Ataque cerebral: Cómo prevenir lesiones en las extremidades afectadas

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Después de un ataque cerebral , tal vez no pueda percibir temperatura, tacto, dolor ni objetos filosos en el lado afectado. Es posible que usted:

  • Tenga sensación de pesadez, entumecimiento, hormigueo, cosquilleo o mayor sensibilidad en el lado afectado.
  • No sienta cómo sus músculos y articulaciones funcionan juntos, lo cual puede afectar su equilibrio.

En un programa de rehabilitación después de un ataque cerebral, usted puede aprender a prevenir lesiones en el lado afectado. Por ejemplo, usted podría hacer ejercicios para tener más amplitud de movimiento. Su equipo también puede enseñarle a posicionar el miembro afectado para prevenir el dolor.

Si no puede sentir un objeto, puede tener mayores probabilidades de lastimarse.

  • Si usted tiene una tendencia a contraer el puño del brazo afectado, mantenga cortas y limadas las uñas de los dedos de las manos para no cortarse.
  • Si no tiene sensibilidad en los pies, corte y lime las uñas de los dedos de los pies en forma horizontal para no hacerse rasguños.

Sumergir las manos y los pies en agua puede facilitar el corte de las uñas. Si usted tiene diabetes , hable con su médico sobre el cuidado de los pies.

Si no puede sentir calor del lado afectado, podría tener más propensión a quemaduras. Los consejos para prevenir quemaduras incluyen los siguientes:

  • Pruebe la temperatura del agua del baño o para lavar la vajilla usando el lado que no está afectado.
  • Báñese y lave la vajilla con agua templada.
  • Use agarraderas toda vez que trabaje cerca de una cocina.
  • Gire los mangos de sartenes y cacerolas en la dirección opuesta a usted para prevenir derrames.
  • Use prendas de vestir ininflamables al cocinar, y no use prendas de mangas largas o con volantes que pudieran engancharse en un aparato electrodoméstico.

Si usted tiene tono muscular deficiente en un brazo, tal vez corra riesgos de tener problemas en el hombro. El peso de un brazo afectado puede hacer que el hombro se salga de lugar (subluxación del hombro). También podría tender a no usar el hombro, lo cual puede causar dolor y pérdida de movilidad (hombro rígido o "congelado"). Usted puede ayudar a prevenir el hombro rígido:

  • Cuidando la posición del brazo afectado y dándole apoyo. Por ejemplo, use un cabestrillo al sentarse erguido o al caminar.
  • Manteniendo la movilidad completa (amplitud de movimiento) de las articulaciones afectadas moviendo el brazo o haciendo que alguien se lo mueva.
  • No ejercitando el brazo en exceso. Esto puede causar dolor y más dificultades para hacer ejercicio.

Cuando no puede mover el brazo o la pierna afectados por un período largo de tiempo se produce hinchazón. Mucha hinchazón:

  • Causa una reducción en la circulación de la sangre en la extremidad, lo cual aumenta su probabilidad de tener escaras en la piel (lesiones por presión).
  • Limita el movimiento del miembro, lo cual aumenta la probabilidad de rigidez en la articulación (contractura).
  • Provoca dolor y molestia en los tejidos hinchados y a su alrededor.

Algunos consejos para prevenir la hinchazón en su brazo o pierna afectados incluyen los siguientes:

  • Eleve el brazo o la pierna afectados. Si el brazo le cuelga al costado por largos períodos de tiempo, tendrá más hinchazón en el brazo.
  • Siga el consejo de su médico acerca de los ejercicios diarios para hacer. Hay ejercicios que puede hacer para ayudar a drenar líquido del brazo o de la pierna afectados.
  • Vea a un fisioterapeuta. Este puede enseñarle a realizar masajes especiales que pueden ayudarle a desplazar el líquido fuera del brazo o de la pierna. También puede aprender sobre actividades que sean más beneficiosas para usted.
  • Pruebe medias de compresión para impedir la acumulación de líquido en el brazo o la pierna. Su médico o terapeuta puede ayudarle a saber qué talla comprar.

Referencias

Otras obras consultadas

  • Winstein CJ, et al. (2016). Guidelines for adult stroke rehabilitation and recovery: A guideline for healthcare professionals from the American Heart Association/American Stroke Association. Stroke, published online May 4, 2016. DOI: 10.1161/STR.0000000000000098. Accessed June 3, 2016.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Richard D. Zorowitz, MD - Medicina física y rehabilitacíon

Revisado6 diciembre, 2017