Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Problemas y lesiones en la ingle

Problemas y lesiones en la ingle

Generalidades

Es posible que haya tenido un problema menor en la ingle en un momento u otro. La mayoría de las veces nuestros movimientos corporales no causan problemas. Pero, a veces, los síntomas pueden desarrollarse por el desgaste diario, el uso excesivo o una lesión.

Las zonas de la ingle están ubicadas a cada lado del cuerpo en los pliegues donde el abdomen se une con las piernas. La zona púbica se encuentra entre las ingles.

Las lesiones en la ingle se producen con mayor frecuencia durante:

  • Deportes o actividades recreativas, como hockey sobre hielo, esquí de fondo, baloncesto y fútbol.
  • Actividades relacionadas con el trabajo.
  • Trabajo o proyectos en la casa.
  • Accidentes automovilísticos.

Los problemas y lesiones en la ingle pueden causar dolor y preocupación. La mayoría de las lesiones y los problemas menores sanarán por sí solos. El tratamiento en el hogar suele ser lo único que se necesita para aliviar los síntomas y ayudarle a sanar.

Lesión en la ingle

Una lesión aguda en la ingle puede ocurrir por un golpe directo, una lesión punzante o una caída, o porque la pierna se doble en una posición anormal.

Usted puede tener una distensión (tirón) en un músculo inguinal durante el ejercicio, como al correr, patinar, patear jugando al fútbol o al jugar al baloncesto. Puede forzar un músculo de la ingle cuando levanta, empuja o tira de objetos pesados. Usted podría tener un tirón en un músculo inguinal al caerse. Un tirón o desgarro repentino de un músculo de la ingle puede causar dolor repentino. Es posible que escuche un chasquido cuando mueve la cadera o la pierna. La hinchazón y los moretones pueden aparecer rápidamente. Pero a veces no aparecen durante unos días después de la lesión.

Las lesiones por uso excesivo ocurren cuando se coloca demasiada tensión en una zona. Esto ocurre cuando usted realiza una actividad en exceso o repite la misma actividad día tras día. El uso excesivo puede provocar distensiones musculares o desgarros, o puede causar hinchazón. El uso excesivo puede causar:

  • Una grieta muy fina en un hueso (fractura por estrés).
  • Bursitis.
  • Osteítis púbica. Esta es una condición que causa dolor crónico en la ingle debido al estrés en la sínfisis del pubis. Los corredores de fondo y los jugadores de fútbol tienen más probabilidades de verse afectados.
  • Problemas de cadera. Los ejemplos incluyen distensión muscular en la ingle o los glúteos.
  • Fracturas por avulsión. Esto ocurre cuando la fuerza hace que un tendón o ligamento se desprenda de un hueso y se rompa un pedazo de hueso. Afecta con mayor frecuencia a atletas adolescentes que participan en deportes de salto, patadas, carreras de velocidad o vallas.

Otras causas de problemas en la ingle

El dolor en la ingle no causado por una lesión en la ingle puede provenir de otras partes del cuerpo. Esto se llama dolor referido o irradiado. Los tirones musculares, de ligamentos o tendones en la pierna pueden causar síntomas en la ingle. Es importante buscar otras causas de dolor en la ingle cuando no haya tenido una lesión.

Una hernia inguinal es una protrusión de tejido blando a través de un punto débil en la pared abdominal en la zona de la ingle. Puede necesitar tratamiento quirúrgico. Una hernia deportiva puede afectar la misma zona de la ingle en atletas competitivos.

Las infecciones pueden causar un bulto, protuberancias o hinchazón en la zona de la ingle. Las glándulas (ganglios linfáticos) en la ingle pueden agrandarse y doler cuando hay una infección en la zona de la ingle. Si la infección es menor, la hinchazón puede durar unos días y desaparecer por sí sola.

