Ir al menú principal Ir al contenido principal Ir al pie de página Para Medicare Para Proveedores Para Agentes Para Empleadores English Para individuos y familias: Para individuos y familias Médica Dental Otros seguros complementarios Explorar cobertura a través de tu empleador Cómo comprar seguros de salud Tipos de seguro dental Período de Inscripción Abierta vs. Período Especial de Inscripción Ver todos los temas Comprar planes de Medicare Guía para miembros Buscar un médico Ingresar a myCigna
Inicio Centro de información Biblioteca del bienestar Trabajo de parto prematuro

Trabajo de parto prematuro

Generalidades de la afección

¿Es para usted este tema?

Este tema trata cómo afecta el trabajo de parto prematuro a la mujer embarazada. Si quiere saber cómo afecta al bebé después del nacimiento, vea el tema Bebé prematuro.

¿Qué es el trabajo de parto prematuro?

El trabajo de parto prematuro es el trabajo de parto que comienza demasiado temprano, entre las semanas 20 y 37 de embarazo.

En el trabajo de parto, el útero se contrae para abrir el cuello uterino. Esta es la primera fase del parto.

El trabajo de parto prematuro también se llama trabajo de parto antes de término.

¿Cuáles son los riesgos del trabajo de parto prematuro y del parto prematuro?

Mientras más temprano nazca un bebé, más altas son las probabilidades de que tenga problemas graves. Esto se debe a que muchos de los órganos del bebé, especialmente el corazón y los pulmones, aún no han crecido por completo.

Para los bebés que nacen antes de la semana 24 de embarazo, las probabilidades de sobrevivir son extremadamente escasas. Muchos de los bebés que sobreviven tienen problemas de salud a largo plazo. También podrían tener problemas de aprendizaje y del habla y con el movimiento de su cuerpo (habilidades motrices deficientes).

¿Cuál es la causa del trabajo de parto prematuro?

Entre las causas del trabajo de parto prematuro, se incluyen las siguientes:

  • La placenta se separa del útero en forma temprana. Esto se llama desprendimiento prematuro de placenta.
  • Estar embarazada de más de un bebé, como mellizos o trillizos.
  • Una infección en el útero de la madre que conduce al comienzo del trabajo de parto.
  • Problemas en el útero o en el cuello uterino.
  • Consumo de drogas o alcohol durante el embarazo.
  • La fuente de la madre (líquido amniótico) se rompe antes de que comiencen las contracciones.

A menudo, no se conoce la causa.

A veces, un médico usa medicamentos u otros métodos para comenzar el trabajo de parto en forma temprana debido a problemas con el embarazo que son peligrosos para la madre o para su bebé.

¿Cuáles son los síntomas?

Puede resultar difícil determinar el momento en que comienza el trabajo de parto, especialmente cuando comienza en forma temprana. Por eso, preste atención a estos síntomas:

  • Contracciones regulares durante una hora. Esto significa que tiene unas 6 contracciones o más en 1 hora, aun después de tomar un vaso de agua y descansar.
  • Tiene una pérdida o un chorro de líquido que le sale de la vagina. Puede notar que es de color rosado o rojizo. Esto se llama rotura de las membranas, también conocido como rotura de la fuente. Cuando esto sucede antes de que comiencen las contracciones, se llama rotura prematura de membranas (PROM, por sus siglas en inglés). Cuando sucede antes de la semana 37 de embarazo, se llama rotura prematura de membranas antes de término (pPROM, por sus siglas en inglés).
  • El dolor que siente es como el de los cólicos menstruales, con o sin diarrea.
  • Una sensación de presión en la pelvis o en la parte inferior del abdomen.
  • Un dolor sordo en la parte baja de la espalda, la zona pélvica, la parte inferior del abdomen o en los muslos, que no desaparece.
  • No sentirse bien, que incluye tener fiebre que no puede explicar y sentirse demasiado cansada. Podría dolerle el abdomen cuando lo presiona.

Si las contracciones se detienen, pueden haber sido contracciones de Braxton Hicks. Estas son una tensión molesta, pero no dolorosa, del útero. Son como contracciones de práctica. Pero, a veces, puede ser difícil diferenciarlas.

¿Cómo se diagnostica el trabajo de parto prematuro?

Si usted cree que tiene síntomas de trabajo de parto prematuro, llame a su médico o enfermera partera certificada (comadrona). Ellos pueden ver si se le ha roto la fuente, si tiene una infección o si el cuello uterino ha comenzado a dilatarse.

