Alergias en niños: Cómo aplicarle una inyección de epinefrina a un niño

Saltar a la barra de navegación

Introducción

La anafilaxia es una reacción alérgica grave. Si su hijo ha tenido una reacción alérgica grave en el pasado, sabe lo atemorizador que puede ser. Los síntomas de problemas para respirar, comezón e hinchazón pueden aparecer rápidamente y pueden llegar a ser mortales. Aplicarle una inyección de epinefrina a su hijo puede desacelerar o detener una reacción alérgica. Por eso es importante llevar consigo epinefrina en todo momento y conocer la manera correcta de usarla. Podría salvarle la vida a su hijo algún día.

¿Cómo aplico la inyección?

Cómo aplicar una inyección de epinefrina a un niño

  1. En primer lugar, asegúrese de saber cuál de los extremos del inyector de epinefrina es la punta y cuál es la parte superior. Sujete el inyector de epinefrina en una mano y cierre el puño alrededor de él con la punta apuntando hacia abajo. No toque la punta.
  2. Con la otra mano, retire la tapa.
  3. Sostenga firmemente la pierna de su hijo con una mano y sostenga la punta del inyector cerca del muslo de su hijo. Inyecte la punta firmemente en el muslo de su hijo. Inyecte a través de ropa si tiene que hacerlo, pero la piel desnuda es mejor. La punta del inyector debería entrar derecha en la piel, en un ángulo de 90 grados respecto del muslo. No aplique la inyección en el glúteo o en una vena.
  4. Mantenga la punta del inyector en la parte externa del muslo de su hijo por 10 segundos. Nota: Es normal que la mayor parte del líquido quede en el inyector. No intente inyectar el líquido restante.
  5. Extraiga el inyector y coloque su mano en la zona de la piel por la que entró el medicamento. Frote la zona por alrededor de 10 segundos.
  6. Ponga el inyector usado, con el extremo de la aguja primero, en el tubo de almacenamiento que viene con su inyector. No doble la aguja. Enrosque la tapa del tubo de almacenamiento. Lleve a su hijo a la sala de urgencias, y lleve el inyector usado consigo.

Los síntomas pueden regresar después de la inyección. Por lo tanto, lleve a su hijo a la sala de urgencias de inmediato, incluso si su hijo se encuentra mejor.

Su hijo debería sentir los efectos del medicamento casi de inmediato. Estos pueden incluir un latido cardíaco rápido y nerviosismo, así como una mejor respiración. Por lo general, los beneficios de la inyección duran de 10 a 20 minutos.

En algunos casos graves, es posible que deba aplicarse una segunda inyección. Su médico le explicará cuándo es necesaria una segunda inyección. Asegúrese de que lo comprende y haga preguntas si no está seguro. Demasiada epinefrina puede provocar efectos secundarios graves, como dificultad para respirar.

¿Qué hago después de aplicar la inyección?

  • Llame de inmediato al 911. Dígale al operador que le aplicó una inyección a su hijo y que es necesario que traigan más epinefrina en la ambulancia. O si hay un hospital cerca, lleve a su hijo a la sala de urgencias. En el hospital, entregue el inyector usado al médico o a la enfermera. Será verificado y desechado en forma adecuada.
  • Es posible que su hijo deba ser observado en el hospital durante varias horas para asegurarse de que los síntomas no regresen. Si le dan el alta a su hijo antes, siéntese en la sala de espera.
  • Si su hijo tiene problemas del corazón, asegúrese de informar al médico o a la enfermera.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Lora J. Stewart, MD - Alergía e imunología, Pediatría

Revisado6 octubre, 2017