Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Lesiones en las piernas

Lesiones en las piernas

Generalidades

Las lesiones menores en las piernas son comunes. Los síntomas a menudo se desarrollan por el desgaste diario, el uso excesivo o una lesión. Las lesiones en las piernas tienden a ocurrir más durante:

  • Deportes o actividades recreativas.
  • Tareas relacionadas con el trabajo.
  • Trabajo o proyectos en la casa.

La mayoría de las lesiones en las piernas en niños y adolescentes ocurren durante deportes o juegos o por caídas accidentales. El riesgo de lesiones es mayor en los deportes de contacto como la lucha libre, el fútbol y el fútbol americano. También es más alto en deportes de alta velocidad, como ciclismo, patinaje en línea, esquí, snowboard, y skateboarding. Las rodillas, los tobillos y los pies son las zonas del cuerpo más afectadas. Cualquier lesión en el extremo de un hueso largo cerca de una articulación puede dañar la placa de crecimiento. Un médico debe revisarlo.

Los adultos mayores tienen un mayor riesgo de sufrir lesiones y fracturas. Eso es porque pierden masa muscular y fuerza ósea (osteoporosis) a medida que envejecen. También tienen más problemas con la visión y el equilibrio, lo que aumenta su riesgo de lesiones accidentales.

La mayoría de las lesiones menores sanarán por sí solas. Por lo general, el tratamiento en el hogar es todo lo que se necesita.

Lesión aguda (traumática)

Una lesión aguda puede ser causada por un golpe directo, una lesión penetrante o una caída. O puede ser causada por torcer, sacudir, atascar o doblar una extremidad de manera anormal. El dolor puede ser repentino e intenso. Se pueden presentar hematomas e hinchazón poco después de la lesión. Estas lesiones generalmente necesitan atención médica inmediata. Pueden incluir:

  • Hematomas (contusiones). Ocurren cuando pequeños vasos sanguíneos debajo de la piel se desgarran o rompen, a menudo por un giro, un golpe o una caída. La sangre se filtra a los tejidos debajo de la piel. Causa un color negro azulado que a menudo se vuelve púrpura, rojo, amarillo y verde a medida que el moretón sana.
  • Lesiones en las fibras duras y resistentes (ligamentos) que conectan hueso con hueso y ayudan a estabilizar las articulaciones (esguinces).
  • Lesiones en las fibras duras y resistentes que conectan el músculo con el hueso (tendones), como una ruptura del tendón de Aquiles.
  • Tirones musculares (distensiones), como una distensión en los isquiotibiales.
  • Rupturas musculares, como la ruptura del gemelo.
  • Huesos rotos (fracturas). Una fractura, como una fractura en la parte baja de la pierna, puede ocurrir cuando un hueso se dobla, tuerce, atasca, golpea directamente o se usa para amortiguar una caída.
  • Tirar o empujar los huesos fuera de su posición normal entre los otros huesos que forman una articulación (luxaciones).

Lesiones por uso excesivo

Las lesiones por uso excesivo ocurren cuando se coloca demasiada tensión en una articulación u otro tejido. Esto puede suceder cuando se hace más de una actividad o se repite una actividad una y otra vez. Las lesiones por uso excesivo incluyen:

  • Inflamación del saco de líquido que amortigua y lubrica los huesos (bursitis).
  • Inflamación, desgarro o deshilachamiento de las fibras duras y resistentes que conectan los músculos con los huesos (tendinitis).
  • Fisuras en los huesos, como fracturas por sobrecarga en el pie.
  • Inflamación de la cubierta fibrosa del hueso (periostio) donde las fibras musculares se unen a él (dolores de espinilla).
  • Inflamación de la fascia plantar. Este es un ligamento ancho y plano en la parte inferior del pie (fascitis plantar).
  • Inflamación en la parte superior de la tibia donde el tendón rotuliano se adhiere a una prominencia ósea (enfermedad de Osgood-Schlatter). Esto es más probable que ocurra durante los períodos de crecimiento rápido. Por lo general, se ve en deportistas adolescentes, especialmente aquellos que juegan fútbol americano, baloncesto o fútbol y aquellos que participan en gimnasia y danza. La enfermedad involucra ambas piernas aproximadamente el 25% de las veces. En casos poco frecuentes es una afección crónica de por vida.