También podría realizarse análisis de orina y de sangre para comprobar si hay algún problema que pueda causar el trabajo de parto prematuro.

El control de los latidos cardíacos del bebé y la realización de una ecografía pueden proporcionarle a su médico o partera una buena imagen de cómo está su bebé.

Usted podría realizarse un examen indoloro con un hisopo para detectar la presencia de una proteína en la vagina que se llama fibronectina fetal. Si el examen no detecta la presencia de la proteína, entonces es poco probable que dé a luz pronto. Pero el examen no puede determinar con certeza si usted está por tener un parto prematuro.

¿Cómo se trata?

Si usted está en trabajo de parto prematuro, su médico o enfermera partera certificada deben comparar los riesgos de un parto temprano con los riesgos de esperar para el parto. Según su situación, su médico o partera pueden:

  • Intentar demorar el nacimiento con medicamentos. Esto podría funcionar o no.
  • Usar antibióticos para tratar o prevenir la infección. Si el saco amniótico se le ha roto antes de tiempo, usted corre un riesgo alto de tener una infección y debe ser vigilada de cerca.
  • Darle medicamentos esteroides para ayudar a preparar los pulmones de su bebé para el nacimiento.
  • Tratar cualquier otro problema médico que cause inconvenientes en el embarazo.
  • Permitir que el trabajo de parto continúe debido a que el parto es más seguro para la madre y para el bebé que dejar que el embarazo siga su curso.
Causa

Causa

El trabajo de parto prematuro puede ser causado por un problema del bebé, de la madre o de ambos. A menudo, la causa es una combinación de diversos factores. Pero en aproximadamente 1 de cada 3 partos prematuros, se desconoce la causa. nota 1

Entre las causas de trabajo de parto prematuro, se incluyen las siguientes:

  • Estar embarazada con más de un bebé. Las mujeres embarazadas con más de un bebé corren un mayor riesgo de tener complicaciones (tanto para la madre como para los bebés) y, generalmente, dan a luz en forma temprana.
  • Infecciones, que pueden desencadenar contracciones uterinas y ruptura prematura de las membranas antes de término (pPROM, por sus siglas en inglés). Esto puede incluir:
    • Infecciones que comienzan en la vagina, como la vaginosis bacteriana (BV, por sus siglas en inglés).
    • Infecciones que comienzan en las vías urinarias, como una infección urinaria.
    • Enfermedad de las encías.
  • Desprendimiento prematuro de placenta . Esto es la separación temprana de la placenta del útero.
  • El uso de drogas, como la cocaína o la metanfetamina.
  • Problemas en el útero o en el cuello uterino, como:
    • Un cuello uterino delgado y débil.
    • Crecimiento de un fibroma uterino.
    • Un útero con forma anormal.
Síntomas

Síntomas

El trabajo de parto prematuro a menudo comienza sin síntomas evidentes. Pero usted puede notar uno o más síntomas, que incluyen:

  • Cólicos de tipo menstrual, con o sin diarrea.
  • Una sensación de presión en la pelvis o en la parte inferior del abdomen.
  • Un dolor persistente y sordo en la parte baja de la espalda, en la zona pélvica, en la parte baja del abdomen o en los muslos.
  • Cambios en el flujo vaginal, el cual podría aumentar o tornarse de color rosa o rojizo.
  • Contracciones regulares. Esto significa que tiene unas 6 contracciones o más en 1 hora, aun después de tomar un vaso de agua y descansar.
  • No sentirse bien. Esto puede incluir:
    • Tener fiebre sin explicación.
    • Sentirse particularmente cansada.
    • Sentir dolor en el abdomen cuando lo presiona.

Algunas veces, puede ser difícil determinar la diferencia entre las contracciones de Braxton Hicks y las contracciones del trabajo de parto prematuro.

Usted podría tener uno o más de estos síntomas y no estar en trabajo de parto prematuro. Pero si está preocupada, hable con su médico o con su enfermera partera.

Qué sucede

Qué sucede

Si el trabajo de parto prematuro ocurre próximo a su fecha probable de parto (en la semana 35 o 36 de embarazo), es posible que se le permita dar a luz sin demora. El parto prematuro en este punto de un embarazo no suele causar problemas graves.

