Generalidades del tema

A muchas personas les preocupa ir al dentista. Usted podría estar muy nervioso a tal punto que podría sentirse muy mal. Algunas personas se ponen tan nerviosas que simplemente no van al dentista. Pero esto puede conducir a problemas serios, incluyendo infección de encías y dientes, dificultad para masticar y falta de confianza en sí mismo por tener dientes feos o mal aliento.

Para ayudar a superar el nerviosismo de tener que ir al dentista, es útil primero entender por qué podría darle nervios. Los motivos incluyen:

  • Haber tenido una experiencia dolorosa o negativa con el dentista, incluyendo comentarios insensibles que le hayan hecho durante la visita. El olor del consultorio o ver y oír los instrumentos dentales (como el sonido del torno) pueden hacerle recordar esto.
  • Sentirse indefenso o sin control. Estar confinado a la silla y no poder hablar ni comunicarse puede causar esto. Las precauciones que toma el dentista, como usar una máscara y guantes, pueden sumarse a esta sensación.
  • Estar avergonzado del estado de sus dientes.
  • Oír sobre las malas experiencias de otras personas con el dentista o estar influenciado por cómo la televisión, los diarios o las revistas los representan.
  • Temer a lo desconocido, incluyendo los procedimientos que usa su dentista.

Para ayudar a sentirse menos nervioso sobre una visita al dentista, pruebe lo siguiente:

  • Hable sobre sus miedos. Dígale a su dentista que usted está nervioso, y trate de explicarle por qué. De este modo, su dentista puede hacer todo lo posible para tranquilizarlo.
  • Pregúntele a su dentista sobre lo que va a pasar y por qué. Si comprende los pasos de la colocación de un empaste, por ejemplo, tal vez se sienta menos nervioso por ello. Pídale a su dentista que le diga cuando avance de un paso en un procedimiento al siguiente.
  • Haga su visita al dentista en un momento en que no esté apurado o bajo presión. Temprano por la mañana o a última hora de la tarde o un sábado puede ser el mejor momento, dado que tal vez no tenga que preocuparse de faltar a la escuela o al trabajo.
  • Si el sonido de un torno le molesta, pregúntele al dentista si tiene música y auriculares. Si no, lleve su propio reproductor de audio y sus auriculares.
  • Acuerde con el dentista sobre señales con la mano para comunicar dolor, molestia o la necesidad de un descanso.
  • Use técnicas de relajación. Mientras está sentado en la silla, trate de respirar profundamente o de pensar en una actividad o un lugar que le guste.
  • No tenga miedo de cambiar de dentista. Si habla con su dentista y cree que él o ella no lo escucha o que no hace ningún esfuerzo para ayudarle a que se sienta más cómodo, pruebe con otro dentista. Dígales a sus amigos sobre sus miedos, y pregúnteles sobre sus dentistas.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Arden G. Christen, DDS, MSD, MA, FACD - Odontología

Revisado7 mayo, 2017