Ataque cerebral: Complicaciones potencialmente mortales

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Después de que una persona tiene síntomas de un ataque cerebral pueden producirse complicaciones potencialmente mortales a la brevedad. La prevención de estas complicaciones es un objetivo prioritario del tratamiento inicial del ataque cerebral.

Las complicaciones potencialmente mortales incluyen:

  • Aumento de la presión en el cerebro, que se desarrolla cuando el cerebro se hincha después de un ataque cerebral grande. Tal hinchazón se produce rápidamente, se vuelve más peligrosa dentro de 3 a 5 días después del ataque cerebral y puede causar la muerte. La presión en el cerebro es más probable en personas que han tenido un ataque cerebral causado por un vaso sanguíneo sangrante (ataque cerebral hemorrágico, también llamado derrame cerebral).
  • Fiebre. Esta puede empeorar las probabilidades de recuperación de una persona si ocurre al mismo tiempo que el ataque cerebral. La fiebre puede ser una señal de una infección, como neumonía o una infección urinaria. Suelen usarse medicamentos para bajar la fiebre (acetaminofén o aspirina). Pero si estos no funcionan, podría necesitarse una manta especial que hace circular aire fresco o agua fría.
  • Nivel alto de azúcar en la sangre (glucosa). Esto a menudo ocurre en personas que tienen diabetes . Un nivel muy alto o bajo de azúcar en la sangre que se produce inmediatamente después de un ataque cerebral interfiere en el funcionamiento adecuado de las células del cerebro, lo que aumenta el riesgo de daño.
  • Cambios en la presión arterial. Las personas que tienen un ataque cerebral generalmente tendrán una presión arterial más alta por al menos de 1 a 3 días después del ataque cerebral. Esto puede representar un intento por parte del cuerpo de aumentar la irrigación de la sangre a la parte del cerebro que está siendo afectada por el ataque cerebral. Solo se trata la presión arterial muy alta. Si sucede esto, la presión arterial muy alta generalmente se baja lentamente. Un rápido descenso de la presión arterial puede conducir a más daño cerebral.
  • Acumulación de líquido cefalorraquídeo en el cerebro ( hidrocefalia ). La probabilidad de presencia de líquido en el cerebro es más alta si el ataque cerebral fue producido por un derrame (ataque cerebral hemorrágico).
  • Espasmos de los vasos sanguíneos (vasoespasmo). Puede producirse un vasoespasmo si el ataque cerebral fue causado por una hemorragia subaracnoidea a causa de un aneurisma .
  • Un coágulo de sangre en las piernas (trombosis venosa profunda) que puede desplazarse a los pulmones (embolia pulmonar).
  • Convulsiones .
  • Otro ataque cerebral.
  • Estado de coma.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Richard D. Zorowitz, MD - Medicina física y rehabilitacíon

Revisado6 diciembre, 2017