Cómo ayudar a su hijo en la transición a la escuela secundaria

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

¿Recuerda el nudo en el estómago que tenía la semana anterior al ingreso a la escuela secundaria imaginándose que se iba a perder en el camino a las distintas clases, un mundo de caras nuevas, montones de maestros diferentes -probablemente aterrorizadores- y pilas de tareas para el hogar?

Esos miedos están vivos en el corazón y la mente de los adolescentes. Si bien la mayoría de los adolescentes se ajustan a una escuela diferente en una cuestión de semanas, otros pueden fingir que están enfermos, negarse a salir de la casa o tener pesadillas y miedos ilógicos. Usted puede ayudar a su hijo a enfrentarse a este ajuste escuchando sus inquietudes y preguntándole si puede ayudar. Por ejemplo, usted puede preparar un mapa de los salones de clase antes de que comiencen las clases para ayudarle a aliviar algo de ansiedad .

Los niños que no pueden manejar bien sus miedos y todavía están nerviosos después de un par de semanas tal vez necesiten ayuda profesional .

También pueden surgir otras situaciones difíciles a medida que avanzan en sus estudios. Algunas de estas cuestiones pueden incluir:

  • Intimidación . La intimidación es una experiencia común para muchos adolescentes. A menudo ocurre en las instalaciones de la escuela o en las cercanías antes o después de las clases. La intimidación puede conducir a serias dificultades para su hijo e interferir en el desarrollo social y afectivo, así como en el desempeño escolar. Si usted sospecha de un problema de intimidación, hable de ello con su hijo. Procure conseguir ayuda del maestro de su hijo, director o consejero de la escuela. Colabore con su hijo para pensar en estrategias para enfrentar a un acosador, como apartarse o mirar al acosador a los ojos y decirle: "Déjame en paz".
  • Problemas de administración del tiempo. Las clases de los primeros años de la escuela secundaria son exigentes para muchos adolescentes. Algunos necesitan ayuda para adaptarse a materias más complejas y variadas y mayor cantidad de tareas para hacer en casa que en años anteriores. Ayude a sus hijos a fijar metas a corto y largo plazo y a priorizar tareas. Consiga un calendario o una agenda y muéstreles cómo hacer una lista de sus responsabilidades, como tareas para la casa y deportes extracurriculares. Ayúdelos a organizarse y a dedicar tiempo para cada tarea. Lleve la cuenta de cuánto tiempo lleva la tarea, de modo que pueda determinar si la cantidad de tiempo dedicada a cada tarea debe ajustarse.
  • Malas calificaciones. Haga hincapié en la importancia de una buena educación. Destaque que una buena educación requiere esfuerzo pero que el esfuerzo bien vale la pena. Fije metas para calificaciones o proyectos escolares con su hijo adolescente. Ayude a su hijo a lograr sus objetivos, y recompense el éxito. Aliente a su hijo adolescente a obtener buenas notas para sí mismo, no para complacerlo a usted (padre o madre).
  • Ansiedad por el desempeño. Algunos adolescentes se ponen demasiado ansiosos por cada tarea, cuestionario, ensayo y prueba. Algunos pueden verse paralizados por la importancia que asignan a todas y cada una de las tareas escolares. Elogie los esfuerzos de su hijo adolescente siempre y cuando se esmere, estudie con frecuencia y esté dando lo mejor de sí. No se concentre siempre en las notas específicas. No compare a su hijo con otros que tal vez tengan un mejor rendimiento escolar. Oriente a su hijo adolescente en la dirección donde se destaque, y observe y comente sobre los éxitos de su hijo.

Si su hijo se queja continuamente de la escuela, averigüe de qué problemas se trata y colaboren para encontrar soluciones. Es posible que su hijo adolescente tenga dificultades para concentrarse debido a inquietudes sobre la familia, amigos, problemas de dinero, cambios físicos o cualquier cantidad de preocupaciones.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado John Pope, MD, MPH - Pediatría

Revisado4 mayo, 2017