Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Sarcoidosis

Sarcoidosis

Conceptos básicos de la afección

La sarcoidosis es una enfermedad poco común que produce pequeñas masas de células en todo el cuerpo. Estas masas se llaman granulomas. Pueden formarse en cualquier lugar en el interior o el exterior del cuerpo y pueden causar tejido cicatricial permanente. A menudo se forman en los pulmones. También pueden formarse en los ganglios linfáticos, el hígado, la piel o los ojos. A veces, la sarcoidosis puede causar altos niveles de calcio en la sangre.

La sarcoidosis puede afectar cómo funciona un órgano. Por ejemplo, si es en los pulmones, tal vez tenga falta de aire.

Nadie puede predecir cómo podría afectarlo la sarcoidosis. Algunas personas no tienen síntomas en absoluto. En algunas personas, la sarcoidosis aparece solo por un tiempo breve y luego se cura sola, sin tratamiento alguno. En otras personas, la sarcoidosis puede causar daño duradero al órgano y podría necesitarse tratamiento.

¿Cuál es la causa de la sarcoidosis?

Nadie sabe con certeza cuál es la causa de la sarcoidosis.

Podría estar causada por una respuesta anormal del sistema inmunitario del cuerpo. El desencadenante para esta respuesta no se conoce. Los posibles desencadenantes incluyen las bacterias, los virus, las sustancias químicas, las toxinas y los alérgenos como el moho.

La enfermedad no se transmite de persona a persona.

¿Cuáles son los síntomas?

Es posible que a algunas personas la sarcoidosis no les cause ningún síntoma en absoluto. A otras, en cambio, les puede provocar una variedad de síntomas según la parte del cuerpo o los órganos que afecte. Los ejemplos de los síntomas incluyen:

  • Falta de aire.
  • Tos.
  • Dolor en el pecho.
  • Debilidad muscular.
  • Cansancio.
  • Dolores corporales.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Ganglios linfáticos inflamados.
  • Problemas cutáneos.
  • Problemas de la vista.
  • Dolor en las articulaciones.

¿Cómo se diagnostica la sarcoidosis?

La sarcoidosis a menudo se detecta en pacientes que no tienen ningún síntoma de sarcoidosis, pero que tienen resultados anormales de radiografías de pecho.

A veces, los médicos pueden diagnosticar la enfermedad después de un examen físico o de la vista o al examinar una radiografía de pecho. Diferentes pruebas como pruebas analíticas y pruebas pulmonares también pueden ayudar a los médicos a hacer un diagnóstico correcto.

Su médico puede solicitar que le tomen una muestra de células (biopsia) del órgano afectado y examinarlas para asegurarse de que la enfermedad realmente sea sarcoidosis. Al examinar la biopsia, los médicos pueden descartar otras enfermedades que se parecen a la sarcoidosis.

¿Cómo se trata?

No todas las personas que tienen sarcoidosis necesitan tratamiento. A veces, la enfermedad desaparece por sí sola. Si la enfermedad afecta ciertos órganos —como los ojos, el corazón o el cerebro— usted podría optar por someterse a tratamiento aun cuando no tenga ningún síntoma.

Tomar un medicamento corticoesteroide es una manera común de tratar la sarcoidosis. Actúa reduciendo la inflamación causada por la enfermedad.

Si toma un corticoesteroide, manténgase en comunicación permanente con su médico para asegurarse de encontrar la dosis más baja que necesite para controlar la enfermedad. El uso a largo plazo de este medicamento, especialmente en dosis altas, puede causar graves efectos secundarios.

Pueden usarse otros medicamentos para tratar la sarcoidosis junto con los corticoesteroides o en su lugar.

¿Qué puede hacer en el hogar?

Aun si no tiene ningún síntoma, siga viendo a su médico para recibir atención en forma continuada. Su médico querrá revisarlo para asegurarse de que la enfermedad no le esté dañando los órganos. Por ejemplo, es posible que necesite hacerse pruebas de rutina para cerciorarse de que los pulmones le estén funcionando bien. Y usted debería hacerse examinar los ojos regularmente, incluso si no tiene problemas para ver.

Asegúrese de seguir estos pasos en el hogar:

  • Si toma medicamentos, tómelos exactamente como se los recetaron. Llame al médico si cree que está teniendo un problema con su medicamento.
  • No fume. Fumar puede empeorar la sarcoidosis. Si necesita ayuda para dejar de fumar, hable con el médico sobre programas y medicamentos para dejar el hábito. Estos pueden aumentar sus probabilidades de dejar de fumar para siempre.
  • Evite el polvo, el humo y las emanaciones. Pueden dañarle los pulmones.
  • Si tiene sarcoidosis y está embarazada o está planeando un embarazo, hable con su médico acerca de los riesgos que existen. Si queda embarazada, reciba atención prenatal en forma regular y controles periódicos para la sarcoidosis durante el embarazo y después del mismo. Algunos medicamentos para la sarcoidosis se consideran seguros de usar durante el embarazo, mientras que otros no se recomiendan.
  • Si cree que tiene síntomas de depresión, hable con su médico. Los síntomas incluyen sentirse triste o desesperanzado la mayor parte del tiempo o perder interés en las actividades que solían hacerlo feliz.

Llevar un estilo de vida saludable puede ayudarle a manejar su salud. Por ejemplo:

  • Coma una variedad de alimentos saludables, como frutas, verduras, granos (como panes, cereales, pasta y arroz), alimentos con proteínas (carne, pescado, ave, frijoles, tofu y nueces), así como productos lácteos (como leche, queso y yogur).
  • Beba mucho líquido. Si tiene una enfermedad renal, cardíaca o hepática y tiene que restringir los líquidos, hable con el médico antes de aumentar la cantidad de líquido que bebe.
  • Si el médico lo recomienda, haga más ejercicio. Caminar es una buena opción. Poco a poco, aumente la distancia que camina todos los días. Trate de hacer al menos 30 minutos de ejercicio la mayoría de los días de la semana. También podría desear nadar, montar en bicicleta o hacer otras actividades.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2023 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Ganglios linfáticos inflamados

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Buscar un formulario Buscar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el Glosario de Cigna Comunicarme con Cigna

Audiencia

Individuos y familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Portal para proveedores de cuidado de la salud Cigna para empleadores Portal de recursos para clientes Cigna para agentes

Información sobre The Cigna Group

Acerca de Cigna Healthcare Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores The Cigna Group Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Asuntos legales Divulgaciones sobre productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación Asistencia idiomática [PDF] Reportar fraude Mapa del sitio Configuración de cookies

Aviso legal

Los planes individuales y familiares de seguro médico y dental están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc., Cigna HealthCare of Georgia, Inc., Cigna HealthCare of North Carolina, Inc., Cigna HealthCare of South Carolina, Inc. y Cigna HealthCare of Texas, Inc. Los planes de beneficios de salud y de seguro de salud de grupo están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliadas (puedes ver un listado de las entidades legales que aseguran o administran HMO para grupos, HMO dentales y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, el logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las pólizas de seguros y los planes de beneficios de grupo contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, los costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría no ser un sitio web de Cigna. Cigna no puede controlar el contenido ni los enlaces de sitios web que no son de Cigna. Detalles