De rodillas, con el torso inclinado hacia abajo

Imagen de una mujer de rodillas, con el torso inclinado hacia abajo

Después de ponerse en cuatro patas, inclinar el torso hacia abajo puede ayudarla a calmarse y recomponerse. Esta posición se usa para calmar la intensidad física y emocional del trabajo de parto. También se usa para quitar presión de la espalda y podría ayudar a que el bebé se ubique en una posición más favorable. Es posible que usted descubra que esto alivia el dolor en la espalda por el trabajo de parto.

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología

Revisado21 marzo, 2017

Revisado: 21 marzo, 2017

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: Kathleen Romito, MD - Medicina familiar & Kirtly Jones, MD - Obstetricia y ginecología