Anomalías cardíacas congénitas: Ejercicio y deportes

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Los niños y los adultos con anomalías cardíacas congénitas pueden estar activos y hacer ejercicio en forma regular. La mayoría no tiene restricciones para hacer ejercicio. Pero podrían ser necesarias restricciones de la intensidad o el tipo de ejercicio según el tipo o la gravedad de la anomalía.

Estar activo ayuda a mantener saludables el corazón y el organismo. Por lo tanto, hasta una persona que tiene restricciones todavía puede hacer ejercicio dentro de los límites. Su médico puede ayudar a crear una serie de actividades a un nivel que sea seguro y saludable para usted o su hijo. nota 1 Su médico también podría sugerir metas y límites específicos de frecuencia cardíaca, por cuánto tiempo hacer ejercicio y con qué frecuencia. nota 2

Restricciones de ejercicio

Su médico puede decirle si usted o su hijo deberían limitar su actividad o participación deportiva. Los límites podrían basarse en la gravedad y el tipo de la anomalía cardíaca. nota 3

Muchas personas con anomalías cardíacas leves o reparadas no tienen restricciones para hacer ejercicio. Generalmente pueden participar en la mayoría de los tipos de deporte o ejercicio.

Las personas que tienen una anomalía grave, una anomalía cianótica , problemas de bombeo del corazón o problemas del ritmo cardíaco podrían tener restricciones para el ejercicio. Pero todavía pueden estar activas. Sus médicos pueden ayudar a crear planes de ejercicio para que se mantengan saludables y disfruten de una buena calidad de vida.

Pruebas antes de hacer ejercicio

Toda persona con una anomalía cardíaca debería consultar a un médico antes de empezar un programa de ejercicio o de deportes.

A menudo se hace un ECG de esfuerzo (un tipo de electrocardiograma ) para determinar el efecto del ejercicio en el corazón. Esta prueba a veces se hace junto con un tipo de ecocardiograma para medir la respuesta del corazón al ejercicio.

Niños

Algunos niños que tienen una anomalía cardíaca se harán una prueba de esfuerzo para cuando estén en la escuela. A medida que su hijo crezca y se interese en deportes nuevos o ejercicio más intenso, usted puede revisar el plan de ejercicio con el médico de su hijo y asegurarse de que siga siendo adecuado para su hijo.

Adultos

En su visita de control regular con su médico, revise su plan de ejercicio para asegurarse de que se adecue a su vida y sea seguro y saludable para usted.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. Warnes CA, et al. (2008). ACC/AHA 2008 Guidelines for the management of adults with congenital heart disease: Executive summary: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association Task Force on Practice Guidelines. Circulation, 118(23): 2395-2451.
  2. Sable C, et al. (2011). Best practices in managing transition to adulthood for adolescents with congenital heart disease: The transition process and medical and psychosocial issues: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation, 123(13): 1454-1485.
  3. Van Hare GF, et al. (2015). Eligibility and disqualification recommendations for competitive athletes with cardiovascular abnormalities: Task Force 4: Congenital heart disease: A scientific statement from the American Heart Association and American College of Cardiology. Circulation, 132(22): e281-e291. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000240. Accessed April 7, 2017.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Elizabeth T. Russo, MD - Medicina interna

Revisor médico especializado Larry A. Latson, MD - Cardiología pediátrica

Revisado5 octubre, 2017