Las primeras vacunas de su hijo: Lo que necesita saber

Saltar a la barra de navegación

Las vacunas mencionadas en esta hoja de información son las que muy posiblemente se aplican en las mismas visitas durante los primeros meses hasta los primeros años de la niñez. Hay otras vacunas (incluidas las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubéola y contra la varicela, el rotavirus, la influenza y la hepatitis A) que también se recomiendan rutinariamente durante los primeros cinco años de vida.

Su hijo recibirá estas vacunas hoy:

(Proveedor: marque las casillas que correspondan).

____DTaP
____Hib
____Hepatitis B
____Poliomielitis
____PCV13

¿Por qué es necesario vacunarse?

Las enfermedades que pueden ser prevenidas con vacunas son mucho menos frecuentes que en el pasado gracias a la vacunación. Pero no han desaparecido. Todavía hay brotes de algunas de estas enfermedades en los Estados Unidos. Cuando menos bebés se vacunan, más bebés se enferman.

Las siguientes 7 enfermedades infantiles pueden prevenirse con vacunas:

1. Difteria (la "D" de la vacuna contra la DTaP)

  • Los signos y los síntomas incluyen un recubrimiento grueso en la parte posterior de la garganta que puede dificultar la respiración.
  • La difteria puede provocar problemas respiratorios, parálisis e insuficiencia cardíaca.

  • Antes de que existiera una vacuna, aproximadamente 15,000 personas morían al año por difteria en los EE. UU.

2. Tétanos (la "T" de la vacuna contra la DTaP; también conocido como trismo)

  • Los signos y los síntomas incluyen tensión dolorosa de los músculos, en general, de todo el cuerpo.
  • El tétanos puede provocar rigidez de la mandíbula que puede dificultar abrir la boca o tragar.
    • El tétanos provoca la muerte de aproximadamente 1 de cada 10 personas que lo contraen.

3. Tos ferina (la "P" de la vacuna contra la DTaP, también conocida como tos convulsa)

  • Los signos y los síntomas incluyen accesos de tos violentos que pueden dificultar la ingesta de alimentos y bebidas, y la respiración en bebés. Estos accesos pueden prolongarse durante varias semanas.
  • La tos ferina puede provocar neumonía, convulsiones, daño cerebral o la muerte. La tos ferina puede ser muy peligrosa para los bebés.
    • La mayoría de las muertes provocadas por la tos ferina se producen en bebés menores de 3 meses.

4. Hib (Haemophilus influenzae tipo b)

  • Los signos y los síntomas pueden incluir fiebre, dolor de cabeza, cuello rígido, tos y falta de aliento. Es posible que no se presenten signos ni síntomas en los casos leves.
  • La infección por Hib puede provocar meningitis (infección del recubrimiento del cerebro y de la médula espinal); neumonía; infecciones de los oídos, los senos paranasales, la sangre, las articulaciones, los huesos y el recubrimiento del corazón; daño cerebral; hinchazón severa de la garganta que puede dificultar la respiración y sordera.
    • Los niños menores de 5 años tienen el mayor riesgo de contraer la enfermedad provocada por el Hib.

5. Hepatitis B

  • Los signos y los síntomas incluyen cansancio, diarrea y vómitos, ictericia (piel u ojos amarillos) y dolor en los músculos, las articulaciones y el estómago. Sin embargo, en general, no presenta signos ni síntomas.
  • La hepatitis B puede provocar daño hepático y cáncer de hígado. Algunas personas desarrollan infección crónica (a largo plazo) por hepatitis B. Es posible que estas personas no parezcan ni se sientan enfermas, pero pueden infectar a otras.
    • La hepatitis B puede provocar daño hepático y cáncer en 1 de cada 4 niños con infección crónica.

6. Poliomielitis

  • Los signos y los síntomas pueden incluir una enfermedad similar a la gripe, o es posible que no presente signos ni síntomas.
  • La poliomielitis puede provocar parálisis permanente (no poder mover un brazo o una pierna o, en algunos casos, no poder respirar) y la muerte.
    • En la década de 1950, la poliomielitis provocó la parálisis de más de 15,000 personas cada año en los EE. UU.

7. Enfermedad neumocócica

  • Los signos y los síntomas incluyen fiebre, escalofríos, tos y dolor en el pecho. En los bebés, los síntomas también pueden incluir meningitis, convulsiones y, a veces, erupción.
  • La enfermedad neumocócica puede provocar meningitis (infección del recubrimiento del cerebro y de la médula espinal), infecciones de los oídos, de los senos paranasales y de la sangre; neumonía, sordera y daño cerebral.
    • Aproximadamente, 1 de cada 15 niños que se contagia de meningitis neumocócica muere por la infección.

