Alimentación saludable para los niños: Cosas que influyen en la elección de los alimentos

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Hay varias cosas que ejercen una influencia poderosa en lo que comemos y en cómo lo hacemos. Piense en lo siguiente cuando planifique opciones alimentarias saludables para su hijo:

  • La disponibilidad de los alimentos. Dado que la comida está fácilmente disponible en nuestra cultura, es fácil comer sin pensar en si realmente tiene hambre o en cuánto ha comido ya ese día. Algunas escuelas tienen máquinas expendedoras y cafeterías con malas opciones alimentarias. Los restaurantes de comida rápida están por todas partes. En los restaurantes de comida rápida, las comidas "súper grandes" pueden hacernos comprar y comer más alimentos de lo que nuestro cuerpo necesita. Incluso las porciones regulares son muy grandes en comparación con el pasado. El tamaño de las porciones está aumentando. Tener un horario de comidas y refrigerios estructurado puede ayudarles a usted y a su hijo a controlar su hambre. Esto ayuda a evitar las compras no planificadas de comida rápida y en máquinas expendedoras.
  • Las rutinas alimentarias. Los adultos y los niños que comen a horas regulares tienden a tener una mejor alimentación y a estar más cerca de un peso saludable que los que "picotean" o comen pequeñas cantidades a lo largo del día. Uno de los principales obstáculos a la hora de planificar comidas regulares y equilibradas es tener un estilo de vida ocupado. Sin embargo, tomarse tiempo para planificar las comidas puede ayudarle a mejorar su nutrición y la de su hijo. Las comidas familiares son un momento importante para compartir y hablar sobre los acontecimientos del día. También les enseñan a los niños lo que es una comida equilibrada.
  • La comercialización de los alimentos. La comercialización genera un deseo de alimentos que son poco nutritivos. Los refrigerios procesados ("snack foods") -comercializados no por su valor nutricional, sino por diversión y sabor- a menudo reemplazan a otros alimentos más sanos que podríamos comer. Los alimentos que se anuncian en la televisión durante los programas infantiles tienden a tener muy poco valor nutricional. La comercialización también va dirigida a personas con un estilo de vida ocupado. Las tiendas de comestibles están llenas de comidas congeladas, comidas para microondas, sopas y guisos instantáneos y comidas envasadas. Por lo general, estos alimentos contienen pocas frutas y verduras, y suelen ser ricos en grasa y sal. La comercialización a menudo está dirigida a los niños a través de ventas vinculadas entre películas, restaurantes de comida rápida y juguetes. Los niños entonces presionan a sus padres para ir a determinados restaurantes y comprarles comida en función de si pueden conseguir el juguete que desean. Resístase a este tipo de comercialización y planifique comidas que usted sabe que son nutritivas.
  • El significado cultural y social de los alimentos. Servimos y comemos alimentos porque nos criaron comiéndolos y nos parecen reconfortantes. Algunas personas comen, o no comen, ciertos alimentos en función de sus creencias religiosas, políticas o sociales. Muchos alimentos étnicos pueden ser muy saludables y han evolucionado con el tiempo porque sirvieron para sustentar la vida. Por ejemplo, los espaguetis con tomate, salsa de carne y queso parmesano incluyen cuatro grupos de alimentos. Los tacos también contienen cuatro grupos de alimentos. Estos alimentos pueden ser nutritivos si no contienen demasiada grasa.
  • Las emociones. La depresión , la ansiedad , el aburrimiento y el estrés a menudo conducen a malos hábitos alimentarios, tanto en adultos como en niños. A veces, los intentos de cambiar los hábitos alimentarios no llegan a tener éxito hasta que aprendemos a controlar las emociones y el estrés en nuestras vidas. En los niños, el estrés continuo puede provocar un cambio en su crecimiento normal, lo que da lugar a un aumento de peso o de altura excesivo o insuficiente. Solucionar el problema que está causando el estrés del niño (en lugar de recurrir a una dieta para bajar de peso o ganar peso) hará que el niño regrese a un patrón de crecimiento normal.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD, MPH - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Rhonda O'Brien, MS, RD, CDE - Educador en diabetes certificado

Revisado4 mayo, 2017