Tratamiento

El tratamiento para una lesión en la pierna puede incluir reposo, hielo, elevación y otros primeros auxilios (como usar un aparato ortopédico, una férula o un yeso) o fisioterapia. Algunas lesiones en las piernas se tratan con medicamentos o cirugía, especialmente si se rompe un hueso. El tratamiento depende de:

  • La ubicación y el tipo de lesión y su gravedad.
  • Cuándo se produjo la lesión.
  • Su edad, estado de salud y actividades, como el trabajo, los deportes o pasatiempos.
Revise sus síntomas

Revise sus síntomas

¿Tiene alguna lesión en la pierna?
Lesión en la pierna
No
Lesión en la pierna
¿Qué edad tiene?
Menos de 5 años
Menos de 5 años
5 años o más
5 años o más
¿Es usted hombre o mujer?
Hombre
Varón
Mujer
Mujer

La evaluación médica de los síntomas se basa en las partes del cuerpo que usted tiene.

  • Si es transgénero o de género no binario, seleccione el sexo que coincida con las partes del cuerpo (como los ovarios, los testículos, la próstata, las mamas, el pene o la vagina) que tenga ahora en la zona donde tenga los síntomas.
  • Si sus síntomas no están relacionados con esos órganos, puede elegir el sexo con el que se identifique.
  • Si tiene algunos órganos de ambos sexos, es posible que tenga que utilizar esta herramienta de triaje dos veces (una vez como "hombre" y otra vez como "mujer"). Esto es para asegurarse de que la herramienta haga las preguntas adecuadas para usted.
¿Se ha sometido a alguna cirugía en la pierna en el último mes?
Si un yeso, una tablilla (férula) o un aparato ortopédico son la causa del problema, siga las instrucciones que recibió acerca de cómo aflojarlos.
Cirugía en la pierna el mes pasado
No
Cirugía en la pierna el mes pasado
¿Ha pasado más de un mes desde la lesión en la pierna?
Lesión en la pierna hace más de un mes
No
Lesión en la pierna hace más de un mes
¿Ha tenido algún trauma grave en las últimas 2 a 3 horas?
Traumatismo grave en las últimas 2 o 3 horas
No
Traumatismo grave en las últimas 2 o 3 horas
¿Tiene algún sangrado intenso que no se ha desacelerado con presión directa?
Sangrado intenso
No
Sangrado intenso
¿Tiene síntomas de choque ("shock")?
Los síntomas en un adulto o en un niño mayor son diferentes de los síntomas en un niño pequeño.
Síntomas de choque
No
Síntomas de choque
¿Tiene problemas para mover la pierna?
El dolor y la hinchazón pueden limitar los movimientos.
Dificultad para mover la pierna
No
Dificultad para mover la pierna
¿Puede mover la pierna en alguna medida?
Puede mover la pierna
No
No puede mover la pierna
¿Ha tenido problemas para mover la pierna durante más de 2 días?
Dificultad para mover la pierna durante más de 2 días
No
Dificultad para mover la pierna durante más de 2 días
¿Hay algún dolor en las piernas?
Dolor en la pierna
No
Dolor en la pierna
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala del 0 al 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
Las señales de dolor en un bebé o en un niño pequeño son diferentes de las señales de dolor en un niño mayor.
5 a 10: Dolor moderado a grave
Dolor de moderado a intenso
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿Tiene algún dolor en la pierna?
Dolor en la pierna
No
Dolor en la pierna
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala de 0 a 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
8 a 10: Dolor grave
Dolor intenso
5 a 7: Dolor moderado
Dolor moderado
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿El dolor ha durado más de 2 días?
Dolor durante más de 2 días
No
Dolor durante más de 2 días
¿La pierna tiene un color azul, o está muy pálida o fría y es diferente de la otra pierna?
Si la pierna está en un yeso, una tablilla (férula) o un aparato ortopédico, siga las instrucciones que recibió acerca de cómo aflojarlos.
La pierna está azulada, muy pálida o fría y diferente de la otra pierna
No
La pierna está azulada, muy pálida o fría y diferente de la otra pierna
¿Hay alguna hinchazón o algún moretón?
Hinchazón o moretones
No
Hinchazón o moretones
¿Tuvo hinchazón o moretones en los 30 minutos siguientes a la lesión?
Hinchazón o moretones dentro de los 30 minutos de ocurrida la lesión
No
Hinchazón o moretones dentro de los 30 minutos de ocurrida la lesión
¿La hinchazón ha durado más de 2 días?
Hinchazón por más de 2 días
No
Hinchazón por más de 2 días
¿Tiene entumecimiento, hormigueo o debilidad en la pierna que ha durado más de una hora?
Debilidad es no poder usar la pierna con normalidad, sin importar cuánto se esfuerce. Es posible que el dolor o la hinchazón hagan que le resulte difícil mover la pierna, pero esto no es lo mismo que tener debilidad.
Entumecimiento, hormigueo o debilidad durante más de 1 hora
No
Entumecimiento, hormigueo o debilidad durante más de 1 hora
¿Sospecha que la lesión podría haber sido causada por maltrato?
Esta es una pregunta común que hacemos en algunos temas. Tal vez no se aplique en su caso. Pero hacerles esta pregunta a todas las personas, nos es útil para encontrar la ayuda que necesitan.
La lesión puede deberse al abuso
No
La lesión puede deberse al abuso
¿Hay algún síntoma de infección?
Síntomas de infección
No
Síntomas de infección
¿Cree que el problema podría estar causando fiebre?
Algunos problemas óseos y articulares pueden causar fiebre.
Posible fiebre
No
Posible fiebre
¿Hay vetas rojizas que se alejan del área o pus que drena de ella?
Vetas rojizas o pus
No
Vetas rojizas o pus
¿Tiene diabetes, un sistema inmunitario debilitado, enfermedad arterial periférica o algún elemento quirúrgico en el área?
"Elemento" incluye cosas como articulaciones artificiales, placas o tornillos, catéteres y bombas de administración de medicamentos.
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
No
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
¿Ha tenido síntomas durante más de una semana?
Síntomas durante más de una semana
No
Síntomas durante más de una semana