Salpullidos

Las erupciones en la zona de la ingle tienen muchas causas, tales como tiña o levadura (candidiasis cutánea). La mayoría de las erupciones pueden tratarse en el hogar.

Causas del dolor en la ingle en niños

Cuando un niño tiene dolor en la ingle, el dolor puede ser causado por un problema con la parte superior del fémur (cabeza del fémur) o la cadera. Las causas comunes de dolor en la ingle, dolor de rodilla (dolor referido de la cadera) o cojera incluyen:

  • Enfermedad de Legg-Calve-Perthes. Afecta la irrigación sanguínea y la posición adecuada de la cabeza del fémur en la cavidad de la cadera.
  • Deslizamiento de la epífisis femoral. Ocurre cuando el fémur se desliza en la placa de crecimiento (físis) y no encaja correctamente en la cavidad de la cadera.
  • Displasia del desarrollo de la cadera. Es causada por el desarrollo anormal de la articulación de la cadera. Es posible que el fémur no encaje firmemente en la cavidad de la cadera (subluxación). O puede estar completamente fuera de la cavidad de la cadera.
  • Hinchazón (inflamación) del revestimiento del espacio articular de la cadera (sinovitis tóxica).
  • Artritis idiopática juvenil. Causa inflamación, hinchazón, rigidez y, a menudo, dolor en las articulaciones.
  • Artritis infecciosa (artritis séptica). Es causada por una infección bacteriana o micótica dentro de la articulación de la cadera.
Revise sus síntomas

Revise sus síntomas

¿Tiene algún problema en el área inguinal?
Problema en la ingle
No
Problema en la ingle
¿Qué edad tiene?
Menos de 12 años
Menos de 12 años
12 años o más
12 años o más
¿Es usted hombre o mujer?
Hombre
Varón
Mujer
Mujer

La evaluación médica de los síntomas se basa en las partes del cuerpo que usted tiene.

