Cómo ayudar a su hijo a evitar el tabaco, las drogas y el alcohol

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Lo mejor que pueden hacer los padres para ayudar a prevenir que sus hijos consuman drogas y alcohol en forma indebida es involucrarse antes de que comience un problema. Cuando su hijo tenga 5 o 6 años, comience a hablar con él acerca de cómo estas sustancias son perjudiciales para los niños. nota 1 Hable honesta y abiertamente sobre todas las clases de tabaco, drogas y alcohol, así como de otras cosas que los niños pueden hacer para sobrellevar el estrés en su vida. Consumir cualquier tipo de sustancia es solo una manera en que los niños tratan de lidiar con las cosas que les molestan.

Concéntrese en lo positivo

  • Hable con su hijo de modos de tomar decisiones responsables, sin importar lo que digan o hagan sus amigos.
  • Elogie los logros. Nunca se pierda una oportunidad de elogiar a su hijo y desarrollar su autoestima .
  • Sea un ejemplo positivo. Si fuma, trate de dejar de hacerlo. Los cigarrillos tienden a ser una droga de inicio para los niños. Si bebe alcohol, hágalo solo con moderación. Nunca beba alcohol y conduzca. Además, tome medicamentos solo tal como se los recetó su médico.
  • Ayude a su hijo a participar en deportes, clubes, pasatiempos y otras actividades. Estas actividades pueden ayudar a enseñar a los niños que pueden divertirse sin drogas ni alcohol.
  • Pase tiempo con su hijo. Cuando participa en la vida de su hijo usted demuestra que le importa. También tiene la oportunidad de conocer las rutinas de su hijo y puede reconocer más fácilmente cuando él pudiera verse en situaciones donde haya drogas o alcohol.

Explique los peligros y las consecuencias del consumo de tabaco, drogas o alcohol

  • Dígale a su hijo cómo se vuelve adicto el organismo a la nicotina y otras drogas. Explique los síntomas de abstinencia que ocurren cuando una persona trata de dejarlas. Dígale a su hijo que una dependencia del tabaco puede empezar con tan solo un cigarrillo. nota 2
  • Hable acerca de los problemas legales que pueden resultar de consumir drogas o alcohol. Por ejemplo, una persona menor de 18 años puede perder su licencia de conducir o podría recibir una condena de servicio comunitario o de tiempo en un centro de detención.
  • Hable de cómo las personas que consumen drogas o alcohol pueden decir o hacer cosas que normalmente no dirían ni harían. Es fácil tomar malas decisiones, lastimarse o meterse en problemas. Por ejemplo, las personas pueden terminar manejando en estado de ebriedad o yendo en auto con alguien que está ebrio, o pueden encontrarse en un lugar inseguro.
  • Fije límites claros sobre lo que sucederá si su hijo consume drogas o alcohol. Sea consecuente si esas reglas no se cumplen. No haga promesas que no vaya a cumplir. La posibilidad de desaprobación de los padres suele ser uno de los frenos más fuertes. Recuérdele a su hijo que usted fija estas reglas porque lo ama y no quiere que resulte herido.
  • Explique que los inhalantes son peligrosos. El pegamento, el betún y la gasolina son las sustancias más comunes que inhalan los adolescentes. nota 3 Asegúrese de que su hijo sepa que estos y otros inhalantes son nocivos. El consumo de inhalantes puede causar problemas de salud graves repentinos, como convulsiones , o muerte a causa de una insuficiencia cardíaca repentina . Puede causar daño cerebral crónico u otros problemas de por vida.

Hable con su hijo acerca de los peligros del consumo indebido de medicamentos recetados, como, por ejemplo, usar medicamentos para el trastorno por déficit de atención con hiperactividad (ADHD, por sus siglas en inglés) con el fin de concentrarse mejor o quedarse despierto hasta tarde para estudiar. Usar indebidamente estos medicamentos puede causar problemas cardíacos y efectos psicológicos como ansiedad, altibajos en el estado de ánimo, paranoia, ver u oír cosas que no están presentes (alucinaciones) y creer cosas que no son verdaderas (delirios). Si su hijo toma estos medicamentos para el ADHD, hable con él acerca de usarlos tal como se los recetaron y de no dárselos ni vendérselos a otros niños.

Sepa que algunos adolescentes tratan de experimentar excitación interrumpiendo el suministro de oxígeno al cerebro, como al asfixiarse o estrangularse los unos a los otros. Hable con su hijo acerca de estas conductas peligrosas. Explique que pueden resultar en problemas de por vida o incluso la muerte.

Presión de grupo

Muchos adolescentes se sienten presionados a consumir alcohol o drogas porque algunos de sus amigos lo hacen. Aquí hay algunos consejos para enseñarle a su hijo cómo manejar la presión de grupo.

Aliente a su hijo a:

  • Juntarse con personas que no consuman drogas ni alcohol. Entonces, si alguien invita a su hijo a consumir drogas, este puede hacerse valer e irse, sabiendo que cuenta con el apoyo del grupo.
  • Evitar fiestas donde su hijo sabe que habrá drogas o alcohol.
  • Practicar o ensayar cosas para decirles a los amigos que pudieran tratar de hacer que su hijo consuma drogas o alcohol. Esto ayuda a su hijo a considerar por anticipado lo que pudiera pasar y pensar en maneras de decir "no". Practiquen respuestas, como:
    • "No, gracias. Hoy tengo demasiado que hacer".
    • "Voy a terminar dando vergüenza".
    • "Tengo que mantenerme libre de sustancias para el entrenamiento de básquetbol".
    • "Mis padres me dijeron que no me dejarían salir por 3 semanas si consumo eso, y no quiero arriesgarme a perderme la fiesta de mi amigo".
  • Participar en actividades sin drogas. Hable de maneras para invitar a sus amigos a unirse también.
  • Llamar para que lo vayan a buscar si está en problemas o se siente presionado por otros a consumir drogas o alcohol. Dígale a su hijo que usted quiere ayudar no importa cuál sea la situación.

Busque un programa de prevención liderado por adolescentes para ayudar a reforzar lo que está enseñando.

Referencias

Citas bibliográficas

  1. American Cancer Society (2012). Child and teen tobacco use. Available online: http://www.cancer.org/cancer/cancercauses/tobaccocancer/childandteentobaccouse/index.
  2. DiFranza JR, et al. (2007). Symptoms of tobacco dependence after brief intermittent use: The development and assessment of nicotine dependence in youth-2 study. Archives of Pediatric and Adolescent Medicine, 161(7): 704-710.
  3. American Psychiatric Association (2013). Substance-related and addictive disorders. In Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders, 5th ed., pp. 481-589. Washington, DC: American Psychiatric Association.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario John Pope, MD, MPH - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Revisado7 diciembre, 2017