Cómo detener el sangrado facial

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Si no se necesita atención de urgencia, los siguientes pasos protegerán la herida y lo protegerán a usted de la sangre de otra persona.

  • Antes de intentar detener el sangrado:
    • Lávese bien las manos con agua y jabón, si hay disponibles.
    • Póngase guantes médicos, si hay disponibles, antes de aplicar presión sobre la herida. Si no hay guantes disponibles, use muchas capas de tela, bolsas de plástico o cualquier cosa que tenga entre las manos y la herida.
    • Haga que la persona se ponga su propia mano sobre la herida, si es posible, y que se aplique presión y eleve la zona lesionada.
    • Use sus manos al descubierto para aplicar presión solo como último recurso.
  • Haga que la persona se recueste con la cabeza elevada.
  • Extraiga cualquier objeto visible que sea fácil de sacar.
  • Retire o corte cualquier prenda de la zona de la herida. Retire cualquier joya de la zona general de la herida.
  • No intente limpiar la herida en este momento.
  • Presione firmemente sobre la herida en la cara con un paño limpio o el material más limpio disponible. Si hay un objeto en la herida, aplique presión alrededor del objeto, no directamente sobre él.
    • No aplique presión en un ojo lesionado.
    • Tenga cuidado si tiene que presionar en la zona del cuello o de la garganta para detener el sangrado. No interfiera en la respiración de la persona.
    • Aplique presión firme y directa y eleve la zona por 15 minutos completos. Use un reloj ya que 15 minutos pueden parecer mucho tiempo. Resista la tentación de mirar después de algunos minutos para ver si el sangrado se ha detenido. Si la sangre empapa el paño, aplique otro sin levantar el primero. Si hay un objeto en la herida, aplique presión alrededor del objeto, no directamente sobre él.
    • Si el sangrado moderado a intenso no ha disminuido ni se ha detenido, siga aplicando presión directa mientras consigue ayuda. Haga todo lo posible por mantener la herida limpia y evitar más lesiones en la zona.
    • Por lo general, el sangrado leve se detiene por sí solo o disminuye hasta gotear después de aplicar presión durante 15 minutos. Es posible que exude o gotee durante un máximo de 45 minutos.
  • Preste atención a la posibilidad de choque ("shock").

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario William H. Blahd, Jr., MD, FACEP - Medicina de emergencia

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado David Messenger, BSc, MD, FRCPC, FCCP - Medicina de emergencia, Medicina de Cuidados Críticos

Martin J. Gabica, MD - Medicina familiar

Revisado20 noviembre, 2017