Pero el trabajo de parto prematuro no siempre significa que se producirá el parto prematuro. Es posible que su médico pueda detener su trabajo de parto prematuro.

Cuando no se puede detener el trabajo de parto prematuro, la mayoría de las mujeres pueden dar a luz por la vía vaginal. Pero si su salud o la salud de su bebé están en peligro, es posible que necesite un parto por cesárea.

Bebé prematuro

Un bebé que nace demasiado temprano puede tener complicaciones, como sangrado en el cerebro o enfermedad pulmonar crónica. Mientras más temprano nazca un bebé, mayor es el riesgo.

Sus médicos pueden prepararla para lo que se puede presentar en el futuro. Pueden basarse en su estado y en cuántas semanas de embarazo estará cuando dé a luz.

Gracias a las mejoras en atención médica, cada vez más bebés prematuros sobreviven hoy en día que en el pasado. Para obtener más información, vea el tema Bebé prematuro.

Qué aumenta el riesgo

Qué aumenta el riesgo

Un factor de riesgo es todo aquello que aumenta las posibilidades de que tenga un problema.

Factores de riesgo relacionados con su embarazo

  • Embarazo de mellizos, trillizos o más bebés.
  • Infección urinaria o en el aparato reproductor, incluida la vagina.
  • Cuello uterino acortado o cuello uterino incompetente.

Factores de riesgo relacionados con sus antecedentes de salud

  • Un parto prematuro anterior.
  • Una cirugía anterior de su cuello uterino, como una conización. Tener un procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa (LEEP, por sus siglas en inglés) también puede aumentar el riesgo de trabajo de parto prematuro. nota 2 Pero los expertos no saben con seguridad si el mayor riesgo es a causa de la cirugía en sí o debido a los problemas con el cuello uterino que hicieron necesaria la cirugía. nota 3

Otros factores de riesgo

  • Tener menos de 18 años.
  • Fumar cigarrillos durante el embarazo.
  • Uso de cocaína o metanfetamina.
Cuándo pedir ayuda

Cuándo pedir ayuda

El trabajo de parto prematuro puede ser difícil de reconocer. Procure obtener atención médica lo más temprano posible llamando a su médico o a su enfermera partera para consultarlos acerca de las señales de un posible trabajo de parto prematuro.

En cualquier momento durante el embarazo

Llame a su médico o a su enfermera partera si:

  • Se le rompe la fuente.
  • Tiene sangrado o manchado de la vagina.
  • Orina con dolor o frecuentemente o su orina es turbia, de mal olor o sanguinolenta (con sangre).

Entre las semanas 20 y 37 del embarazo

Llame a su médico, a su enfermera partera o a la unidad de la sala de partos de su hospital local si:

  • Ha tenido contracciones regulares durante una hora. Esto significa unas 6 contracciones o más en 1 hora, aun después de tomar un vaso de agua y descansar.
  • Tiene lumbalgia (dolor en la parte baja de la espalda) o presión pélvica de origen desconocido.
  • Presenta síntomas de una infección. Por ejemplo:
    • Le duele el abdomen cuando lo presiona.
    • Tiene fiebre sin explicación.
    • Se siente particularmente cansada.
  • Tiene cólicos intestinales.
  • Nota que el bebé ha dejado de moverse o se mueve mucho menos de lo normal. Cuente la cantidad de patadas para controlar la actividad de su bebé.

Espera vigilante

Si usted tiene contracciones sin dolor o leves, que son irregulares o con más de 15 minutos de diferencia:

  • Deje de hacer lo que está haciendo.
  • Vacíe la vejiga.
  • Tome 2 o 3 vasos de agua o de jugo (una cantidad demasiado reducida de líquidos en el cuerpo puede causar contracciones).
  • Recuéstese sobre el costado izquierdo durante, al menos, una hora y lleve la cuenta de la frecuencia de las contracciones.

Si las contracciones se detienen, probablemente fueron contracciones de Braxton Hicks. Estas son inofensivas y normales. Las contracciones de Braxton Hicks suelen tener una frecuencia irregular y son más incómodas que dolorosas.

Llame a su médico o a su enfermera partera si comienza a tener contracciones regulares.

A quién consultar

Si usted está en trabajo de parto prematuro, la podrían ver:

  • Un obstetra.
  • Un perinatólogo, también conocido como especialista en medicina maternofetal.
  • Un médico de medicina familiar.