Por lo general, los niños contraen estas enfermedades de otros niños o de adultos, quienes tal vez ni sepan que están infectados. Una madre infectada con hepatitis B puede infectar a su bebé en el momento del parto. El tétanos ingresa al cuerpo a través de un corte o una herida; no se transmite de persona a persona.

Las siguientes vacunas protegen a su bebé de estas siete enfermedades:

Vacuna Cantidad de dosis Edades recomendadas Otra información

DTaP (difteria, tétanos, tos ferina)

5

2 meses, 4 meses, 6 meses, 15 a 18 meses, 4 a 6 años

Algunos niños reciben una vacuna llamada DT (difteria y tétanos) en lugar de la DTaP.

Hepatitis B

3

Nacimiento, 1 a 2 meses, 6 a 18 meses



Poliomielitis

4

2 meses, 4 meses, 6 a 18 meses, 4 a 6 años

Para viajar a determinados países, puede ser recomendable administrar una dosis adicional de la vacuna contra la poliomielitis.

Hib (Haemophilus influenzae tipo b)

3 o 4

2 meses, 4 meses, (6 meses), 12 a 15 meses

Existen varias vacunas contra el Hib. Con una de ellas, la dosis de los 6 meses no es necesaria.

Antineumocócica (PCV13 )

4

2 meses, 4 meses, 6 meses, 12 a 15 meses

Es posible que los niños mayores con determinadas afecciones de salud también necesiten recibir esta vacuna.

Su proveedor de atención médica podría ofrecerle estas vacunas como vacunas combinadas: varias vacunas en una misma inyección. Las vacunas combinadas son tan seguras y efectivas como las vacunas individuales y pueden significar que su bebé reciba menos inyecciones.

Algunos niños no deben recibir determinadas vacunas

La mayoría de los niños pueden recibir todas estas vacunas de manera segura. Sin embargo, existen algunas excepciones:

  • Un niño que tenga gripe leve u otra enfermedad el día en que tiene programada la vacunación puede ser vacunado. Es posible que a un niño con una enfermedad moderada o severa el día en que tiene programada la vacunación se le pida que regrese más adelante para recibirla.
  • Cualquier niño que haya tenido una reacción alérgica que representara un riesgo para la vida después de haber recibido una vacuna no debe recibir otra dosis de esa vacuna. Dígale a la persona que está aplicando las vacunas si alguna vez su hijo ha tenido una reacción severa después de haber recibido alguna vacuna.
  • Un niño que tiene una alergia severa (que representa un riesgo para la vida) a una sustancia no debe recibir una vacuna que tenga esa sustancia. Si sabe que su hijo tiene alguna alergia severa, dígaselo a la persona que le administra las vacunas a su hijo.

Hable con el médico antes de que su hijo reciba las siguientes vacunas:

  • La vacuna contra la DTaP, si su hijo alguna vez tuvo alguna de estas reacciones después de haber recibido una dosis anterior de la vacuna contra la DTaP:
    • Una enfermedad en el cerebro o en el sistema nervioso en el término de 7 días.
    • Llanto continuo durante 3 horas o más.
    • Convulsión o colapso.
    • Fiebre de más de 105 °F.

La vacuna PCV13, si su hijo alguna vez tuvo una reacción severa después de haber recibido una dosis de la vacuna DTaP (u otra vacuna que contenga toxoide diftérico) o después de una dosis de la vacuna PCV7, una vacuna antineumocócica anterior.

Riesgos de una reacción a la vacuna

Con cualquier medicamento, incluidas las vacunas, hay posibilidades de que se produzcan efectos secundarios. Generalmente, estos son leves y desaparecen por sí solos. La mayoría de las reacciones a las vacunas no son graves: estas pueden incluir sensibilidad, enrojecimiento o hinchazón donde se administró la inyección; o fiebre leve. Se producen inmediatamente después de administrar la inyección y desaparecen en el término de uno o dos días. Se presentan en hasta, aproximadamente, la mitad de las vacunaciones, según la vacuna.

Las reacciones graves también son posibles, pero son poco frecuentes.

