Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Reflujo gastroesofágico en bebés y niños

Reflujo gastroesofágico en bebés y niños

Generalidades del tema

¿Qué es el reflujo gastroesofágico?

El reflujo gastroesofágico se produce cuando los alimentos y el ácido estomacal fluyen del estómago al esófago. El esófago es el tubo que lleva los alimentos desde la boca hacia el estómago. En los adultos, el reflujo se llama a menudo acidez estomacal o reflujo ácido.

El reflujo es común en los bebés y los niños, y por lo general no es señal de un problema grave. La mayoría de los bebés dejan de tener reflujo cuando tienen alrededor de 1 año de edad. Un niño que continúa teniendo reflujo podría necesitar tratamiento.

¿Cuál es la causa del reflujo?

El reflujo sucede debido a un problema en el anillo de músculos que se encuentra al final del esófago. El anillo de músculos se llama esfínter esofágico inferior o LES, por sus siglas en inglés. El LES funciona como una válvula de una sola vía entre el esófago y el estómago. Cuando usted traga, permite a los alimentos entrar al estómago. Si el LES es débil, los contenidos del estómago pueden fluir nuevamente hacia el esófago.

En los bebés, este problema sucede debido a que el tubo digestivo aún está en crecimiento. El reflujo por lo general desaparece cuando un bebé madura.

¿Cuáles son los síntomas?

Es común que los bebés regurgiten (tengan reflujo) después de comer. Los bebés con reflujo intenso podrían llorar, estar irritables o tener problemas para comer. Es posible que no duerman bien ni crezcan como se esperaba.

Un niño mayor o un adolescente podrían tener los mismos síntomas que un adulto. Podrían toser mucho o tener una sensación de ardor en el pecho y la garganta (acidez estomacal). Podrían tener un gusto agrio o amargo en la boca.

Si el ácido estomacal sube a la garganta o entra en las vías respiratorias, un niño podría quedarse ronco o tener una tos duradera. El reflujo también puede causar neumonía o respiración sibilante y podría causar dolor al tragar.

¿Cómo se diagnostica el reflujo?

Para averiguar si un niño tiene reflujo, un médico hará un examen físico y preguntará acerca de los síntomas. Un bebé que está saludable y en crecimiento podría no necesitar ninguna prueba. Si un adolescente tiene síntomas, es posible que el médico quiera ver si los medicamentos ayudan antes de hacer pruebas.

Si un bebé no está creciendo como se esperaba o el tratamiento no ayuda a un adolescente, es posible que el médico quiera hacer pruebas para ayudar a encontrar la causa del problema. Las pruebas comunes incluyen:

  • Una ingestión de bario, que es una serie de radiografías que muestran el esófago y el estómago.
  • La endoscopia, que permite al médico observar el esófago.
  • Una prueba esofágica de pH, que mide la cantidad de ácido que hay en el esófago.

¿Cómo se trata?

La mayoría de los bebés dejan de tener reflujo con el tiempo; por lo tanto, el médico podría sugerirle a usted que tome algunas medidas para ayudar a reducir el problema hasta que desaparezca. Por ejemplo, las siguientes medidas podrían ayudar:

  • Hacer que su bebé eructe algunas veces durante cada alimentación.
  • Mantener a su bebé en posición vertical durante 30 minutos después de cada alimentación. Evite la "posición como si estuviese sentado en una silla de seguridad para el automóvil" debido a que estar sentado puede empeorar el reflujo en los bebés.
  • Evitar alimentarlo demasiado de una vez. Darle a su bebé comidas más pequeñas más a menudo.
  • Espesar la leche de fórmula de su bebé con una pequeña cantidad de cereales de arroz si su médico lo recomienda.
  • Mantener a su bebé alejado de las áreas con humo.

Para niños mayores y adolescentes, las siguientes medidas podrían ayudar:

  • Evitar las comidas abundantes antes de hacer ejercicio.
  • Elevar la cabecera de la cama de su hijo entre 6 pulgadas (15 cm) y 8 pulgadas (20 cm). Usar almohadas adicionales no funciona.
  • Hacer que su hijo permanezca erguido durante 2 o 3 horas después de comer.
  • Servir 5 o 6 comidas pequeñas en lugar de 2 o 3 grandes.
  • Limitar los alimentos que podrían empeorar el reflujo. Estos alimentos podrían incluir chocolate, sodas que contienen cafeína, alimentos picantes, alimentos fritos y alimentos de alto contenido ácido, como las naranjas y los tomates.
  • Mantener a su hijo alejado de las áreas con humo.

Si estas medidas no funcionan, es posible que el médico le sugiera algún medicamento. Los medicamentos que podrían usarse incluyen:

  • Antiácidos, como Mylanta y Maalox. Los antiácidos neutralizan el ácido estomacal y alivian la acidez estomacal. Usted puede comprar estos productos sin una receta médica. Pero, por lo general no se recomiendan para el uso a largo plazo. Tenga cuidado cuando le dé a su hijo medicamentos antiácidos de venta libre. Muchos de estos medicamentos contienen aspirina. No le dé aspirina a nadie menor de 20 años de edad. Ha sido relacionada con el síndrome de Reye, una enfermedad grave.
  • Reductores de ácido que disminuyen la cantidad de ácido que produce el estómago.
    • Antihistamínicos H2, como la cimetidina (Tagamet) o la famotidina (Pepcid). Los antihistamínicos H2 reducen la cantidad de ácido en el estómago. Usted puede comprar algunos de estos sin receta. Para dosis más potentes, necesitará una receta.
    • Inhibidores de la bomba de protones, como esomeprazol (Nexium), lansoprazol (Prevacid) y omeprazol (Prilosec). Usted puede comprar algunos inhibidores de la bomba de protones sin receta médica.

Antes de darle a su hijo cualquier medicamento de venta libre para el reflujo:

  • Hable con el médico de su hijo.
  • Lea la etiqueta. No le dé a un niño ningún producto que contenga subsalicilato de bismuto, como Pepto-Bismol o Kaopectate. Los expertos creen que podría asociarse con el síndrome de Reye, una enfermedad poco frecuente pero grave.
  • Asegúrese de que comprende qué cantidad del medicamento debe darle a su hijo y con qué frecuencia. Si no está seguro, consulte a su médico.

Los niños con reflujo rara vez necesitan cirugía. Podría ser una opción para los bebés o los niños que tienen reflujo intenso, que causa problemas respiratorios o les impide crecer.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Alimentación con biberón Consejos prácticos: Cómo dar medicamentos de venta libre en forma segura a los niños Síntomas de tos en los niños Cómo aprovechar al máximo su cita Enfermedad de reflujo gastroesofágico Náuseas y vómito, 11 años o menos Lactancia

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Encontrar un formulario Encontrar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el glosario de Cigna Contactar a Cigna

Audiencias

Individuos y Familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores de cuidado de la salud

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Health Care Provider portal Cigna for Employers Client Resource Portal Cigna for Brokers

Información de la compañía Cigna

Acerca de Cigna Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Información legal Divulgaciones de productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación [PDF] Asistencia idiomática [PDF] Reportar un fraude Mapa del sitio

Divulgaciones

Los planes de seguro médico y dentales, tanto individuales como familiares, están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc. y Cigna HealthCare of North Carolina, Inc. El seguro de salud de grupo y los planes de beneficios de salud están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliados (consulta la lista de entidades legales que aseguran o administran HMO grupal, HMO dental y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las políticas de seguros y los planes de beneficios grupales contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces, saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría ser un sitio web externo a Cigna. Es posible que Cigna no controle el contenido ni los enlaces de los sitios web externos a Cigna. Información detallada