Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Hidrocefalia congénita

Hidrocefalia congénita

Generalidades del tema

¿Qué es la hidrocefalia congénita?

La hidrocefalia congénita es una acumulación excesiva de líquido cefalorraquídeo (CSF, por sus siglas en inglés) en el cerebro al nacer. El líquido adicional puede aumentar la presión en el cerebro del bebé, lo que provoca daño cerebral y problemas mentales y físicos. Esta afección es poco común.

La detección temprana y el tratamiento rápido de la afección pueden ayudar a limitar los problemas a largo plazo. Pero los efectos a largo plazo dependen en su mayor parte de la causa de la acumulación de líquido, de cuánto empeore y de cómo responda el bebé al tratamiento.

Cuando la hidrocefalia no se produce hasta más tarde en la vida, se llama hidrocefalia adquirida. Este tema se centra en la hidrocefalia que está presente al nacer (congénita).

¿Qué causa la hidrocefalia congénita?

La causa de esta afección es un desequilibrio entre la cantidad de líquido que el cerebro produce y lo bien que el cuerpo es capaz de procesarlo.

Normalmente, el líquido circula por las cavidades cerebrales llamadas ventrículos y, a continuación, alrededor del cerebro y la médula espinal. Entonces el líquido es absorbido por el tejido delgado que rodea el cerebro y la médula espinal. Pero con la hidrocefalia, el líquido no puede llegar a donde se necesita o no se absorbe como debería. Y en casos poco comunes el cerebro produce demasiado líquido.

La hidrocefalia congénita puede ocurrir a causa de:

  • Sangrado en el feto antes del nacimiento.
  • Determinadas infecciones de la madre, como toxoplasmosis o sífilis.
  • Otras anomalías congénitas, como la espina bífida.
  • Una anomalía genética.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma más claro de la hidrocefalia es una cabeza que es más grande de lo normal. Usted y su médico podrían observarla cuando el bebé nace o dentro de los primeros meses de vida. Es normal que la cabeza de un bebé crezca mucho durante el primer año. Pero con la hidrocefalia congénita, la cabeza puede crecer más rápido de lo que es normal para la altura y el peso de un bebé.

La afección puede hacer que el punto blando (fontanela) de la cabeza del bebé se sienta firme o abultado. Además, las zonas entre los huesos del cráneo (suturas) pueden ser más grandes de lo normal.

Si aumenta la presión en el cerebro, su bebé puede:

  • Estar irritable.
  • Dormir demasiado.
  • Vomitar.
  • Comer muy poco.

¿Cómo se diagnostica la hidrocefalia congénita?

Una ecografía fetal puede a veces mostrar el problema antes del parto. Pero la mayoría de los casos se detectan durante un examen físico poco después de que nazca el bebé. Su médico podría sospechar que su bebé tiene hidrocefalia congénita si la cabeza del bebé es más grande de lo normal.

Su bebé puede necesitar pruebas de imagen, como una tomografía computarizada, una resonancia magnética o una ecografía, que pueden proporcionar una imagen más detallada del cerebro. Pueden realizarse pruebas genéticas en algunos casos.

¿Cómo se trata?

El tratamiento temprano —antes de los 4 meses de edad— es importante para ayudar a limitar o prevenir el daño cerebral. El tratamiento se centra en reducir la cantidad de líquido en el cerebro para aliviar la presión.

En la mayoría de los casos, el médico coloca un tubo flexible, llamado derivación, en el cerebro para drenar el líquido. La derivación transporta el líquido a otra parte del cuerpo (por lo general, el abdomen o el corazón), que luego absorbe el líquido. La derivación puede permanecer en el cerebro de por vida, aunque tal vez tenga que repararse o reemplazarse más adelante si se bloquea o se infecta.

En algunos casos, puede usarse una cirugía llamada ventriculostomía endoscópica del tercer ventrículo (ETV, por sus siglas en inglés) en lugar de una derivación. En la ETV, se realiza un pequeño orificio en la parte profunda del cerebro de modo que el líquido en el cerebro pueda fluir libremente.

En ocasiones, es necesario un tratamiento de urgencia para reducir el líquido. Esto puede incluir medicamentos, una punción lumbar (a veces llamada punción raquídea) o un procedimiento para drenar el líquido del cerebro hasta que se pueda colocar una derivación.

Si su hijo tiene problemas o retrasos en el desarrollo provocados por el daño cerebral, su médico puede ayudarle a encontrar la atención que necesita. El tratamiento se enfocará en los problemas específicos que su hijo tenga. Por ejemplo, la terapia del habla puede ayudar con los retrasos del lenguaje. La fisioterapia puede ayudar con los problemas con las habilidades motrices.

¿Qué tipo de atención continua necesitará su hijo?

No importa el tipo de tratamiento a que se haya sometido su hijo, usted y los médicos de su hijo tendrán que observarlo de cerca para asegurarse de que el líquido en el cerebro continúa drenando correctamente. La presión en el cerebro puede aumentar de nuevo. Las derivaciones pueden obstruirse o infectarse. Es necesario tratar estos problemas de inmediato para evitar daño permanente.

Síntomas como irritabilidad, falta de apetito, dormir demasiado y vomitar frecuentemente pueden ser señales de que el líquido se ha vuelto a acumular en el cerebro de su hijo. Después de la primera infancia, puede haber otros síntomas a tener en cuenta, como dolores de cabeza, problemas de la vista, confusión, habla arrastrada o problemas para caminar. Las infecciones de la derivación también pueden causar fiebre y enrojecimiento a lo largo de la válvula o la vía de la derivación.

A medida que su hijo crece, será necesario prestar atención a problemas con el desarrollo del cerebro. Estos pueden incluir cosas como retrasos en el aprendizaje, problemas con las habilidades motrices y problemas del habla. Hable con su médico acerca de cualquier problema o cambio nuevos que note.

Puede ser difícil esperar y ver si los síntomas regresan. Y si su hijo tiene necesidades especiales, puede ser difícil cuidarlo. Intente cuidarse. Y pregunte a su médico acerca de grupos de apoyo y organizaciones que puedan ayudar.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Crecimiento y desarrollo en recién nacidos Crecimiento y desarrollo en bebés de 1 a 12 meses Grupos de apoyo y apoyo social

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Encontrar un formulario Encontrar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el glosario de Cigna Contactar a Cigna

Audiencias

Individuos y Familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores de cuidado de la salud

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Health Care Provider portal Cigna for Employers Client Resource Portal Cigna for Brokers

Información de la compañía Cigna

Acerca de Cigna Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Información legal Divulgaciones de productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación [PDF] Asistencia idiomática [PDF] Reportar un fraude Mapa del sitio

Divulgaciones

Los planes de seguro médico y dentales, tanto individuales como familiares, están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc. y Cigna HealthCare of North Carolina, Inc. El seguro de salud de grupo y los planes de beneficios de salud están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliados (consulta la lista de entidades legales que aseguran o administran HMO grupal, HMO dental y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las políticas de seguros y los planes de beneficios grupales contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces, saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría ser un sitio web externo a Cigna. Es posible que Cigna no controle el contenido ni los enlaces de los sitios web externos a Cigna. Información detallada