Puede seguir consultando a su enfermera partera certificada o partera profesional certificada, quien consultará a uno de los médicos enumerados anteriormente.

Exámenes y pruebas

Exámenes y pruebas

Si usted tiene síntomas de trabajo de parto prematuro, se los examinará y observará tanto a usted como a su bebé.

La información de estos exámenes y pruebas puede ayudar a usted y a su médico o enfermera partera a decidir entre tratar el trabajo de parto prematuro y demorar el nacimiento o dejarlo continuar.

Para la madre

Se la examinará para detectar sensibilidad en el útero. Se le controlarán la temperatura, el pulso y la frecuencia de la respiración. Según sus síntomas, podrían hacérsele uno o más exámenes o pruebas, entre los que se incluyen:

  • Citología vaginal. Esta prueba detecta:
    • Infecciones. Tener una infección en la vagina puede causarle una infección en el útero. Y eso puede desencadenar el trabajo de parto prematuro así como una grave infección al recién nacido.
    • Líquido amniótico. Encontrar este líquido en la vagina significa que su fuente se ha roto.
    • Fibronectina fetal. Cuando la prueba es negativa, es poco probable que usted esté teniendo un trabajo de parto prematuro. Esta prueba no se usa en todas las unidades de sala de partos.
  • Examen vaginal. Se la revisará para ver si las contracciones han comenzado a abrir (dilatar) o a afinar (borrar) el cuello uterino.
  • Ecografía para comprobar la longitud del cuello uterino.
  • Otras pruebas para detectar infecciones, como un análisis de sangre, análisis de orina y cultivo de orina.

Para el bebé

Las pruebas incluyen:

  • Monitorización cardíaca fetal electrónica .
  • Ecografía fetal .
  • Amniocentesis .
Generalidades del tratamiento

Generalidades del tratamiento

El trabajo de parto prematuro no siempre se trata. Al decidir si, y de qué manera, se lo trata, su médico o enfermera partera tendrán en cuenta:

  • El peso y la edad de su bebé. Lo ideal es que el trabajo de parto prematuro se demore hasta que el bebé esté lo suficientemente maduro como para evitar problemas después del nacimiento. Cuando un embarazo se acerca al final (alrededor de la semana 37 o más), se suele permitir que el trabajo de parto prematuro continúe hasta dar a luz.
  • Su salud. La presión arterial muy alta, la preeclampsia grave, el síndrome de hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y plaquetopenia (HELLP, por sus siglas en inglés), una enfermedad crónica, una infección o un sangrado abundante pueden hacer que sea necesario dar a luz de inmediato.
  • La salud de su bebé. La presencia de señales de sufrimiento fetal o enfermedad pueden hacer necesario que se dé a luz inmediatamente.
  • La etapa de su trabajo de parto y la rapidez con que progresa. Por ejemplo, cuando el cuello uterino está bien borrado y dilatado, los medicamentos para retrasar el trabajo de parto tienen menos probabilidades de funcionar.
  • La distancia hasta la unidad de cuidados intensivos neonatales (NICU, por sus siglas en inglés) más cercana. Si hay una buena probabilidad de que la pudieran llevar a la NICU, su médico podría tratar de retrasar el trabajo de parto.

Si no se le ha roto la fuente, será observada durante, al menos, una o dos horas para ver si las contracciones continúan y si el cuello uterino cambia (se abre y se afina). Si el cuello uterino no cambia, o si las contracciones se detienen o se hacen más lentas, posiblemente la envíen a su hogar.

Si el cuello uterino cambia, usted será internada en la unidad de sala de partos.

En el hospital, su médico o enfermera partera puede usar medicamentos para:

  • Retrasar o detener contracciones.
  • Tratar infecciones.
  • Ayudar a que los pulmones del bebé maduren.
  • Ayudar a proteger el cerebro de su bebé. Si tiene menos de 32 semanas de embarazo, su médico o enfermera partera pueden darle medicamentos para ayudar a prevenir ciertos problemas que afectan al cerebro de su bebé, como parálisis cerebral. nota 4

Para obtener más información, vea Medicamentos.

Prevención

Prevención

Es difícil prevenir el trabajo de parto prematuro porque generalmente no se lo anticipa. Además, suele ocurrir por causas que no se comprenden del todo.