  • Si es transgénero o de género no binario, seleccione el sexo que coincida con las partes del cuerpo (como los ovarios, los testículos, la próstata, las mamas, el pene o la vagina) que tenga ahora en la zona donde tenga los síntomas.
  • Si sus síntomas no están relacionados con esos órganos, puede elegir el sexo con el que se identifique.
  • Si tiene algunos órganos de ambos sexos, es posible que tenga que utilizar esta herramienta de triaje dos veces (una vez como "hombre" y otra vez como "mujer"). Esto es para asegurarse de que la herramienta haga las preguntas adecuadas para usted.
¿Tiene algún problema en la micción?
Problemas con la micción
No
Problemas con la micción
¿Tiene algún problema en el área genital?
Esto incluye factores como comezón o secreción vaginal, dolor pélvico y otros problemas en el área púbica.
Problema en la zona genital
No
Problema en la zona genital
¿Tiene algún problema en el área genital?
Esto incluye problemas en el pene o en el escroto.
Problemas en la zona genital
No
Problemas en la zona genital
¿Se ha lesionado la ingle?
Lesión en la ingle
No
Lesión en la ingle
¿Tiene algún síntoma urinario?
Síntomas urinarios
No
Síntomas urinarios
¿Ocurrió por primera vez después de la lesión en la ingle?
Los síntomas urinarios aparecieron después de la lesión en la ingle
No
Los síntomas urinarios aparecieron después de la lesión en la ingle
¿Hay algún dolor en el área inguinal?
Dolor en la ingle
No
Dolor en la ingle
¿Qué tan fuerte es el dolor en una escala de 0 a 10, si 0 es ningún dolor y 10 es el peor dolor que usted pueda imaginarse?
8 a 10: Dolor grave
Dolor intenso
5 a 7: Dolor moderado
Dolor moderado
1 a 4: Dolor leve
Dolor leve
El dolor:
¿Ha empeorado?
El dolor está empeorando
¿Se mantiene más o menos igual (no está mejor ni peor)?
El dolor no ha cambiado
¿Ha mejorado?
El dolor está mejorando
¿Tiene problemas para poner peso en las piernas?
Problema para soportar peso
No
Problema para soportar peso
¿Puede tolerar peso en las piernas?
Puede soportar algo de peso
No
No puede soportar peso
¿Hay algún síntoma de infección?
Síntomas de infección
No
Síntomas de infección
¿Hay vetas rojizas que se alejan del área o pus que drena de ella?
Vetas rojizas o pus
No
Vetas rojizas o pus
¿Tiene diabetes, un sistema inmunitario debilitado, enfermedad arterial periférica o algún elemento quirúrgico en el área?
"Elemento" incluye cosas como articulaciones artificiales, placas o tornillos, catéteres y bombas de administración de medicamentos.
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
No
Diabetes, problemas inmunitarios, enfermedad de las arterias periféricas o equipo quirúrgico en la zona afectada
¿Cree que podría tener fiebre?
Posible fiebre
No
Posible fiebre
¿Cree que el problema en la ingle puede haber sido causado por maltrato?
El problema en la ingle puede deberse al abuso
No
El problema en la ingle puede deberse al abuso
¿Hay algún bulto, alguna protuberancia o alguna hinchazón en el área inguinal?
Bulto, masa o hinchazón en la ingle
No
Bulto, masa o hinchazón en la ingle
¿El bulto, la protuberancia o la hinchazón son nuevos o cambiantes?
El bulto, la masa o la hinchazón acaba de aparecer o está cambiando
No
El bulto, la masa o la hinchazón acaba de aparecer o está cambiando
¿Hay algún salpullido en el área inguinal?
Esto podría incluir salpullido, ampollas o una llaga abierta en el área inguinal.
Salpullido en la zona de la ingle
No
Salpullido en la zona de la ingle
¿Le duele el salpullido?
Salpullido con dolor
No
Salpullido con dolor
¿El salpullido le provoca mucha comezón?
Salpullido con comezón muy intensa
No
Salpullido con comezón muy intensa
¿Hay ampollas en el área inguinal?
Ampollas en la zona de la ingle
No
Ampollas en la zona de la ingle
¿Tiene alguna llaga abierta?
Llaga
No
Llaga
¿Ha tenido problemas en el área inguinal durante más de 2 semanas?
Problemas en la zona de la ingle durante más de 2 semanas
No
Problemas en la zona de la ingle durante más de 2 semanas

Muchos factores pueden afectar la forma en que el cuerpo responde a un síntoma y qué tipo de atención podría necesitar. Estos incluyen:

  • Su edad. Los bebés y los adultos mayores tienden a enfermarse con más rapidez.
  • Su estado de salud general. Si tiene una afección como diabetes, VIH, cáncer o enfermedad cardíaca, es posible que deba prestar especial atención a determinados síntomas y buscar atención antes.
  • Los medicamentos que toma. Ciertos medicamentos, como los medicamentos que previenen la formación de coágulos de sangre (anticoagulantes), medicamentos que inhiben el sistema inmunitario como los esteroides o la quimioterapia, remedios herbarios o suplementos pueden provocar síntomas o empeorarlos.
  • Hechos relacionados con la salud recientes, como una cirugía o una lesión. Estos tipos de hechos pueden causar síntomas más adelante o agravarlos.
  • Sus hábitos de salud y su estilo de vida, como los hábitos alimentarios y de ejercicio, el hábito de fumar, el consumo de alcohol o de drogas, los antecedentes sexuales y los viajes.

Pruebe el tratamiento en el hogar

Usted respondió todas las preguntas. En función de sus respuestas, es posible que pueda resolver este problema en el hogar.

  • Pruebe el tratamiento en el hogar para aliviar los síntomas.
  • Llame a su médico si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud (por ejemplo, si los síntomas no mejoran como debería esperar). Es posible que necesite atención antes.

