NCI), revisa con regularidad este sumario y, en caso necesario, lo actualiza. Este sumario refleja una revisión bibliográfica independiente y no constituye una declaración de la política del Instituto Nacional del Cáncer ni de los Institutos Nacionales de la Salud (NIH).

Cada mes, los miembros de este Consejo examinan artículos publicados recientemente para determinar si se deben:

  • tratar en una reunión,
  • citar textualmente, o
  • sustituir o actualizar, si ya se citaron con anterioridad.

Los cambios en los sumarios se deciden mediante consenso, una vez que los integrantes del Consejo evalúan la solidez de la evidencia científica de los artículos publicados y determinan la forma en que se incorporarán al sumario.

Cualquier comentario o pregunta sobre el contenido de este sumario se debe enviar mediante el formulario de comunicación en Cancer.gov/espanol del NCI. No se comunique con los miembros del Consejo para enviar preguntas o comentarios sobre los sumarios. Los miembros del Consejo no responderán a preguntas del público.

Niveles de evidencia científica

En algunas referencias bibliográficas de este sumario se indica el nivel de evidencia científica. El propósito de estas designaciones es ayudar al lector a evaluar la solidez de la evidencia científica que respalda el uso de ciertas intervenciones o abordajes. El Consejo editorial del PDQ® sobre las terapias integrales, alternativas y complementarias emplea un sistema de jerarquización formal para establecer las designaciones del nivel de evidencia científica.

Permisos para el uso de este sumario

PDQ (Physician Data Query) es una marca registrada. Se autoriza el libre uso del texto de los documentos del PDQ. Sin embargo, no se podrá identificar como un sumario de información sobre cáncer del PDQ del NCI, salvo que se reproduzca en su totalidad y se actualice con regularidad. Por otra parte, se permitirá que un autor escriba una oración como "En el sumario del PDQ del NCI de información sobre la prevención del cáncer de mama se describen, de manera concisa, los siguientes riesgos: [incluir fragmento del sumario]".

Se sugiere citar la referencia bibliográfica de este sumario del PDQ de la siguiente forma:

PDQ® . PDQ Coenzima Q10. Bethesda, MD: National Cancer Institute. Actualización: <MM/DD/YYYY>. Disponible en: https://www.cancer.gov/espanol/cancer/tratamiento/mca/pro/coenzima-q10-pdq. Fecha de acceso: <MM/DD/YYYY>.

Las imágenes en este sumario se reproducen con el permiso del autor, el artista o la editorial para uso exclusivo en los sumarios del PDQ. La utilización de las imágenes fuera del PDQ requiere la autorización del propietario, que el Instituto Nacional del Cáncer no puede otorgar. Para obtener más información sobre el uso de las ilustraciones de este sumario o de otras imágenes relacionadas con el cáncer, consultar Visuals Online, una colección de más de 2000 imágenes científicas.

Cláusula sobre el descargo de responsabilidad

La información en estos sumarios no se debe utilizar como base para determinar reembolsos por parte de las aseguradoras. Para obtener más información sobre la cobertura de seguros, consultar la página Manejo de la atención del cáncer disponible en Cancer.gov/espanol.

Para obtener más información

En Cancer.gov/espanol, se ofrece más información sobre cómo comunicarse o recibir ayuda en ¿En qué podemos ayudarle?. También se puede enviar un mensaje de correo electrónico mediante este formulario.

Última revisión: 2022-04-06

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

Healthwise, Healthwise para cada decisión de la salud, y el logo de Healthwise son marcas de fábrica de Healthwise, Incorporated.

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Encontrar un formulario Encontrar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el glosario de Cigna Contactar a Cigna

Audiencias

Individuos y Familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores de cuidado de la salud

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Health Care Provider portal Cigna for Employers Client Resource Portal Cigna for Brokers

Información de la compañía Cigna

Acerca de Cigna Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Información legal Divulgaciones de productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación [PDF] Asistencia idiomática [PDF] Reportar un fraude Mapa del sitio

Divulgaciones

Los planes de seguro médico y dentales, tanto individuales como familiares, están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc. y Cigna HealthCare of North Carolina, Inc. El seguro de salud de grupo y los planes de beneficios de salud están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliados (consulta la lista de entidades legales que aseguran o administran HMO grupal, HMO dental y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las políticas de seguros y los planes de beneficios grupales contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces, saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría ser un sitio web externo a Cigna. Es posible que Cigna no controle el contenido ni los enlaces de los sitios web externos a Cigna. Información detallada