Anomalías cardíacas congénitas: Complicaciones

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

La mayoría de los niños y los adultos a quienes se les han corregido anomalías cardíacas congénitas llevan vidas saludables. Pero a veces se presentan complicaciones.

Estas complicaciones pueden comenzar cuando el niño es de muy corta edad, o pueden empezar en la adultez.

Problemas del corazón

Insuficiencia cardíaca . Esta es una complicación importante de las anomalías cardíacas congénitas. La insuficiencia cardíaca puede desarrollarse muchos años después del diagnóstico de la anomalía. Puede causar una variedad de síntomas, como graves dificultades para respirar o latidos cardíacos irregulares (arritmias).

Soplo cardíaco . Muchas personas con anomalías cardíacas congénitas tienen un sonido parecido a zumbido (soplo cardíaco) que puede oírse con un estetoscopio incluso después de que se ha reparado la anomalía congénita. La mayoría de los soplos cardíacos no plantean ningún peligro (soplo funcional). A veces, sin embargo, un soplo cardíaco es anormal y es una señal de un problema del corazón. Durante los exámenes, el médico puede revisar si hay un soplo que pudiera ser señal de un problema.

Problemas de la frecuencia y del ritmo cardíaco. Estos problemas cardíacos pueden ocurrir en niños y adultos que tienen anomalías cardíacas congénitas. Hay muchos tipos de problemas con la frecuencia y el ritmo que pueden ocurrir. Pueden ser ritmos irregulares, como la fibrilación auricular. O pueden ser una frecuencia cardíaca rápida, como un tipo de taquicardia.

Problema de las válvulas cardíacas. Si a un niño le hacen un reemplazo valvular cardíaco, el niño podría necesitar otra cirugía de reemplazo cuando sea mayor. Las válvulas cardíacas con forma anormal, en particular, pueden conducir a complicaciones como endocarditis o válvulas cardíacas estrechadas o con fugas.

Endocarditis. Una anomalía cardíaca congénita puede elevar el riesgo de una infección en el corazón que se llama endocarditis. Para prevenir esta infección, su hijo necesita practicar un excelente cuidado de los dientes y prestar atención a señales de infecciones cutáneas. Si su hijo corre un alto riesgo, es posible que deba tomar antibióticos antes de hacerse ciertos procedimientos dentales y quirúrgicos que pudieran hacer que ingresen bacterias u hongos en la sangre de su hijo. Los antibióticos reducen el riesgo de contraer endocarditis.

Otros problemas

Una anomalía cardíaca podría hacer que un niño no crezca normalmente. Las complicaciones incluyen:

  • Retraso en el crecimiento, y altura y peso más bajos que el promedio en la edad adulta.
  • Retrasos en el desarrollo o discapacidades . El médico observará el desarrollo de su hijo a lo largo del tiempo y posiblemente le haga pruebas de detección. También es una buena idea que aprenda sobre los hitos que se esperan para los niños a cada edad. Esto puede ayudarle a detectar problemas temprano o a tranquilizarse en cuanto al crecimiento de su hijo.
  • Dedos en palillo de tambor , una afección en la cual las puntas de los dedos y de los pies se hinchan y las uñas se abultan hacia afuera.
  • Policitemia , un aumento anormal de los glóbulos rojos. Esto podría aumentar el riesgo de una persona de que se le formen coágulos de sangre que pueden causar ataques al corazón o ataques cerebrales.
  • Problemas con el cerebro y los nervios. Un ejemplo de esto es infección en el cerebro. Esto puede ocurrir como resultado de bacterias en la sangre que ingresan en el tejido cerebral.
  • Riesgo mayor de coágulos de sangre.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Baltimore RS, et al. (2015). Infective endocarditis in childhood: 2015 update: A scientific statement from the American Heart Association. Circulation, 132(15): 1487-1515. DOI: 10.1161/CIR.0000000000000298. Accessed November 24, 2015.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD - Pediatría

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Larry A. Latson, MD - Cardiología pediátrica

Revisado5 octubre, 2017