Muchos factores pueden afectar la forma en que el cuerpo responde a un síntoma y qué tipo de atención podría necesitar. Estos incluyen:

  • Su edad. Los bebés y los adultos mayores tienden a enfermarse con más rapidez.
  • Su estado de salud general. Si tiene una afección como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es posible que deba prestar especial atención a determinados síntomas y buscar atención antes.
  • Los medicamentos que toma. Ciertos medicamentos, como los medicamentos que previenen la formación de coágulos de sangre (anticoagulantes), medicamentos que inhiben el sistema inmunitario como los esteroides o la quimioterapia, remedios herbarios o suplementos pueden provocar síntomas o empeorarlos.
  • Hechos relacionados con la salud recientes, como una cirugía o una lesión. Estos tipos de hechos pueden causar síntomas más adelante o agravarlos.
  • Sus hábitos de salud y su estilo de vida, como los hábitos alimentarios y de ejercicio, el hábito de fumar, el consumo de alcohol o de drogas, los antecedentes sexuales y los viajes.

Pruebe el tratamiento en el hogar

Usted respondió todas las preguntas. En función de sus respuestas, es posible que pueda resolver este problema en el hogar.

  • Pruebe el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas.
  • Llame a su médico si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud (por ejemplo, si los síntomas no mejoran como debería esperar). Es posible que necesite atención antes.

Un traumatismo importante es cualquier episodio que pueda causar una lesión muy grave, como:

  • Una caída desde más de 10 pies (3.1 m)[más de 5 pies (1.5 m) para niños menores de 2 años y adultos mayores de 65 años].
  • Un choque en el que alguno de los vehículos involucrados fuera a una velocidad de más de 20 millas (32 km) por hora.
  • Cualquier evento que cause sangrado intenso que no pueda controlar.
  • Cualquier evento lo suficientemente fuerte como para producir una fractura grave en un hueso grande (como el hueso de un brazo o de una pierna).

