Etapas de las lesiones por presión

Las cuatro etapas de las lesiones por presión

Las lesiones por presión (úlceras de decúbito) son una lesión en la piel y en los tejidos subyacentes. Pueden variar desde enrojecimiento leve de la piel hasta daño grave en los tejidos -y a veces infección- que se extiende al músculo y al hueso. Las lesiones por presión se describen en cuatro etapas:

  • Las lesiones de la etapa 1 no son heridas abiertas. La piel puede dolerle, pero no tiene cortes ni desgarros. La piel parece enrojecida y no se blanquea (pierde brevemente el color cuando usted presiona sobre ella con su dedo y luego levanta el dedo). En una persona de piel oscura, la zona puede parecer ser de un color diferente al de la piel que la rodea, pero es posible que no se vea roja. La temperatura de la piel suele ser más alta. Y las lesiones de la etapa 1 pueden sentirse más firmes o más blandas que la zona de alrededor.
  • En la etapa 2, la piel resquebraja hasta abrirse, se desgasta o forma una úlcera, que suele ser más sensible y dolorosa. La lesión se extiende a las capas más profundas de la piel. Puede parecer una raspadura (abrasión), una ampolla o un cráter superficial en la piel. A veces, esta etapa parece una ampolla llena de líquido transparente. En esta etapa, un poco de piel podría dañarse por completo o morir.
  • Durante la etapa 3, la lesión empeora y se extiende al tejido debajo de la piel, lo que forma un pequeño cráter. Podría verse grasa en la lesión, pero no músculos, tendones ni huesos.
  • En la etapa 4, la lesión por presión es muy profunda, alcanza los músculos y los huesos, y causa daño extenso. Es posible que ocurran daños en los tejidos más profundos, en los tendones y en las articulaciones.

En las etapas 3 y 4 podría sentir poco o nada de dolor debido al daño significativo en los tejidos. Pueden ocurrir complicaciones graves, como una infección del hueso (osteomielitis) o de la sangre (septicemia), si avanzan las lesiones por presión.

A veces, una lesión por presión no puede clasificarse en ninguna de estas etapas.

  • En algunos casos, se sospecha una lesión por presión profunda, pero no puede confirmarse. Cuando no hay una herida abierta, pero los tejidos debajo de la superficie se han dañado, la lesión se llama lesión de tejido profundo (DTI, por sus siglas en inglés). La zona de piel podría verse violácea o rojiza oscura, o puede haber una ampolla llena de sangre. Si usted o su médico sospechan la presencia de una lesión por presión, se trata la zona como si se hubiera formado una lesión por presión.
  • También hay lesiones por presión de las que no se puede determinar en qué etapa están, lo que significa que la etapa no es clara. En estos casos, la base de la lesión está cubierta por una capa gruesa de otro tejido y por pus que podría ser amarillo, gris, verde, marrón o negro. El médico no puede ver la base de la lesión para determinar la etapa.

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Margaret Doucette, DO - Medicina física y rehabilitacíon, cuidado de heridas, Medicina Hiperbárica

Revisado7 junio, 2017

Revisado: 7 junio, 2017

Autor: El personal de Healthwise

Evaluación médica: E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna & Adam Husney, MD - Medicina familiar & Kathleen Romito, MD - Medicina familiar & Margaret Doucette, DO - Medicina física y rehabilitacíon, cuidado de heridas, Medicina Hiperbárica