Actividad física y ejercicio

Artículo | Abril de 2020

Actividad física y ejercicio

Descubre cómo el ejercicio y la actividad física pueden beneficiar física y mentalmente a los adultos.

Nunca es demasiado tarde para ejercitarse. A medida que envejecemos, un estilo de vida activo se vuelve más importante que nunca para la salud.

Iniciar una actividad, o permanecer activo si ya lo eres, tiene definitivas ventajas de salud, tanto físicas como mentales.

Beneficios físicos de permanecer activo

Entre los muchos beneficios físicos que ofrece, el ejercicio regular:

  • Puede ayudarte a mantener tu peso o a perder peso. El ejercicio acelera el metabolismo y desarrolla masa muscular, y ambas cosas queman más calorías.
  • Puede reducir el impacto de las enfermedades y las condiciones crónicas. Las personas que hacen ejercicio suelen tener:
    • Mejores sistemas inmunológico y digestivo
    • Mejor presión arterial y densidad ósea
    • Menor riesgo de enfermedad de Alzheimer, diabetes, obesidad, enfermedades del corazón, osteoporosis, fracturas de cadera y ciertos tipos de cáncer
  • Puede mejorar la movilidad, la flexibilidad y el equilibrio. El ejercicio mejora la fuerza, la flexibilidad y la postura, lo que ayuda con el equilibrio y la coordinación y reduce el riesgo de caídas.
  • Puede prolongar la vida. El ejercicio puede ayudarte a vivir más y a mantener tu independencia durante más tiempo.

Los beneficios de salud mental que ofrece mantenerse activo

La actividad física regular también tiene beneficios mentales, porque:

  • Puede mejorar el sueño. La actividad regular puede ayudar a que logres dormirte más rápidamente, y a despertar sintiéndote más renovado y energético.
  • Puede mejorar tu ánimo y autoconfianza. El ejercicio alivia mucho el estrés y las endorfinas que produce pueden reducir los sentimientos de tristeza, depresión y ansiedad.
  • Puede ayudar al cerebro. Mantenerse físicamente activo puede ayudar a mantener tu cerebro activo.

Consejos para mantenerse activo

Las actividades físicas pueden ser agradables y también seguras para los adultos mayores. Algunas excelentes maneras de comenzar son:

  • Caminar. Esta es una manera ideal de empezar a ejercitarse. No requiere ningún equipo especial aparte de calzado para caminar cómodo.
  • Clases de ejercitación o deportes para adultos mayores. Estas clases te motivan y además ofrecen diversión, alivio del estrés y un lugar donde conocer amigos.
  • Ejercicio aeróbico en el agua y deportes acuáticos. Ejercitar en el agua mejora el sistema cardiovascular, reduciendo el estrés y el esfuerzo de las articulaciones del cuerpo.
  • Yoga. Combina una serie de poses de estiramiento y respiración. Puede mejorar la fuerza, la flexibilidad y el equilibrio, y se puede adaptar a cualquier nivel de destreza y condición física.
  • Tai chi y qi gong. Estos programas inspirados en las artes marciales aumentan el equilibrio y la fuerza.

Los centros comunitarios o YMCA locales a menudo ofrecen clases para adultos mayores.

Mantenerse activo de manera segura

Mantenerte activo es una de las decisiones más saludables que puedes tomar a medida que envejeces, pero es importante hacerlo de manera segura. Antes de comenzar:

  • Obtén el permiso de tu médico, especialmente si tienes condiciones médicas preexistentes.
  • Considera otras inquietudes de salud. Los problemas de salud persistentes podrían afectar tus ejercicios. Por ejemplo, si tienes diabetes, quizás necesites ajustar los horarios de los medicamentos y las comidas.
  • Escucha a tu cuerpo. El ejercicio nunca debe doler. Para de inmediato y llama al médico si te sientes mareado o tienes dificultad para respirar, comienzas a sentir dolor o presión en el pecho o si de repente tienes sudor frío.
  • Empieza despacio y aumenta progresivamente Si no has ejercitado durante un tiempo, intenta dividir los ejercicios en grupos de 10 minutos dos veces al día. O prueba solo 1 clase por semana. Si te preocupa caerte o tienes un problema del corazón, empieza con ejercicios en una silla.
  • Evita lesiones e incomodidad haciendo precalentamiento, enfriamiento y tomando agua.
  • Comprométete a un itinerario de ejercicios durante al menos 3 o 4 semanas para que se convierta en un hábito. Es más fácil si encuentras actividades que te gusten.

Más información

Obtén más información (en inglés) sobre los beneficios de la actividad física visitando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Senior couple jogging outside