Arteritis de células gigantes

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Qué es la arteritis de células gigantes?

La arteritis de células gigantes (GCA, por sus siglas en inglés) es la inflamación de los vasos sanguíneos. Afecta mayoritariamente a las arterias que llevan la sangre a la cabeza, sobre todo las que suministran sangre a los ojos, las sienes y la mandíbula. Debido a que frecuentemente afecta a la arteria temporal (en la sien), también se llama arteritis de la temporal.

Las personas que tienen arteritis de células gigantes necesitan tratamiento de inmediato. Esto se debe a que puede causar pérdida de la vista y puede conducir a un ataque cerebral o a miniataques cerebrales .

Algunas personas que tienen arteritis de células gigantes también tienen polimialgia reumática . Esta es otra enfermedad inflamatoria que afecta a los músculos. Causa dolor y rigidez en la cadera, el cuello o la zona de los hombros. Se usan los mismos medicamentos para tratar ambas afecciones.

¿Qué causa la arteritis de células gigantes?

Los expertos no comprenden completamente cuál es la causa. Podría ser que el sistema inmunitario ataca los propios tejidos del cuerpo. Sus genes pueden desempeñar un papel en esto. Por ejemplo, las personas cuyos ancestros son originarios de Escandinavia o del norte de Europa tienen más probabilidades de presentar este problema.

La arteritis de células gigantes se presenta con mayor frecuencia en mujeres que en hombres. Es más frecuente a medida que las personas envejecen.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden aparecer de repente o gradualmente. Pueden incluir:

  • Un nuevo dolor de cabeza, con frecuencia cerca de la sien o alrededor del ojo. Este es el síntoma más común.
  • Dolor en la mandíbula, en particular cuando usted mastica.
  • Problemas de la vista, como ver doble o tener una pérdida breve de visión.
  • Sensibilidad en un lado de la cabeza o del cuero cabelludo. El vaso sanguíneo de la sien podría verse inflamado. Y le puede doler al usar gafas o al peinarse.

¿Cómo se diagnostica la arteritis de células gigantes?

Su médico le hará un examen físico y le preguntará acerca de sus síntomas y sus antecedentes de salud. Por ejemplo, el médico puede ver si hay arterias en la sien o en la frente que estén hinchadas, abultadas o sensibles al tacto. Esta es una señal de la arteritis de células gigantes.

El médico también tendrá en cuenta su edad al diagnosticar esta afección. Las personas que tienen menos de 50 años muy rara vez tienen arteritis de células gigantes.

El médico también puede solicitar ciertas pruebas. Estas pueden incluir:

  • Análisis de sangre como velocidad de eritrosedimentación y proteína C-reactiva. Estos análisis pueden indicar si usted tiene inflamación en el cuerpo.
  • Un hemograma completo. Este análisis puede indicar si usted tiene anemia , la cual es frecuente en personas que tienen arteritis de células gigantes.
  • Una biopsia de la arteria temporal. Para realizar esta prueba, un cirujano toma una pequeña muestra de tejido de un vaso sanguíneo en la sien y comprueba si hay inflamación.

Algunas otras afecciones pueden provocar síntomas similares. Su médico también puede hacer pruebas para descartar esas afecciones, las cuales incluyen artritis e hipotiroidismo .

¿Cómo se trata?

La arteritis de células gigantes se trata con medicamentos esteroideos , los cuales reducen la inflamación. La arteritis de células gigantes es peligrosa porque puede causar problemas graves, como ataque cerebral o ceguera. Por lo tanto, su médico puede indicarle que comience a tomar un medicamento de inmediato, incluso antes de que se confirme el diagnóstico.

Probablemente se sienta mejor en un día o dos después de comenzar a tomar el medicamento. La mayoría de las veces, los síntomas mejoran rápidamente y desaparecen al cabo de 2 a 4 semanas después de comenzar el tratamiento. Pero usted podría tener que seguir tomando medicamentos esteroideos por 1 o 2 años o aún más tiempo. Esto ayuda a prevenir que retornen sus síntomas.