Con sangrado intenso, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • Sale sangre a chorros de la herida.
  • El sangrado no se detiene ni se reduce al aplicar presión.
  • La sangre empapa rápidamente una venda tras otra.

Con sangrado moderado, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • El sangrado se reduce o se detiene al aplicar presión, pero comienza nuevamente si deja de presionar.
  • La sangre puede empapar algunas vendas, pero no en forma rápida ni descontrolada.

Con sangrado leve, cualquiera de estas afirmaciones puede ser verdadera:

  • El sangrado se detiene por sí solo o al aplicar presión.
  • El sangrado se detiene o se reduce a supuración o goteo después de 15 minutos de aplicar presión. Es posible que exude o gotee por un máximo de 45 minutos.

Dolor en adultos y niños mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente intenso como para perturbar sus actividades normales y el sueño, pero lo puede tolerar durante horas o días. Moderado también puede significar dolor que aparece y desaparece incluso si es intenso cuando está presente.
  • Dolor leve (de 1 a 4): Usted nota el dolor, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Síntomas de infección pueden incluir:

  • Aumento del dolor, la hinchazón, la temperatura o el enrojecimiento en la zona o a su alrededor.
  • Vetas rojas que emanan de la zona.
  • Pus que supura de la zona.
  • Fiebre.

Determinadas afecciones de salud y medicamentos debilitan la capacidad del sistema inmunitario de combatir las infecciones y las enfermedades. Algunos ejemplos en los adultos son:

  • Enfermedades como diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas y VIH/SIDA.
  • Problemas a largo plazo con el alcohol y las drogas.
  • Medicamentos esteroides, que pueden usarse para tratar una variedad de afecciones.
  • Quimioterapia y radioterapia para el cáncer.
  • Otros medicamentos usados para tratar la enfermedad autoinmunitaria.
  • Medicamentos que se hayan tomado después de un trasplante de órganos.
  • No tener bazo.

Dolor en niños menores de 3 años

Puede ser difícil saber cuánto dolor siente un bebé o un niño pequeño.

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el bebé no puede dormir, no puede estar cómodo y llora constantemente sin importar lo que usted haga. Es posible que el bebé patee, cierre los puños o haga muecas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El bebé está muy molesto, se aferra mucho a usted y podría tener problemas para dormir, pero responde cuando usted intenta calmarlo.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El bebé está un poco molesto y se aferra un poco a usted, pero responde cuando usted intenta calmarlo.

Dolor en niños de 3 años y mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que el niño no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor. Nadie puede tolerar un dolor intenso durante más de algunas horas.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente fuerte como para perturbar las actividades normales y el sueño del niño, pero el niño puede tolerarlo durante horas o días.
  • Dolor leve (de 1 a 4): El niño nota el dolor y podría quejarse de eso, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Cuando un área se vuelve azulada, muy pálida o fría, puede significar que ha habido un cambio repentino en el riego sanguíneo del área. Esto puede ser grave.

Existen otros motivos para los cambios en el color y en la temperatura. Los moretones a menudo son azulados. Una extremidad podría ponerse azulada o pálida si la deja en una posición durante demasiado tiempo, pero regresa al color normal después de moverla. Lo que debe buscar es un cambio en el aspecto del área (se vuelve azulada o pálida) y en cómo se siente (se vuelve fría al tacto), y este cambio no desaparece.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que puede ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los adultos y los niños mayores a menudo tienen varios síntomas de choque. Estos incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentirse muy mareados o aturdidos, como si fueran a desmayarse.
  • Sentirse muy débiles o tener problemas para estar de pie.
  • No sentirse alerta ni capaces de pensar claramente. Es posible que se sientan confusos, inquietos, temerosos o incapaces de responder preguntas.

El choque ("shock") es una afección potencialmente mortal que podría ocurrir rápidamente después de una enfermedad o lesión repentinas.