Pero adoptar algunos hábitos saludables durante el embarazo, como ir a todas las visitas con su médico y consumir suficiente ácido fólico, puede ayudar a prevenir el trabajo de parto prematuro y darle a su bebé la mejor oportunidad de estar sano.

Estar embarazada con mellizos, trillizos o más aumenta las probabilidades de trabajo de parto prematuro y de problemas para los bebés.

Inyecciones de progesterona

Si ha tenido trabajo de parto prematuro en un embarazo anterior, su riesgo de tenerlo de nuevo es alto. Su médico puede considerar darle inyecciones semanales de progesterona durante su segundo y tercer trimestre. Las investigaciones muestran que estas inyecciones pueden ayudar a reducir su riesgo de trabajo de parto prematuro. nota 3

Si está embarazada de gemelos o más bebés, el tratamiento con progesterona no suele usarse para prevenir el trabajo de parto prematuro incluso si ha tenido un parto prematuro anterior. Las investigaciones no han demostrado que las inyecciones de progesterona prevengan el parto prematuro en mujeres embarazadas con más de un bebé. nota 4

Cuidado personal

Cuidado personal

Los síntomas del trabajo de parto prematuro son señales de advertencia. No significan necesariamente que tendrá un parto prematuro.

Si tiene menos de 37 semanas de embarazo y tiene más contracciones o estas son más fuertes de lo usual, pruebe estas cosas:

  • Beba 2 o 3 vasos de agua o jugo. No beber suficiente cantidad de líquido puede provocar contracciones.
  • Deje de hacer lo que esté haciendo y vacíe la vejiga. Luego acuéstese sobre su lado izquierdo por al menos 1 hora.
  • Si las contracciones empeoran en el transcurso de esta hora, llame a su médico o a su enfermera partera o vaya al hospital.
  • Intente recordar qué estaba haciendo cuando comenzaron los síntomas, para que pueda evitar que las contracciones comiencen nuevamente más tarde.

Aunque no se considera que el estrés sea una causa directa del trabajo de parto prematuro, haga lo que pueda para reducir el estrés en su vida. Intente hacer menos actividades, pida ayuda y coma bien.

Reposo en cama

Ya no se utiliza el reposo en cama estricto para prevenir el trabajo de parto prematuro. Pero su médico puede recomendarle manejo expectante, el cual puede implicar algo de reposo en cama.

Medicamentos

Medicamentos

Si sus contracciones están causando cambios en el cuello uterino o si usted tiene señales de ruptura prematura de las membranas antes de término (pPROM, por sus siglas en inglés), podrían darle medicamentos para ayudar a retrasar el parto.

Demorar el trabajo de parto, incluso por un tiempo breve, puede permitir que:

  • La trasladen a un centro médico que tenga una unidad de cuidado intensivo neonatal (NICU, por sus siglas en inglés).
  • Le den medicamentos para acelerar el desarrollo de los pulmones, lo cual lleva al menos 48 horas, para beneficiar completamente los pulmones del bebé. Incluso en 24 horas dan algunos beneficios.

Opciones de medicamentos

  • Antibióticos, para prevenir o tratar infecciones.
  • Corticosteroides prenatales, para ayudar a preparar los pulmones del feto para el parto prematuro.
  • Relajantes uterinos , para detener el trabajo de parto prematuro. Entre ellos se incluyen:
    • Terbutalina.
    • Indometacina.
    • Nifedipina.
    • Sulfato de magnesio. Si tiene menos de 32 semanas de embarazo, su médico o enfermera partera pueden darle esta medicina para ayudar a prevenir ciertos problemas que afectan al cerebro de su bebé, como la parálisis cerebral.

Ciertos relajantes uterinos pueden ser peligrosos cuando un feto muestra señales de sufrimiento o para las mujeres con ciertas afecciones de salud (como problemas del corazón, preeclampsia grave o diabetes o presión arterial alta mal controladas).

Cirugía

Cirugía

El cerclaje del cuello uterino es la colocación de puntos de sutura en el cuello uterino para mantenerlo cerrado durante el embarazo. Tiene como objeto evitar que el cuello uterino se abra en forma temprana, lo que podría provocar un aborto espontáneo o un parto prematuro.