Las vacunas contra la poliomielitis, la Hepatitis B y el Hib se han asociado solo con reacciones leves. Las vacunas contra la DTaP y las vacunas antineumocócicas también se han asociado con otros problemas:

Vacuna contra la DTaP

Problemas leves: MMolestias (hasta 1 de cada 3 niños); cansancio o pérdida de apetito (hasta 1 de cada 10 niños); vómitos (hasta 1 de cada 50 niños); hinchazón de todo el brazo o toda la pierna durante 1 a 7 días (hasta 1 de cada 30 niños); por lo general, después de la 4.a o 5.a dosis.

Problemas moderados: Convulsiones (1 de cada 14,000 niños); llanto continuo durante 3 horas o más (hasta 1 de cada 1,000 niños); fiebre de más de 105 °F (1 de cada 16,000 niños).

Problemas graves: Se han reportado convulsiones a largo plazo, coma, disminución del estado de consciencia y daño cerebral permanente después de la vacunación contra la DTaP. Estos reportes son extremadamente raros.

Vacuna antineumocócica

Problemas leves: Somnolencia o pérdida temporal del apetito (aproximadamente 1 de cada 2 o 3 niños); molestias (aproximadamente 8 de cada 10 niños).

Problemas moderados: Fiebre de más de 102.2 °F (aproximadamente 1 de cada 20 niños).

Después de cualquier vacuna:

Cualquier medicamento puede provocar una reacción alérgica severa. Tales reacciones a una vacuna son muy poco frecuentes: se estima que se presentan aproximadamente en 1 de cada millón de dosis y se producen desde algunos minutos hasta algunas horas después de la vacunación.

Al igual que con cualquier medicamento, hay una probabilidad muy remota de que una vacuna cause una lesión grave o la muerte.

La seguridad de las vacunas se monitorea constantemente. Para obtener más información, visite: www.cdc.gov/vaccinesafety.

¿Qué hago si ocurre una reacción grave?

¿A qué debo prestar atención?

  • Debe prestar atención a cualquier aspecto que le preocupe, como signos de una reacción alérgica severa, fiebre muy alta o un comportamiento inusual. Los signos de una reacción alérgica severa pueden incluir urticaria, hinchazón de la cara y la garganta, y dificultad para respirar. En los bebés, los signos de una reacción alérgica también podrían incluir fiebre, somnolencia y desinterés por alimentarse. En niños mayores, los signos podrían incluir pulso cardíaco acelerado, mareos y debilidad. Por lo general, estos podrían comenzar entre algunos minutos y algunas horas después de la vacunación.

¿Qué debo hacer?

  • Si cree que es una reacción alérgica severa u otra emergencia que no puede esperar, llame al 9-1-1 o lleve a la persona al hospital más cercano. De lo contrario, llame a su médico.

Luego, la reacción se debe notificar en el Sistema de informes de eventos adversos derivados de las vacunas (Vaccine Adverse Event Reporting System, VAERS). Su médico debe presentar este reporte o puede hacerlo usted mismo a través del sitio web del VAERS en www.vaers.hhs.gov o llamando al 1-800-822-7967.

El VAERS no proporciona asesoramiento médico.

Programa Nacional de Compensación por Lesiones Ocasionadas por Vacunas

El Programa Nacional de Compensación por Lesiones Ocasionadas por Vacunas (Vaccine Injury Compensation Program, VICP) es un programa federal que se creó para compensar a las personas que pueden haber tenido lesiones causadas por determinadas vacunas.

Las personas que consideren que pueden haber tenido lesiones ocasionadas por una vacuna pueden informarse sobre el programa y sobre cómo presentar una reclamación llamando al 1-800-338-2382 o visitando el sitio web del VICP en www.hrsa.gov/vaccinecompensation. Hay un plazo límite para presentar una reclamación de compensación.

¿Dónde puedo obtener más información?

  • Pregunte sobre ello a su proveedor de atención médica. El médico puede darle el folleto informativo de la vacuna o sugerirle otras fuentes de información.
  • Llame a su departamento de salud local o estatal.
  • Comuníquese con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC):
    • Llame al 1-800-232-4636 (1-800-CDC-INFO)
    • Visite el sitio web de los CDC en www.cdc.gov/vaccines o en www.cdc.gov/hepatitis

Vaccine Information Statement

Multi Pediatric Vaccines

Spanish

11/05/2015

Translation provided by the Immunization Action Coalition

42 U.S.C. § 300aa-26

Department of Health and Human Services

Centers for Disease Control and Prevention

Many Vaccine Information Statements are available in Spanish and other languages. See www.immunize.org/vis.

Muchas hojas de información sobre vacunas están disponibles en español y en otros idiomas. Visite www.immunize.org/vis.