Síntomas de infección pueden incluir:

  • Aumento del dolor, la hinchazón, la temperatura o el enrojecimiento en la zona o a su alrededor.
  • Vetas rojas que emanan de la zona.
  • Pus que supura de la zona.
  • Fiebre.

Determinadas afecciones de salud y medicamentos debilitan la capacidad del sistema inmunitario de combatir las infecciones y las enfermedades. Algunos ejemplos en los adultos son:

  • Enfermedades como diabetes, cáncer, enfermedades cardíacas y VIH/SIDA.
  • Problemas a largo plazo con el alcohol y las drogas.
  • Medicamentos esteroides, que pueden usarse para tratar una variedad de afecciones.
  • Quimioterapia y radioterapia para el cáncer.
  • Otros medicamentos usados para tratar la enfermedad autoinmunitaria.
  • Medicamentos que se hayan tomado después de un trasplante de órganos.
  • No tener bazo.

Dolor en adultos y niños mayores

  • Dolor intenso (de 8 a 10): El dolor es tan fuerte que no puede soportarlo por más de algunas horas, no puede dormir y no puede hacer nada más excepto concentrarse en el dolor.
  • Dolor moderado (de 5 a 7): El dolor es lo suficientemente intenso como para perturbar sus actividades normales y el sueño, pero lo puede tolerar durante horas o días. Moderado también puede significar dolor que aparece y desaparece incluso si es intenso cuando está presente.
  • Dolor leve (de 1 a 4): Usted nota el dolor, pero no es lo suficientemente intenso como para perturbarle el sueño o las actividades.

Los síntomas urinarios pueden incluir:

  • Dolor al orinar.
  • Problemas para orinar.
  • No poder orinar en absoluto.
  • Sangre en la orina.

Busque atención ahora

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención de inmediato. Es probable que el problema empeore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico ahora para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención en la siguiente hora.
  • No necesita llamar a una ambulancia, a menos que:
    • No pueda viajar en forma segura conduciendo usted mismo o pidiéndole a alguien que le lleve.
    • Esté en un área en la que haya mucho tránsito u otros problemas que podrían retrasarle.

Busque atención hoy

En función de sus respuestas, es posible que usted necesite recibir atención pronto. Probablemente, el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Llame a su médico hoy para analizar los síntomas y para coordinar la atención.
  • Si no puede comunicarse con su médico o no tiene uno, busque atención hoy.
  • Si sucede por la noche, preste atención a los síntomas y busque atención por la mañana.
  • Si los síntomas empeoran, busque atención antes.

Programe una cita

En función de sus respuestas, es posible que el problema no mejore si no recibe atención médica.

  • Programe una cita para consultar a su médico en las próximas 1 a 2 semanas.
  • Si corresponde, pruebe el tratamiento en el hogar mientras espera la cita.
  • Si los síntomas empeoran o si tiene alguna inquietud, llame a su médico. Es posible que necesite atención antes.
Lesiones y problemas urinarios, 12 años o más
Lesiones y problemas urinarios, 11 años o menos
Problemas y lesiones genitales masculinos
Problemas y lesiones genitales femeninos
Cuidado personal

Cuidado personal

El tratamiento en el hogar puede ayudar a aliviar el dolor, la inflamación y la formación de moretones. También puede ayudarle a sanar después de una lesión menor en la ingle.

Descanse.
Descanse y protéjase una ingle lesionada o dolorida durante 1 o 2 semanas. Detenga, cambie o tómese un descanso de cualquier actividad que pudiera estar causándole dolor o molestias. No realice actividades intensas mientras todavía tenga dolor. Un tirón muscular (distensión muscular) en la ingle puede tardar varias semanas en sanar.
Hielo.
Aplíquese hielo o una compresa fría en la zona afectada por entre 10 y 20 minutos cada vez. Trate de hacerlo cada 1 o 2 horas durante los siguientes 3 días (cuando esté despierto). Una bolsa de chícharos (guisantes) o maíz congelados puede funcionar como compresa fría. Protéjase la piel de congelación colocándose un paño entre el hielo y la piel. Después de 48 a 72 horas, si ya no hay más hinchazón puede aplicarse calor en la zona que duele.
Soporte.
Mientras se recupera de una lesión en la ingle, use ropa interior que le brinde soporte a la zona lesionada. Las mujeres pueden usar ropa interior deportiva o shorts ajustados. Para los hombres, es conveniente que usen calzoncillos ajustados en vez de los de tipo bóxer.