El tratamiento a largo plazo con medicamentos esteroideos le hará correr el riesgo de tener adelgazamiento de los huesos ( osteoporosis ). Esto es porque los medicamentos esteroideos reducen lo bien que su cuerpo absorbe el calcio, el cual es importante para desarrollar huesos fuertes. Su médico puede recomendarle una prueba de densidad ósea a fin de ver si necesita tomar medicamentos para prevenir la osteoporosis. Estos medicamentos se llaman bisfosfonatos. O su médico podría simplemente hacer que empiece a tomar el medicamento sin hacer la prueba.

Además, su médico podría sugerirle que tome:

  • Medicamentos para ayudar a proteger el tubo digestivo, como un inhibidor de la bomba de protones o un antihistamínico H2. Tomar medicamentos como esteroides por un tiempo prolongado puede irritarle el esófago y el estómago y provocar úlceras. Los inhibidores de la bomba de protones y los antihistamínicos H2 ayudan a reducir esta irritación.
  • Aspirina. Algunos estudios demuestran que tomar aspirina puede reducir el riesgo de pérdida de visión, ataque cerebral y miniataques cerebrales.

En algunas personas, los síntomas mejoran con el tratamiento pero luego regresan. Esto se llama recaída . A menudo ocurre en los primeros 2 años de tratamiento o durante el primer año después de que se deja de tomar el medicamento esteroideo. Su médico observará su estado de salud durante este tiempo. Si tiene una recaída, su médico aumentará su dosis de esteroides por un tiempo. Luego, usted puede reducirla lentamente después de que desaparezcan sus síntomas.

En casos poco comunes, la arteritis de células gigantes puede afectar a la parte principal de la aorta , un vaso sanguíneo grande en el pecho. Esto puede provocar un aneurisma aórtico , que puede ser mortal. Su médico puede querer que usted se haga una radiografía de tórax cada año para vigilar este problema.

¿Qué puede hacer para mantenerse saludable durante el tratamiento?

Para proteger sus huesos mientras lo tratan con medicamentos esteroideos:

  • Asegúrese de tomar suficiente calcio y vitamina D. El calcio puede ayudar a prevenir el adelgazamiento de los huesos. La vitamina D ayuda a su organismo a absorber el calcio.
  • Pregúntele a su médico si necesita tomar suplementos de calcio y de vitamina D. Los suplementos de calcio pueden interferir en la capacidad de su cuerpo para absorber bisfosfonatos. De manera que tome su suplemento de calcio y de vitamina D al menos 30 minutos después de tomar su bisfosfonato.
  • Haga actividades donde tenga que soportar peso, como caminar, bailar o levantar pesas, en forma regular. Esto le ayudará a mantener fuertes sus huesos y también podría ayudarle con su estado de ánimo.
  • No fume y evite exponerse al humo de tabaco ambiental.
  • Limite el alcohol. Es una buena idea no tomar más de una cerveza o un vaso de vino cada día.

Otros lugares en los que puede obtener ayuda

Organizaciones

American College of Rheumatology
www.rheumatology.org
Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (EE. UU.) [National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (U.S.)]
www.niams.nih.gov
National Institute of Neurological Disorders and Stroke
www.ninds.nih.gov

Referencias

Otras obras consultadas

  • Both M, et al. (2006). Balloon angioplasty of arteries of the upper extremities in patients with extracranial giant-cell arteritis. Annals of the Rheumatic Diseases, 65(9): 1124-1130.
  • Hellmann DB (2013). Giant cell arteritis, polymyalgia rheumatica, and Takayasu's arteritis. In GS Firestein et al., eds., Kelley's Textbook of Rheumatology, 9th ed., vol. 2, pp. 1461-1480. Philadelphia: Saunders.
  • Hellmann DB, Imboden JB Jr (2012). Musculoskeletal and immunologic disorders. In SJ McPhee, MA Papadakis, eds., 2012 Current Medical Diagnosis and Treatment, 51st ed., pp. 787-846. New York: McGraw-Hill.
  • Spiera RF (2016). Polymyalgia rheumatica and temporal arteritis. In L Goldman, A Shafer, eds., Goldman-Cecil Medicine, 24th ed., vol. 2, pp. 1801-1805. Philadelphia: Saunders.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Anne C. Poinier, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisado10 octubre, 2017