Cómo la diabetes causa problemas en los pies

Saltar a la barra de navegación

Generalidades del tema

Muchos factores contribuyen a causar problemas en los pies en personas que tienen diabetes, especialmente la mala circulación y la enfermedad del sistema nervioso (neuropatía). La neuropatía reduce significativamente la sensibilidad de los pies, lo que hace que usted sea más susceptible a sufrir daño extenso en relación con una lesión. Además, la diabetes puede afectar su capacidad para sanar dañando su sistema inmunitario y reduciendo la irrigación sanguínea en las piernas.

Si la retinopatía diabética u otros problemas de los ojos le han afectado la vista, es posible que no vea una lesión o infección en los pies a tiempo. Si tiene una infección o una lesión en el pie, tal vez no la note hasta que su estado sea tan grave que requiera cirugía y, posiblemente, una amputación.

¿Quién está en riesgo?

Los factores que aumentan su riesgo de tener problemas en los pies relacionados con la diabetes incluyen:

  • Control deficiente de los niveles de glucosa en la sangre. Si sus niveles de azúcar en la sangre están constantemente por encima de sus límites ideales, es más probable que usted tenga problemas en los pies.
  • La edad. El riesgo aumenta con la edad.
  • El sexo. Los hombres tienen un mayor riesgo.
  • La raza. Los afroamericanos, los hispanos y los nativos americanos tienen un riesgo mayor.
  • Cuánto tiempo haya tenido diabetes. Cuanto más tiempo haya tenido la enfermedad, mayor será su riesgo.
  • Otras complicaciones causadas por la diabetes (enfermedad de los vasos sanguíneos pequeños, aterosclerosis de los vasos sanguíneos grandes). Si usted ya tiene otras complicaciones de la diabetes, es más propenso a tener problemas en los pies.
  • El hábito de fumar. Fumar contribuye a los problemas circulatorios en las extremidades, lo que aumenta la probabilidad de que se presenten problemas en los pies.
  • La neuropatía periférica (daño a los nervios que controlan la sensación y tacto). La neuropatía periférica da lugar a sensibilidad deficiente en las extremidades, lo que aumenta la probabilidad de tener problemas en los pies.
  • La dependencia del alcohol. El consumo excesivo de alcohol a largo plazo puede causarle entumecimiento y hormigueo en las manos y en los pies.

¿Cómo comienzan los problemas?

Debido a que las enfermedades de los pies cuando alguien tiene diabetes suelen comenzar con la neuropatía, el primer paso en la prevención de los problemas de los pies debe ser abordar los problemas con los nervios. La neuropatía causa problemas en los pies alterando los nervios, lo cual reduce su sensación de dolor y causa problemas con la manera en que usted camina. Tales problemas pueden dañarle los pies de las siguientes maneras:

  • La reducción de la sensibilidad le impide sentir el dolor y darse cuenta de que se ha lesionado el pie. La mala vista también puede reducir su capacidad para detectar las lesiones y las infecciones en los pies. Por ejemplo, usted podría tener una ampolla y no darse cuenta porque no siente nada de dolor o no ve la ampolla. Sin tratamiento, esta lesión puede progresar hasta convertirse en una infección.
  • Sus pies están en riesgo de problemas que se derivan de un control muscular deficiente. Si sus nervios ya no pueden transportar las señales que dan lugar al movimiento adecuado de los pies y las piernas mientras camina, su cuerpo podría compensar forzando los pies a adoptar posturas poco naturales mientras se mueve. Cambiar la manera en que usted camina aumenta su riesgo de tener úlceras y deformidades en los pies. Los pies pueden deformarse si usted camina de manera anormal durante un período prolongado de tiempo. De hecho, casi la mitad de las personas con diabetes tienen deformidades como un dedo en martillo o un dedo en garra o pie de Charcot debido a que caminan de manera anómala. Vea una imagen del pie de Charcot .

¿Qué puede hacer usted?

Estas son algunas cosas que usted puede hacer para reducir las probabilidades de tener problemas en los pies:

  • Haga que su médico le examine los pies con regularidad. El médico podrá detectar cualquier cambio en los pies que implique un cambio en su manera de caminar. Si usted camina de manera anormal, su médico quizás pueda proporcionarle plantillas o zapatos adecuados para compensar los cambios en el movimiento muscular. Al reducir la presión en las partes del pie que no fueron diseñadas para cargar ese peso, su médico podrá reducir el riesgo de deformidades y lesiones.
  • Mantenga el azúcar en la sangre dentro de los límites ideales para usted. Mantener los niveles de azúcar en la sangre dentro de los límites recomendados por su médico puede disminuir sus probabilidades de tener neuropatía. Esto reducirá el riesgo de tener problemas en los pies.
  • Examínese los pies para ver si hay cambios en el color de la piel, cortes, ampollas y otros problemas. Un examen de los pies debe ser parte de su rutina diaria. Examínese todas las zonas de los pies, incluyendo los dedos. Use un espejo de mano o un espejo con aumento instalado en la pared del baño cerca del zócalo para inspeccionarse los pies. Si no puede ver bien, haga que alguien le examine los pies.

Información relacionada

Créditos

PorEl personal de Healthwise

Revisor médico primario E. Gregory Thompson, MD - Medicina interna

Adam Husney, MD - Medicina familiar

Kathleen Romito, MD - Medicina familiar

Revisor médico especializado Karin M. Lindholm, DO - Neurología

Revisado7 diciembre, 2017