Cómo enfrentar las cuestiones adolescentes de hoy

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Imagínese crecer hoy: Su mejor amigo se puso un aro en la nariz, en la clase de gimnasia muchos tienen tatuajes, y sus compañeros de clase hablan de todo desde peinados a orientación sexual en las salas de chat en Internet. Piense en las hormonas desenfrenadas, una necesidad de rebelarse y la presión de los pares en la vida diaria de su hijo. No es para sorprenderse que los adolescentes y los preadolescentes tengan el potencial de cometer errores que pudieran afectar el resto de su vida. Algunos de estos errores pueden involucrar consumo o abuso de alcohol y drogas , comportamiento sexual de alto riesgo o violencia . Su hijo adolescente también podría estar lidiando con estrés o depresión .

El mundo ha cambiado tan rápidamente que los padres tal vez no reconozcan los riesgos que esperan a sus hijos. Usted podría estar atónito y confuso por el mundo completamente desconocido de su hijo. Ayude a su hijo a tomar buenas decisiones entendiendo las presiones diarias que él o ella debe enfrentar. No se aísle de su realidad por miedo o por sentirse incómodo.

Pídale a su hijo que le diga sobre cualquier cosa que le moleste, como la intimidación o una inquietud acerca de las acciones de un amigo. Y tenga charlas continuas sobre las actividades diarias de su hijo.

  • Manténgase involucrado. Sepa quiénes son los amigos de su hijo y quiénes son sus padres. Y sepa dónde está su hijo y lo que hace su hijo en su tiempo libre. Esto no significa que usted debería someter a su hijo a interrogatorios o fastidiarlo. En cambio, demuestre interés y que usted se preocupa por su bienestar general.
  • Recuerde escuchar, escuchar y escuchar. La mejor manera de saber sobre las cuestiones a las que se enfrenta su hijo es mantener una conversación honesta y escuchar lo que él o ella diga. Evite ser condescendiente y predicar.
  • Aliente sus intereses. Pregúntele sobre los asuntos y las actividades que le entusiasman, y trate de explorar más sobre estos. Por ejemplo, si a su hija le gusta dibujar, piense en visitar un museo para exponerla a otras formas de arte.
  • No se asuste. Solo porque su hijo exprese un deseo por algo con lo que usted no esté de acuerdo, no se apresure a sacar conclusiones. Por ejemplo, si su hija quiere ponerse un tatuaje o un aro en el ombligo, no significa que esté consumiendo drogas y en una espiral descendente. Si ella se saca buenas notas, tiene buenos amigos y maneja una agenda completa en forma responsable, es probable que simplemente esté tratando de expresar su individualidad -separarse de sus padres tratando de identificarse con sus pares- y ponerse un aro en el ombligo es una manera de hacerlo. Más allá de la solución, escuche atentamente y trate de comprender su punto de vista. Esté dispuesto a decir: "El problema es nuestro. Estamos preocupados porque... "
  • Busque compromisos. Aunque los padres tienen que establecer límites claros acerca de lo que es aceptable para ellos, los niños mayores a menudo se rebelan contra los preceptos y máximas de los padres. Un aro en el ombligo puede ser una manera en que su hijo pone a prueba sus límites. Como compromiso, usted podría ofrecer como más aceptable una perforación en la oreja o tatuajes temporales.
  • Fije límites claros para la Internet o los mensajes de texto. El correo electrónico, las salas de chat, los mensajes instantáneos, los sitios web de redes sociales y los mensajes de texto se usan para burlarse de niños o herir sus sentimientos. Y la mayoría de los niños tienen acceso a Internet, que virtualmente lleva el mundo al hogar, incluyendo pornografía, propaganda de odio y publicidad intensa. Los consejos para que su familia use Internet en forma segura incluyen:
    • Mantener la computadora en un área compartida donde usted pueda ver lo que su hijo está haciendo en línea.
    • Revisar el historial del navegador de la web.
    • No dejar que su hijo use salas de chat. Es posible que su hijo no se dé cuenta de que está comunicándose con un adulto al acecho de menores.
    • Usar filtros u otros métodos de control parental y bloquear ciertos sitios web.
    • Hablar con su hijo acerca de los posibles peligros de Internet. Conozca a los amigos en línea de su hijo. Y dígale a su hijo que no dé ningún dato de identificación personal ni que se encuentre con un contacto en línea.

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario Susan C. Kim, MD - Pediatría

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

John Pope, MD, MPH - Pediatría

Revisado4 mayo, 2017