Si piensa que podría tener una lesión más grave, es posible que deba ver a un médico.

Ejercicios de estiramiento y fortalecimiento

Puede tomar de 4 a 6 semanas o más para que una lesión menor en la ingle se cure. Los ejercicios de estiramiento y fortalecimiento le ayudarán a volver gradualmente a sus actividades normales.

Los ejercicios de estiramiento comienzan con ejercicios de amplitud de movimiento. Estos son estiramientos controlados que evitan la rigidez y el acortamiento del tendón. Flexione, enderece y gire suavemente la pierna y la cadera. Si el dolor empeora, disminuya la velocidad o detenga los ejercicios.

Puede hacer ejercicios de fortalecimiento con pesas ligeras, como pesas de tobillo. Pero espere hasta que el dolor haya disminuido y la flexibilidad haya mejorado.

Las actividades que no soportan peso, como nadar o andar en bicicleta, pueden ser útiles. Depende de la gravedad de la lesión. Un profesional de la salud o entrenador de medicina deportiva puede aconsejarle sobre las actividades de acondicionamiento físico.

Otros problemas en la ingle

En la zona inguinal también pueden presentarse salpullidos y lesiones.

  • Los salpullidos, como los que ocurren con la candidiasis o la tiña inguinal, a menudo se tratan con cremas o pomadas.
  • Los cortes se enjuagan y limpian. Si un corte es grande o doloroso, tal vez tenga que ver a un médico.

Cuándo pedir ayuda durante el cuidado personal

Llame a un médico si cualquiera de lo siguiente ocurre mientras se cuida en el hogar:

  • Nuevas o peores señales de infección, como enrojecimiento, calor, pus o fiebre.
  • Un bulto doloroso o hinchazón.
  • Nuevo o peor salpullido.
  • Nuevos o peores problemas urinarios, como ardor al orinar o sangre en la orina.
  • Los síntomas ocurren con mayor frecuencia o son más graves.

Sepa más

Cómo prepararse para su cita

Cómo prepararse para su cita

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2023 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Dermatitis del pañal Problemas y lesiones genitales masculinos Cortes Infecciones de transmisión sexual Salpullido, 12 años o más

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Buscar un formulario Buscar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el Glosario de Cigna Comunicarme con Cigna

Audiencia

Individuos y familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Portal para proveedores de cuidado de la salud Cigna para empleadores Portal de recursos para clientes Cigna para agentes

Información sobre The Cigna Group

Acerca de Cigna Healthcare Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores The Cigna Group Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Asuntos legales Divulgaciones sobre productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación Asistencia idiomática [PDF] Reportar fraude Mapa del sitio Configuración de cookies

Aviso legal

Los planes individuales y familiares de seguro médico y dental están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc., Cigna HealthCare of Georgia, Inc., Cigna HealthCare of North Carolina, Inc., Cigna HealthCare of South Carolina, Inc. y Cigna HealthCare of Texas, Inc. Los planes de beneficios de salud y de seguro de salud de grupo están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliadas (puedes ver un listado de las entidades legales que aseguran o administran HMO para grupos, HMO dentales y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, el logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las pólizas de seguros y los planes de beneficios de grupo contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, los costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría no ser un sitio web de Cigna. Cigna no puede controlar el contenido ni los enlaces de sitios web que no son de Cigna. Detalles