Los bebés y los niños pequeños a menudo tienen varios síntomas de choque. Estos incluyen:

  • Desmayo (pérdida del conocimiento).
  • Sentir mucho sueño o que resulte difícil despertarlos.
  • No responder cuando los tocan o les hablan.
  • Respirar mucho más rápido de lo habitual.
  • Actuar confusos. Es posible que el niño no sepa dónde está.

Busque atención ahora

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención de inmediato. Es probable que el problema empeore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico ahora para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención en la siguiente hora.
  • No necesita llamar a una ambulancia, a menos que:
    • No pueda viajar en forma segura conduciendo usted mismo o pidiéndole a alguien que le lleve.
    • Esté en un área en la que haya mucho tránsito u otros problemas que podrían retrasarle.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de urgencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

Aplique presión directa y constante en la herida hasta que llegue la ayuda. Mantenga la zona elevada si puede.

A veces, las personas no quieren llamar al 911. Podrían creer que sus síntomas no son graves o que simplemente pueden pedirle transporte a otra persona. O podría preocuparles el costo. Pero, en función de sus respuestas, la manera más rápida y segura de obtener la atención que necesita es llamar al 911 para solicitar transporte médico al hospital.

Busque atención hoy

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención pronto. Probablemente, el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico hoy para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención hoy.
  • Si sucede por la noche, preste atención a los síntomas y busque atención por la mañana.
  • Si los síntomas empeoran, busque atención antes.

Llame al 911 ahora

En función de sus respuestas, usted necesita atención de urgencia.

Llame ahora al 911 o a otros servicios de emergencia.

A veces, las personas no quieren llamar al 911. Podrían creer que sus síntomas no son graves o que simplemente pueden pedirle transporte a otra persona. O podría preocuparles el costo. Pero, en función de sus respuestas, la manera más rápida y segura de obtener la atención que necesita es llamar al 911 para solicitar transporte médico al hospital.

Programe una cita

En función de sus respuestas, es posible que el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Programe una cita para consultar a su médico en las próximas 1 a 2 semanas.
  • Si corresponde, pruebe el tratamiento en el hogar mientras espera la cita.
  • Si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud, llame a su médico. Es posible que necesite atención antes.
Problemas en las piernas, no relacionados con lesiones
Problemas posoperatorios
Cuidado personal

Cuidado personal

Primeros auxilios para un posible hueso roto

La mayoría de las lesiones menores en las piernas se curarán por sí solas, y el tratamiento en el hogar suele ser todo lo que se necesita. Pero si piensa que podría tener una lesión más grave, use primeros auxilios hasta que pueda ver a un médico.

  • Controle el sangrado con presión directa sobre la herida.
  • Retire todas las tobilleras o anillos de inmediato. Puede ser difícil quitar las joyas después de que comienza la hinchazón. Esto puede causar otros problemas graves, como un nervio comprimido o flujo sanguíneo restringido.
  • No intente enderezar la pierna lesionada.
  • Entablille la pierna lesionada para protegerla de más lesiones. Afloje la envoltura alrededor de la férula si hay señales de que la envoltura está demasiado apretada. Las señales incluyen entumecimiento, hormigueo, aumento del dolor, hinchazón y piel fría debajo de la envoltura.
  • Si un hueso se está saliendo de la piel, no intente empujarlo de nuevo hacia la piel. Es mejor dejar el hueso solo. Cubra la zona con una venda limpia.

Cómo tratar una lesión leve en la pierna

Pruebe los siguientes consejos para ayudar a aliviar el dolor, la hinchazón y la rigidez en la pierna.

  • Quítese todas las joyas.

    Quítese los anillos, las tobilleras y cualquier otra joya que tenga alrededor de una extremidad inferior. Será difícil quitarse las joyas después de que comience la hinchazón.

  • Descanse.

    Es importante descansar y proteger la zona lesionada o dolorida. Detenga, cambie o tómese un descanso de cualquier actividad que pudiera estar causándole dolor y molestias.

  • Use hielo.