No se usa para tratar el trabajo de parto prematuro. Pero para una mujer que tuvo un parto prematuro en el pasado debido a que el cuello uterino no permaneció cerrado, el cerclaje del cuello uterino podría prevenir otro parto prematuro. nota 1

Referencias

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Haas DM (2011). Preterm birth, search date June 2010. BMJ Clinical Evidence. Available online: http://www.clinicalevidence.com.
  2. Samson SA, et al. (2005). The effect of loop electrosurgical excision procedure on future pregnancy outcomes. Obstetrics and Gynecology, 105(2): 325–332.
  3. American College of Obstetricians and Gynecologists (2012). Prediction and prevention of preterm birth. ACOG Practice Bulletin No. 130. Obstetrics and Gynecology, 120(4): 964–973.
  4. American College of Obstetricians and Gynecologists (2012). Management of preterm labor. ACOG Practice Bulletin No. 127. Obstetrics and Gynecology, 119(6): 1308–1317.

Esta información no reemplaza el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, niega toda garantía y responsabilidad por el uso de esta información. El uso que usted haga de esta información implica que usted acepta los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

© 1995-2022 Healthwise, Incorporated. Healthwise, Healthwise para toda decisión de salud y el logotipo de Healthwise son marcas registradas de Healthwise, Incorporated.

Enlaces relacionados

Bebé prematuro Trabajo de parto y parto Problemas de fertilidad Preeclampsia Desprendimiento prematuro de placenta Embarazo múltiple: gemelos o más bebés Vaginosis bacteriana Embarazo Placenta previa Aborto espontáneo

<cipublic-spinner variant="large"><span>Loading…</span></cipublic-spinner>

Page Footer

Quiero...

Obtener una tarjeta ID Presentar un reclamo Ver mis reclamos y EOB Verificar la cobertura de mi plan Ver la lista de medicamentos con receta Buscar un médico, dentista o centro dentro de la red Encontrar un formulario Encontrar información del formulario de impuestos 1095-B Ver el glosario de Cigna Contactar a Cigna

Audiencias

Individuos y Familias Medicare Empleadores Agentes Proveedores de cuidado de la salud

Sitios seguros para miembros

Portal myCigna para miembros Health Care Provider portal Cigna for Employers Client Resource Portal Cigna for Brokers

Información de la compañía Cigna

Acerca de Cigna Perfil de la compañía Empleos Sala de prensa Inversionistas Distribuidores Administradores externos Internacional Evernorth

 Cigna. Todos los derechos reservados.

Privacidad Información legal Divulgaciones de productos Nombres de la compañía Cigna Derechos de los clientes Accesibilidad Aviso sobre no discriminación [PDF] Asistencia idiomática [PDF] Reportar un fraude Mapa del sitio

Divulgaciones

Los planes de seguro médico y dentales, tanto individuales como familiares, están asegurados por Cigna Health and Life Insurance Company (CHLIC), Cigna HealthCare of Arizona, Inc., Cigna HealthCare of Illinois, Inc. y Cigna HealthCare of North Carolina, Inc. El seguro de salud de grupo y los planes de beneficios de salud están asegurados o administrados por CHLIC, Connecticut General Life Insurance Company (CGLIC) o sus afiliados (consulta la lista de entidades legales que aseguran o administran HMO grupal, HMO dental y otros productos o servicios en tu estado). Los planes o pólizas de seguro para lesiones accidentales, enfermedades críticas y cuidado hospitalario son distribuidos exclusivamente por o a través de subsidiarias operativas de Cigna Corporation, son administrados por Cigna Health and Life Insurance Company y están asegurados por (i) Cigna Health and Life Insurance Company (Bloomfield, CT), (ii) Life Insurance Company of North America (“LINA”) (Philadelphia, PA) o (iii) New York Life Group Insurance Company of NY (“NYLGICNY”) (New York, NY), anteriormente llamada Cigna Life Insurance Company of New York. El nombre Cigna, logotipo y otras marcas de Cigna son propiedad de Cigna Intellectual Property, Inc. LINA y NYLGICNY no son afiliadas de Cigna.

Todas las políticas de seguros y los planes de beneficios grupales contienen exclusiones y limitaciones. Para conocer la disponibilidad, costos y detalles completos de la cobertura, comunícate con un agente autorizado o con un representante de ventas de Cigna. Este sitio web no está dirigido a los residentes de New Mexico.

Al seleccionar estos enlaces, saldrás de Cigna.com hacia otro sitio web que podría ser un sitio web externo a Cigna. Es posible que Cigna no controle el contenido ni los enlaces de los sitios web externos a Cigna. Información detallada