    Aplíquese hielo o una compresa fría sobre la pierna por entre 10 y 20 minutos cada vez. Trate de hacerlo cada 1 o 2 horas durante los siguientes 3 días (cuando esté despierto).

  • Vende la zona lesionada o dolorida.

    La compresión, o envolver la zona con una venda elástica (como una venda Ace), ayudará a reducir la hinchazón. No ajuste el vendaje demasiado, ya que eso puede provocar más hinchazón debajo de la zona afectada. Afloje el vendaje si le aprieta demasiado. Las señales de que el vendaje está demasiado apretado incluyen entumecimiento, hormigueo, aumento del dolor, frialdad e hinchazón en la zona debajo del vendaje.

  • Eleve la zona lesionada o dolorida.

    Trate de mantener la zona al nivel del corazón o por encima de este para ayudar a reducir la hinchazón. Eleve la zona sobre almohadas mientras se aplica hielo y siempre que esté sentado o acostado.

  • Use una muleta o un bastón.

    Use una muleta o un bastón durante las primeras 24 o 48 horas de la lesión si se siente más cómodo y le da soporte a la zona lesionada.

  • Evite más hinchazón.

    Durante las primeras 48 horas después de una lesión, evite cosas que pudieran aumentar la hinchazón. Estas cosas incluyen duchas calientes, bañeras de hidromasajes, compresas calientes y bebidas que contengan alcohol.

  • Aplíquese calor.
    • Después de 2 o 3 días, puede intentar aplicar calor en la zona que le duele. Los tipos de terapia de calor incluyen paquetes para microondas y parches térmicos desechables.
    • Aplíquese calor durante 10 a 20 minutos por vez.
    • También podría probar a alternar entre frío y calor.
  • Frótese la zona.

    Masajee o frote suavemente la zona para aliviar el dolor y estimular la circulación de la sangre. No masajee la zona lesionada si le causa dolor.

  • No fume ni consuma otros productos derivados del tabaco.

    Fumar demora la sanación porque reduce la irrigación sanguínea y retrasa la reparación del tejido.

Si necesita usar una venda, muleta o bastón durante más de 48 horas, es posible que tenga una lesión más grave que deba ser revisada por un médico.

Cuándo pedir ayuda durante el cuidado personal

Llame a un médico si cualquiera de lo siguiente ocurre mientras se cuida en el hogar:

  • Hinchazón o dolor nuevos o peores.
  • Nuevas señales de infección, como enrojecimiento, calor, pus o fiebre.
  • Entumecimiento, hormigueo o piel fría y pálida nuevos o peores.
  • Disminución del movimiento o la fuerza.
  • Los síntomas ocurren con mayor frecuencia o son más graves.

Sepa más

Cómo prepararse para su cita

Cómo prepararse para su cita

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2023 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Moretones y manchas de sangre debajo de la piel Quemaduras solares Heridas por punción Quemaduras y descargas eléctricas Cortes Mordeduras de animales y de humanos Raspaduras

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Buscar un formulario Buscar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el Glosario de Cigna Comunicarme con Cigna

Audiencia

Individuos y familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Portal para proveedores de cuidado de la salud Cigna para empleadores Portal de recursos para clientes Cigna para agentes

Información sobre The Cigna Group

Acerca de Cigna Healthcare Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores The Cigna Group Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Asuntos legales Divulgaciones sobre productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación Asistencia idiomática [PDF] Reportar fraude Mapa del sitio Configuración de cookies

Aviso legal

Los planes individuales y familiares de seguro médico y dental están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc., Cigna HealthCare of Georgia, Inc., Cigna HealthCare of North Carolina, Inc., Cigna HealthCare of South Carolina, Inc. y Cigna HealthCare of Texas, Inc. Los planes de beneficios de salud y de seguro de salud de grupo están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliadas (puedes ver un listado de las entidades legales que aseguran o administran HMO para grupos, HMO dentales y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, el logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las pólizas de seguros y los planes de beneficios de grupo contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, los costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría no ser un sitio web de Cigna. Cigna no puede controlar el contenido ni los enlaces de sitios web que no son de Cigna. Detalles